La Universidad de Barcelona es también la primera en número de ejemplares únicos en el Estado, con un total de 93 / UB

La Universidad de Barcelona es la primera del Estado en número de incunables

.

Tal como recogía el diario Expansión en el reportaje «La universidad española se convierte en el mayor depósito literario», publicado el pasado 12 de abril, «la Biblioteca de la Universidad de Barcelona, con sus 781 ediciones y 981 ejemplares de incunables, ocupa el primer lugar en el ranking de las universidades españolas». Así lo pone de manifiesto la publicación Incunabula Universitatis: los incunables de las bibliotecas universitarias españolas, elaborada por el Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de la Red de Bibliotecas Universitarias (REBIUN). El estudio, publicado recientemente por la Universidad de Oviedo, también revela que la Universidad de Barcelona es la primera en número de ejemplares únicos en el Estado, con un total de 93. Además, conserva en su fondo cinco ejemplares únicos en el mundo, según los datos disponibles actualmente.

.

El incunable más antiguo de la Universidad es el Orator, de Cicerón

El incunable más antiguo de la Universidad es el Orator, de Cicerón

UB / Se denominan incunables todos los ejemplares salidos de la imprenta desde su invención, en 1453, hasta 1500. En el caso de la Universidad de Barcelona, el CRAI Biblioteca de Reserva es el que se encarga de alojar la colección de incunables. Es una de las más importantes del Estado: no solo es la primera en número de ediciones y de ejemplares entre las universidades españolas, sino que también es la tercera en el conjunto de las bibliotecas estatales, después de la Biblioteca Nacional de España y de la Biblioteca Colombina de Sevilla. Todos los incunables están catalogados en el catálogo en línea de la Universidad, en el que los registros de estos libros se van revisando paulatinamente para incorporar de modo más explícito todos los datos de cada ejemplar.

Es una colección valiosa, no solo por el número, sino también por la calidad de los volúmenes. La mayoría de ellos procede de los conventos expropiados a raíz de la desamortización de Mendizábal, en 1835. Ello explica la existencia de hasta doscientos duplicados de algunas de las obras; ya que las numerosas bibliotecas conventuales a menudo custodiaban las mismas ediciones. A pesar del predominio del libro de carácter religioso, se encuentran obras de otras temáticas, como filosofía, filología, ciencias, historia, geografía, medicina y derecho. Una particularidad más de la colección es que están muy bien representadas tanto la imprenta de Barcelona como la de otros lugares de Cataluña y del resto de España, así como la europea.

Es una colección valiosa, no solo por el número, sino también por la calidad de los volúmenes.

Es una colección valiosa, no solo por el número, sino también por la calidad de los volúmenes.

Casi un centenar de estos incunables no se encuentra en ninguna otra biblioteca del Estado español, y algunos son ejemplares únicos: Auctores octo, Conceptus et insolubilia magistri Petri de Alyaco,Postilla super epistolas et evangelia, Soliloquio de Sant Buenauentura y Liber aggregationis; De mirabilibus mundi. Son varios los que están ilustrados con grabados xilográficos, o bien iluminados con letras capitales, orlas y escudos de los antiguos propietarios. Más de sesenta muestran encuadernaciones artísticas, y los estilos más representados son el mudéjar, el gótico y el renacentista.

El incunable más antiguo de la colección de la Universidad es el Orator, de Cicerón, el primer libro impreso en Italia (en 1465) y fuera de Alemania. También destacan la primera edición en catalán del Llibre dels àngels, de Francesc Eiximenis, impreso en Barcelona en 1494, y el diccionario de latín Comprehensorium, de Johannes Gramaticus, impreso en Valencia en 1475 y primer incunable español con colofón datado.

El fondo de la Universidad de Barcelona contiene otras piezas singulares, como la única edición incunable en castellano —y parece ser que ejemplar único tanto a nivel estatal como internacional— del Soliloquio de Sant Buenauentura (impreso en Sevilla, en 1497), o la Gramatica sobre la lengua castellana, de Antonio de Nebrija (impreso en Salamanca en 1492), que es el primer tratado gramatical en lengua vulgar. También insólito es el volumen de las Opera de Publio Virgilio Marón (impreso en Venecia en 1470), segunda edición de las Bucólicas, las Geórgicas y la Eneida y primera obra impresa por Vindelinus de Spira, después de la muerte de su hermano Johannes, introductor de la imprenta en Venecia. En España solo se conserva otro ejemplar en la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

.
Antiguos poseedores
Son varios los que están ilustrados con grabados xilográficos, letras capitales, orlas y escudos de los antiguos propietarios.

Son varios los que están ilustrados con grabados xilográficos, letras capitales, orlas y escudos de los antiguos propietarios.

