El padre del Capitán Trueno

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La imagen del Capitán Trueno es utilizada con frecuencia para la promoción de un salón del cómic. / Imagen: Lateral de la carpa I Salón del cómic, Ávila Zósimo – Fotografía tomada del natural (Wikimedia)

Tal día como hoy… 17 de agosto de 2016 fallecía Víctor Mora, el padre del Capitán Trueno

.

El 17 de agosto de 2016, hoy hace dos años, fallecía en Barcelona Víctor Mora Pujadas, novelista que escribió indistintamente en catalán y en castellano, y autor de cómics. Era el padre de El Capitán Trueno, el héroe más celebrado de la historia del cómic español.

.

CV / Había nacido en Barcelona el 6 de junio de 1931, recién proclamada la II República. Vivió parte de su infancia exiliado en Francia, regresando a Barcelona con su madre en 1942 tras la muerte de su padre. Se inició en el historietismo en Editorial Bruguera, colaborando en la realización de algunas colecciones populares de la época. En 1956 creó un personaje que haría historia: El Capitán Trueno. Posteriormente fue encarcelado por su militancia comunista en el PSUC, pero ya nada podía detener a El Capitán Trueno.

El Capitán Trueno se publicó semanalmente entre 1956 y 1968, llegando a tiradas semanales de 350.000 ejemplares, todo un boom mediático

A mediados de los años cincuenta del siglo XX, el panorama del cómic español estaba hegemonizado y sojuzgado por la ideología clerical-fascistoide de la dictadura franquista, y sometido, como el resto del país, a un férreo control por parte de la censura. Los cómics más populares eran en aquellos momentos ‘El Guerrero del Antifaz’ y ‘Roberto Alcázar y Pedrín’. El primero expedía un fuerte tufo a sagrario y a todo aquello de la cruz y la espada, el monje-soldado etc. Del segundo, basta con el apellido del protagonista y con su parecido físico a José Antonio Primo de Rivera para hacernos una idea… El Capitán Trueno fue la réplica al Guerrero del Antifaz. Una réplica que muy pronto superó a su competidor con un éxito que sorprendió a la propia empresa.

Se trataba de una historia ambientada a finales del siglo XII. Un caballero español, acompañado de sus amigos y escuderos, Crispín y Goliath -un adolescente y un fortachón tuerto, bonachón y tragaldabas-, recorren el mundo «desfaciendo» entuertos y combatiendo la injusticia… El primer y más característico dibujante fue Ambrós. Luego fueron llegando otros: Fuentes Man, Osete…

Frente al provincianismo carlistoide de ‘El Guerrero del Antifaz’, El Capitán Trueno es un personaje universal, cosmopolita. Sus aventuras transcurren por todo el mundo. Viaja a América y Oceanía, a veces a bordo de un globo aerostático. Pero siempre se advierte al lector de los anacronismos. Y conoce y se hace amigo de personajes históricos de su tiempo: Ricardo Corazón de León, Saladino, Gengis Kahn…  Y frente a la recatada y mojigata Ana María del Guerrero del Antifaz, la novia del Capitán Trueno es Sigrid, una reina vikinga con sus  propias ideas y que participa activa y resolutivamente en muchas de las aventuras en que aparece: nada de reposo del guerrero…

.

Las idas y venidas de El Capitán Trueno en los kioscos

La que se conoce como «serie histórica» de El Capitán Trueno se publicó semanalmente entre 1956 y 1968, llegando a tiradas semanales de 350.000 ejemplares, todo un boom mediático, que diríamos hoy en día. Luego esta misma serie se fue reeditando en otros formatos. Aparecieron también de forma esporádica otras aventuras en distintas colecciones.

Mención especial merece ‘El Capitán Trueno Extra’, un ameno semanario que se publicó entre 1960 y 1968, con formato de magazine en el cual, además de una de aventuras independientes del resto de la serie del Capitán Trueno, aparecían otros cómics, entre ellos una precuela de Trueno en los tiempos del Imperio romano, ‘El Jabato’, creado también por Mora. Y otros como ‘Bwana Safari’, ‘El Príncipe Errante’ o ‘Víctor, el héroe del espacio’ –ciencia ficción con un simpático robot llamado «Rodolfo Tuerca»-. En contraportada, la tira cómica de ‘La Familia Trapisonda’. Incluía también instructivos e interesantes reportajes de divulgación geográfica, científica o histórica. También incorporaba acertijos, chistes gráficos y en texto… ¡Ah! y una sección de efemérides que quizás lejanamente inspirara a la presente… Se publicaron un total de 427 números.

Desapareció de los kioscos a mediados de los años setenta. Reapareció en los ochenta, con nuevos guiones de Víctor Mora, pero pronto se interrumpió

El Capitán Trueno desapareció de los kioscos a mediados de los años setenta. Reapareció en los ochenta, con nuevos guiones de Víctor Mora, pero pronto se interrumpió por quiebra de la Editorial; pasó luego a otra, en fin… También se ha publicado abundante bibliografía sobre el personaje. Eso sí, hay que decirlo: digno de olvido es el bodrio infame -que no es de Mora- que se supone la última aventura de nuestro héroe, ya que muere en ella, con un castillo templario convertido en Fort Apache y otras lindezas por el estilo. Sus autores no merecen ni ser citados.

También se realizó una película, ‘El Capitán Trueno y el Santo Grial’ (2011), desgraciadamente fallida. Entre otras muchas razones porque traicionaba el propio espíritu «truenístico». El Capitán Trueno es racionalista y en sus aventuras no hay lugar para la magia o lo sobrenatural –otra cosa es la fantasía, claro-, solo trucos arteramente utilizados por falsarios que siempre acaban desenmascarados. Y en la película no era así…

Sirva esta entrega de homenaje al padre de El Capitán Trueno, cuya muerte conmemoramos hoy. ¡Hasta siempre, Capitán!

.

También un 17 de agosto se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí