Estas misiones también han demostrado su capacidad para lograr otros objetivos más allá de los contemplados en su diseño original

Living Planet presenta los últimos resultados

Sígalos en directo

Hoy ha comenzado el Simposio Living Planet (del 9 al 13 de septiembre) en el Centro Internacional de Conferencias de Edimburgo, Reino Unido, y que reúne a más de 1.500 usuarios y científicos de todo el mundo para presentar los últimos resultados sobre el medio ambiente y el clima de nuestro planeta, obtenidos con la ayuda de los satélites de observación de la Tierra.

Créditos: ESA/AOES Medialab

El tema principal será la versatilidad de las misiones Earth Explorer de la ESA. Este programa cuenta actualmente con tres misiones en órbita: CryoSat, GOCE y SMOS, que llevan varios años recopilando datos sobre la criosfera terrestre, sobre el campo gravitatorio de nuestro planeta y sobre la humedad del suelo y la salinidad de los océanos, respectivamente. Estas misiones también han demostrado su capacidad para lograr otros objetivos más allá de los contemplados en su diseño original.

CryoSat sigue midiendo el espesor y la extensión de las banquisas marinas y de las capas de hielo, pero también ha sido capaz de estudiar el perfil del terreno y analizar las aguas continentales, de monitorizar los cambios en el nivel del mar e incluso de cartografiar los fondos oceánicos.

GOCE ya ha recogido todos los datos necesarios para confeccionar un mapa del campo gravitatorio terrestre con un nivel de detalle sin precedentes. La comunidad científica también ha utilizado sus datos para estudiar la frontera entre el manto y la corteza terrestre – conocida como Moho. Este satélite fue capaz de detectar las ondas acústicas provocadas por el terremoto que azotó Japón el pasado 11 de marzo de 2011.

El satélite para el estudio de la Humedad del Suelo y la Salinidad de los Océanos, SMOS, nos ayuda a comprender mejor el ciclo del agua en nuestro planeta, pero también ha permitido monitorizar la extensión y el espesor de la banquisa ártica y ha sido capaz de medir la velocidad del viento en el ojo de los huracanes.

La siguiente misión de la familia Earth Explorer, Swarm, se lanzará a finales de este año. Esta constelación de tres satélites tiene como objetivo estudiar uno de los aspectos más enigmáticos de nuestro planeta: su campo magnético.

El programa del Simposio incluye sesiones especiales dedicadas a los distintos programas e iniciativas de la ESA, entre las que destaca la contribución de la Agencia al programa para la Monitorización Global del Medioambiente y la Seguridad, recientemente bautizado como ‘Copérnico’. El Parlamento Europeo aseguró la financiación para este programa a principios de este verano tras la aprobación del marco financiero plurianual 2014-20.

Los servicios de Copérnico necesitan una fuente robusta de información, basada principalmente en los datos de los satélites de observación de la Tierra. La ESA está desarrollando la familia de satélites Sentinel para este fin, el primero de los cuales se lanzará el año que viene.

Share