El gran éxito de este proyecto de divulgación radica en la posibilidad de llevar la ciencia a través de la unidad móvil a localidades que no disponen de una oferta de cultura científica amplia ni de actividad científica.

MOVILAB concluye dos años de itinerancia tras dar la vuelta a España

El laboratorio móvil “aparcado” en espera de patrocinio.

.

El laboratorio móvil MOVILAB ha visitado 28 localidades durante su segunda temporada (2010-2011), completando la vuelta a España (a excepción de Ceuta y Melilla) al haber llegado, durante los dos años lectivos que ha estado funcionando, al menos a un municipio de cada una de las provincias de España, incluidas las autonomías de las islas Baleares y Canarias. Ahora, el camión está aparcado a la espera de patrocinio.

El laboratorio móvil MOVILAB para su motor a la espera de patrocinadores.

El MOVILAB es un laboratorio móvil instalado en el tráiler de un camión para incentivar el interés por la ciencia de la sociedad española, implicar a los ciudadanos en la actividad científica y, por supuesto, fomentar las vocaciones científicas entre los más jóvenes en el ámbito nacional.  Dirigido por monitores, el visitante de MOVILAB realiza diversos talleres científicos interactivos relacionados con la química, la física y la biología. La instalación es itinerante y autónoma.

En su segunda edición, el nivel de participación en los talleres del MOVILAB ha sido muy alto con un promedio de visitantes por localidad de 530. Alrededor de 14.200 personas y 170 centros educativos han visitado el laboratorio móvil. La página web ha recibido un total de 8.420 visitas desde el inicio del proyecto en esta segunda edición.

A lo largo de las dos ediciones, estos talleres han incluido experimentos en los cuales los visitantes han podido aprender a crear luz a partir de una reacción química, hacer funcionar una bombilla con materiales caseros, extraer hilos de ADN de las células de la mucosa bucal e incluso observar el mundo microscópico a través de las lupas binoculares.

Los talleres son interactivos ya que son los propios alumnos los que proceden a aislar su propia molécula de ADN y los que proporcionan muestras para visualizar en las lupas binoculares.  La experiencia del MOVILAB no acaba ni se inicia con la realización de los talleres.

Los profesores y alumnos disponen de unas fichas de trabajo previo y posterior adaptadas a los distintos niveles que permiten obtener un mayor rendimiento a las actividades que los alumnos desarrollan en el interior. Las fichas de trabajo posterior rellenas son remitidas a la coordinación del proyecto que, a su vez, hace llegar su reconocimiento por el trabajo a los participantes. Se han recibido un total de 650 fichas de trabajo.

El gran éxito de este proyecto de divulgación radica en la posibilidad de llevar la ciencia a través de la unidad móvil a localidades que no disponen de una oferta de cultura científica amplia ni de actividad científica.

El MOVILAB inició su segunda temporada gracias a la colaboración conjunta del CSIC, FECYT, Fundación Padrosa y Fundación REPSOL. Se ha consolidado como un importante proyecto de participación ciudadana que involucra a los ayuntamientos, centros escolares, asociaciones y público general.

Lamentablemente, la tercera temporada sólo podrá desarrollarse si se consiguen nuevos patrocinadores.

Share