El CRAI Biblioteca de Reserva ha sido uno de los centros pioneros a la hora de trabajar en profundidad y a nivel estatal el tema de los antiguos poseedores, tanto en su catálogo como en la creación y mantenimiento de la base de datos Antiguos poseedores. Aparte de analizar su tipología, época y lugar, también se estudia el uso de los diferentes tipos de marcas de propiedad. «Hemos creado una base de datos vinculada a nuestro catálogo. Esto nos permite recomponer las bibliotecas originales y reunir virtualmente sus colecciones», explica Neus Verger, responsable del CRAI Biblioteca de Reserva.

.
Digitalización e incorporación de incunables a catálogos internacionales

Para que la sociedad tenga acceso a este fondo tan preciado, y para facilitar la labor de los investigadores y bibliotecarios, la Universidad trabaja desde hace años en la digitalización de los incunables. Hasta la actualidad, se han digitalizado 89 obras, y la cifra va en aumento. Todas ellas pueden consultarse en la colección de la Biblioteca Patrimonial Digital de la Universidad de Barcelona (BiPaDi) y se comparten con otras instituciones europeas, con la voluntad de difundir y poner en valor esta colaboración.

Por un lado, cuarenta incunables de nuestro fondo han sido digitalizados para dar acceso a su versión digital íntegra en el Gesamtkatalog der Wiegendrucke (GW), el catálogo de incunables por excelencia, el más antiguo y el más importante a nivel internacional. Estas cuarenta obras forman parte de un centenar propuesto por el director del GW, Falk Eisermann. Se trata de ejemplares únicos en el Estado, y de algunas de las ediciones, se conservan tan solo entre dos y cinco copias conocidas en todo el mundo.

Aunque esta iniciativa se ha originado en el GW, tiene lugar en un período en que el CRAI Biblioteca de Reserva está concediendo un especial interés a su colección de incunables: «Estamos muy satisfechos de poner al alcance del público general este grupo de ejemplares. Nuestra intención es que, en una segunda fase, se proceda a digitalizar el resto de ediciones propuestas por el director del GW», apunta Verger. La escasez de copias disponibles, la existencia de variantes bibliográficas o el estudio de las marcas de procedencia lo hacen necesario.

Se encuentran obras de temáticas diversas, como religión, filosofía, filología, ciencias, historia, geografía, medicina y derecho.

Se encuentran obras de temáticas diversas, como religión, filosofía, filología, ciencias, historia, geografía, medicina y derecho.

.

Por otra parte, desde hace unos años, las descripciones bibliográficas y de ejemplar de cada una de las copias se están revisando, corrigiendo y ampliando lentamente, al tiempo que se incluyen los datos específicos de procedencia en el proyecto europeo Material Evidence in Incunabula (MEI), dentro del Consorcio de Bibliotecas Europeas de Investigación (CERL). Se trata de una base de datos integrada por  instituciones de todo el mundo que custodian incunables, y en la que la Universidad de Barcelona participa desde octubre de 2012, con el fin de dibujar el mapa de la circulación de estos libros desde su producción hasta su ubicación actual.

Por último, también es habitual la cesión de ejemplares de incunables para participar en exposiciones externas a la Universidad.

.
Apadrina un documento

Los incunables también son susceptibles de ser apadrinados en el marco de un programa de mecenazgo puesto en marcha por el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI) a finales de 2013. El objetivo de la iniciativa, llamada Apadrina un documento, es recoger aportaciones, tanto particulares como institucionales, para poder restaurar obras cuya conservación está en peligro: «Son piezas que necesitan mucha dedicación; hay que ir invirtiendo siempre, porque son documentos que han sufrido los efectos de la humedad, los hongos y los pequeños insectos del papel», explica la comisionada para Sistemas de Información y Documentación, Carina Rey.

Cosmographia, de Claudio Ptolomeo (impreso en Vicenza en 1475), ha sido el primer incunable apadrinado en el marco del proyecto. Tres ejemplares más permanecen en las estanterías a la espera de un padrino. Son Opus insigne de laudibus beate Marie virginis, alias Mariale appellatu[m], de Alberto Magno (impreso en Estrasburgo en 1493); Speculum historiale, de Vincent de Beauvais (impreso en Venecia en 1494), y Aristeas ad Philocratem fratrem per Mathiam Palmeriu[m] Pisanu[m] e Greco in Latinu[m] co[n]uersus (impreso en Roma, en 1471). Pero la lista de candidatos a ser apadrinados no está cerrada: «Las propuestas se van ofreciendo a medida que van apareciendo nuevos padrinos, o cuando se cree necesaria su intervención por la valía del ejemplar y el estado de conservación que presenta actualmente», concluye Verger.

.