El mariscal Pétain, de héroe a traidor

Retrato oficial de Pétain en 1941. Imagen de propaganda, editado por la Imprimerie Draeger / Wikimedia

El 23 de julio de 1951, fallecía en la isla de Yeu, situada en la costa atlántica francesa al norte del golfo de Vizcaya, el mariscal francés Philippe Pétain, a los 95 años de edad. Pocos días antes, ante el mal estado de salud que presentaba, había sido excarcelado de la prisión de Fort de la Citadelle, siendo autorizado a residir en un piso privado en la misma isla. Había sido considerado el héroe francés por excelencia durante la I Guerra Mundial, y el gran traidor durante la Segunda, por su colaboracionismo con Hitler durante el régimen de Vichy.

 

CV / Pocos personajes históricos ejemplifican tan bien la deriva política e ideológica que se producirá en Francia, en particular, y en Europa, en general, entre la Primera y la Segunda guerras mundiales. Si la Gran Guerra fue el momento de la máxima exaltación del nacionalismo, con la terrible carnicería que propició, la II Guerra Mundial fue en cambio más ideológica, la de las democracias y la URSS contra los totalitarismos nazi y fascista. Pero en realidad, no es que Pétain mudara su ideología, él en realidad no se movió para nada, sino que lo que cambió fue el escenario y, ciertamente también, las circunstancias que concurrieron con la estrepitosa derrota militar francesa a comienzos de la II Guerra Mundial.

No es que Pétain mudara su ideología, él en realidad no se movió para nada, sino que lo que cambió fue el escenario y, ciertamente también, las circunstancias

Alguien dijo que la diferencia entre los ejércitos alemán y francés en 1939, al comienzo de la II Guerra Mundial, era que los mariscales y generales franceses que empezaron dirigiendo la guerra eran los mariscales y generales franceses de la I Guerra Mundial, mientras que los mariscales y generales alemanes eran los capitanes y comandantes alemanes de la I Guerra Mundial. De los primeros, Pétain era sin duda su más genuino representante, una vez desaparecidos los Foch, los Joffre y los Nivelle. Estaba considerado el héroe de la batalla de Verdún y suya era la frase que haría luego famosa la Pasionaria para ejemplificar la resistencia del Madrid republicano: “no pasarán” –“Ils ne passeront pas”-. Con la paradoja incluida que Pétain era un notorio simpatizante franquista.

Henri Philippe Benomi Omer Pétain había nacido en Cauchy-à-la-Tour, cerca de Calais, en 1856, durante el II Imperio. En 1878, ya con la III República, se graduó como oficial de infantería, dedicándose principalmente a impartir clases en l’École de Guerre. Como la mayor parte de la oficialidad francesa más tradicionalista, la III República se veía con cierto recelo por sus veleidades democráticas y su objetivo fundamental era tomarse la revancha frente a Alemania por la derrota en la guerra franco-prusiana de 1870-1871, en la cual Francia había perdido las provincias de Alsacia y Lorena.

Al frente del II Ejército francés, derrotó a los alemanes en la Champaña en septiembre de 1915, alcanzando unos altos niveles de popularidad

Al comienzo de la I Guerra Mundial combatió en Bélgica al frente de una brigada de infantería, siendo muy pronto ascendido de brigadier a general. Al frente del II Ejército francés, derrotó a los alemanes en la Champaña en septiembre de 1915, alcanzando unos altos niveles de popularidad, también por su actitud metódica, por el desarrollo de una logística de aprovisionamiento muy efectiva, y por ser muy cuidadoso a la hora de no arriesgar vidas inúltilmente, frente al olímpico desprecio de vidas humanas que caracterizó las grandes batallas y ofensivas de la Gran Guerra llevadas a cabo por la mayoría de sus colegas de cualquier bando. Durante la batalla de Verdún fue el artífice de la “Voie-Sacrée”, la ruta por la cual se aprovisionaban las fuerzas francesas sitiadas en dicha ciudad. Tras los motines en el ejército francés que se produjeron en 1917, substituyó a Nivelle como general en jefe y reimplantó la disciplina actuando con mano de hierro y fusilando a batallones enteros amotinados. Durante la ofensiva final aliada de 1918, fue el segundo del mariscal Foch y tuvo a su cargo la coordinación entre los distintos ejércitos aliados que participaban en suelo francés contra los alemanes.

Tras la guerra, y con las campañas de propaganda debidamente aireadas, Pétain era un auténtico héroe nacional en Francia, considerado el vencedor de Verdún y el hombre que, con pulso firme, había restablecido la disciplina en el ejército tras los críticos momentos de los motines generalizados. En 1919 fue nombrado mariscal y elegido miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas. Ya en los años veinte, fue enviado a Marruecos para combatir a las cábilas de Abdel-Krim, colaborando con Primo de Rivera, el dictador español puesto por Alfonso XIII, con el cual se entrevistó varias veces. En 1934 fue nombrado ministro de la Guerra.

