Imagen: Wikipedia

Un estudio vincula las bacterias del tabaco con un tipo de cáncer de pulmón

.

Investigadores han descubierto que los fumadores inhalan una gran cantidad de bacterias del género Bacillus y que estos microorganismos aparecen también en las muestras de tumor de pulmón. Según el estudio que se ha publicado en la revista científica Frontiers in Microbiology, estas bacterias facilitarían el acceso de los productos cancerígenos del tabaco al interior de la célula.

.

UB / La relación entre el hábito de fumar y el cáncer de pulmón está suficientemente contrastada por multitud de estudios epidemiológicos; pero los mecanismos por los que el tabaco provoca esta enfermedad son casi desconocidos. Investigadores del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona —dirigidos por el catedrático Miquel Viñas— y del servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de Bellvitge —dirigidos por el profesor Joan Moya— han descubierto que los fumadores inhalan una gran cantidad de bacterias del género Bacillus y que estos microorganismos aparecen también en las muestras de tumor de pulmón.

De izquierda a derecha, los investigadores Teresa Vinuesa, Miquel Viñas, Alexandra Merlos, Joan A. Moya y Pau Rodríguez.

De izquierda a derecha, los investigadores Teresa Vinuesa, Miquel Viñas, Alexandra Merlos, Joan A. Moya y Pau Rodríguez.

Según el estudio que se ha publicado en la revista científica Frontiers in Microbiology, estas bacterias facilitarían el acceso de los productos cancerígenos del tabaco al interior de la célula. También han participado en esta investigación investigadores de la Universidad Jacobs de Bremen (Alemania) como el profesor Roland Benz, que es doctor honoris causa por la Universidad de Barcelona.

 .

Un paquete de cigarrillos implica la inhalación de 200.000 bacterias

El descubrimiento de la relación entre el cáncer de estómago y la bacteria Helicobacter pylori, o entre el infarto de miocardio y la Chlamydia, es relativamente reciente: hasta hace poco, ambas dolencias se consideraban enfermedades no infecciosas. Con el objetivo de averiguar si esta vinculación también tiene lugar en el caso del cáncer de pulmón, los investigadores de la UB analizaron las bacterias presentes en los cigarrillos, e identificaron una gran cantidad de bacterias del género Bacillus, unos microorganismos característicos del suelo y generalmente considerados como no patógenos.

Después, el equipo de la Universidad de Barcelona construyó un dispositivo para recoger las partículas inhaladas al fumar: se conectó un cigarrillo y una bomba de vacío a una solución tampón para que estas partículas y también otras sustancias quedaran atrapadas en el dispositivo. Los resultados muestran, por un lado, que los filtros de los cigarrillos no obstaculizan de forma significativa el paso de estos microorganismos, que son inhalados en grandes cantidades por los fumadores. «Una persona que fuma un paquete diario puede aspirar hasta 200.000 individuos bacterianos al día», explica Miquel Viñas, que también es investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL).

Bacterias que facilitan el acceso al interior de las células

Los investigadores también analizaron muestras de pacientes con cáncer de pulmón y demostraron que las mismas bacterias del tabaco se encontraban en los tejidos de un tipo de tumor, el llamado adenocarcinoma acinoso, que suele localizarse en las zonas más periféricas del órgano. Estos microorganismos tienen propiedades adherentes que los hacen muy eficientes a la hora de fijarse en el tejido pulmonar, y además, producen una serie de toxinas que secretan al medio externo celular.

Los filtros de los cigarrillos no obstaculizan de forma significativa el paso de estos microorganismos, que son inhalados en grandes cantidades por los fumadores

«Estas toxinas tienen la propiedad de formar canales en la membrana de las células humanas, que funcionan como vías de entrada de moléculas del humo a través de la membrana», describe Miquel Viñas. Los canales se caracterizaron en la Universidad Jacobs de Bremen (Alemania), con la participación de científicos de la Universidad de Barcelona y de la universidad alemana.

El siguiente paso del equipo de investigadores será averiguar cómo las bacterias provocan la activación de los sistemas inflamatorios, que son clave en el desarrollo del cáncer.

 .

Referencia del artículo:

Alexandra Merlos, Pau Rodríguez, Iván Bárcena-Uribarri, Mathias Winterhalter, Roland Benz, Teresa Vinuesa, Juan Moya y Miquel Viñas. «Toxins secreted by Bacillus isolated from lung adenocarcinomas favor the penetration of toxic substances».Frontiers in Microbiology, noviembre de 2015. Doi: 10.3389/fmicb.2015.01301

.