Fue uno de los más fervorosos partidarios de Franco durante la guerra civil española, además de admirador de Mussolini por la obra que, entendía, estaba llevando a cabo en Italia con su proyecto fascista

Por entonces Pétain estaba claramente escorado hacia la derecha más reaccionaria, claramente hostil al gobierno del Frente Popular francés y uno de los más fervorosos partidarios de Franco durante la guerra civil española, además de admirador de Mussolini por la obra que, entendía, estaba llevando a cabo en Italia con su proyecto fascista. En 1939, en gran parte también para apartarlo de la primera línea política, pero también por sus afinidades con Franco, el gobierno francés lo nombró embajador en España, que por entonces acababa de ganar la guerra y estaba claramente orientado hacia la colaboración con la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini. Fue, a petición del propio Franco, el supervisor de la devolución de las reservas de oro que la II República española había transferido a Francia para su custodia, y de los lienzos del Museo del Prado también cedidos temporalmente a Francia para su preservación.

Declarada la II Guerra Mundial y tras los meses iniciales del drôle-de-guerre, la ofensiva nazi de 1940 barrió de un plumazo al ejército francés. Tras el derrumbe francés y la entrada de los alemanes en París el 14 de junio de 1940, Pétain saltó a la palestra mostrándose partidario de firmar un armisticio con Hitler. En realidad fue una capitulación en toda regla, que tuvo lugar ocho días después, el 22 de junio. Pétain fue nombrado entonces presidente de la República, situando como primer ministro a otro «ilustre» colaboracionista, Pierre Laval. La capital de la nueva República se instaló en Vichy, una de las zonas no ocupadas por los nazis, evitando intencionadamente ciudades como Lyon o Toulouse por su tradición izquierdista. Pétain se convirtió desde entonces en un títere de los nazis. Participó activamente en las deportaciones de judíos franceses a los campos de exterminio y en la represión contra la resistencia, actuando como un dictador. Pero pronto perdió el control de las colonias, que se apuntaron a la resistencia de la Francia Libre, con Leclerc en África y De Gaulle en Londres.

Participó activamente en las deportaciones de judíos franceses a los campos de exterminio y en la represión contra la resistencia, actuando como un dictador. Pero pronto perdió el control de las colonias

En agosto de 1944, ante la inminente caída de Francia, Pétain fue evacuado por los alemanes a Sigmaringen. El 26 de abril de 1945, con la guerra irremisiblemente perdida, se entregó a las nuevas autoridades francesas, siendo detenido y acusado de altra traición.

En el consejo de guerra que se le instruyó, declaró haber obrado en todo momento por el bien de Francia. Su prestigio de Verdún le sirvió de bien poco: fue condenado a muerte, siéndole conmutada la pena por la de cadena perpetua, y encarcelado primero en los Pirineos y, posteriormente, en 1945, en la prisión de la isla de Yeu. Eso sí, no se le desposeyó de la condición de mariscal de Francia; una concesión de De Gaulle a sus por entonces todavía numerosos partidarios. En realidad, dentro del lavado de imagen que Francia hizo de sí misma tras la II Guerra Mundial, a Pétain le tocó cargar con las culpas de todos los colaboracionistas que se las arreglaron para borrar su reciente pasado, cosa que él no pudo hacer por razones obvias. Fue el chivo expiatorio.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 18 de julio de 1928

La aviadora estadounidense Amelia Earhart se convierte en la primera mujer en sobrevolar el océano Atlántico.

Martes, 19 de julio de 711

Según la tradición, en esta fecha tuvo lugar la batalla de Guadalete –también conocida como la batalla de Janda- entre las fuerzas invasoras árabes comandadas por Tarik ibn Zyiad, y el ejército visigodo del rey Don Rodrigo. La victoria musulmana abrió las puertas a la ocupación de la Península.

Miércoles, 20 de julio de 1923

Fallecía en un atentado el líder revolucionario mexicano Pancho Villa.

Jueves, 21 de julio de 1969

A las 02:16h (Horario Internacional UTC), el astronauta norteamericano Neil Armstrong se convertía en el primer ser humano que pisaba el suelo de la Luna.

Viernes, 22 de julio de 1972

Fallecía en México, donde vivía exiliado desde el final de la Guerra Civil, el escritor español Max Aub (n. 1903)

Sábado, 23 de julio de 1951

Fallecía en la isla de Yeu –en la costa atlántica francesa, cerca de la ciudad de Nantes-, donde residía confinado y condenado a cadena perpetua, tras habérsele conmutado la pena de muerte, el mariscal francés Philippe Pétain, héroe nacional durante la I Guerra Mundial y traidor nacional por su colaboracionismo con Hitler durante la Segunda.

Domingo, 24 de julio de 1917

La bailarina holandesa Mata Hari era condenada a muerte por espionaje a favor de Alemania.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.