Pingüinos emperador / Imagen: Wikipedia

Medía dos metros de altura y pudo pesar hasta ciento quince kilos

.

Una especie de pingüinos gigantes de tamaño superior a la media humana poblaba el planeta hace millones de años. El análisis de fósiles de pingüinos de 37 millones de años de antigüedad realizado por investigadores del Museo de La Plata, en Argentina, muestra que este «pingüino coloso» medía nada menos que 2 metros desde el extremo de las patas hasta la punta del pico.

Imagen: Cordis

Imagen: Cordis

La noticia sobre Palaeeudyptes klekowskii apareció en la revista Geobios y ha gozado esta semana de una gran repercusión mediática. The Guardian publicó que este fósil es el más completo jamás extraído de la Antártida, ya que cuenta con el hueso fundido de la articulación del tobillo y el pie más largo del que se tiene registro así como partes de un hueso de ala.

Podía permanecer bajo el agua más tiempo que los pingüinos de menor tamaño

El pingüino gigante pudo pesar hasta ciento quince kilos. Como referencia, la especie viva de mayor tamaño, el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri), mide 1,1 metros y pesa algo menos de 50 kg.

Palaeeudyptes klekowskii no era la única especie de pingüino que poblaba la Antártida en aquella época que, al parecer, fue todo un paraíso para los pingüinos. En New Scientist se cita a Carolina Acosta Hospitaleche, del equipo de investigación del Museo de La Plata, quien afirmó que dicho periodo de tiempo fue «una época maravillosa para los pingüinos», al existir entre diez y catorce especies conviviendo a lo largo de la costa antártica.

Se considera que el gran tamaño del «pingüino coloso» pudo otorgar al animal algunas ventajas y que, según se indica en New Scientist, podía permanecer bajo el agua más tiempo que los pingüinos de menor tamaño. Acosta Hospitaleche afirmó que un gigante como Palaeeudyptes klekowskii podría permanecer sumergido hasta cuarenta minutos y, de este modo, tener más tiempo para cazar peces. Discovery News señala que su enorme tamaño le permitiría incluso jugar en la NBA.

Bromas aparte, las excavaciones de los fósiles de Palaeeudyptes klekowskii se han centrado en la Isla Seymour, en la costa de la península antártica. En New Scientist afirman que el clima de estas islas era hace cuarenta millones de años algo más cálido y más parecido al de la Tierra de Fuego, en el extremo sur de Sudamérica. Según la revista: «En este emplazamiento se han hallado miles de huesos de pingüino. A principio de año, Acosta Hospitaleche informó del hallazgo del esqueleto más íntegro de P. klekowskii, si bien sólo contaba con cerca de una docena de huesos, en su mayoría de los pies y las alas».

The Guardian recuerda que no se trata del primer hallazgo de un pingüino prehistórico gigante

The Guardian recuerda que no se trata del primer hallazgo de un pingüino prehistórico gigante. En 2007 se descubrió en Perú otra especie de pingüino denominada Icadyptes salasi que vivió hace 36 millones de años y que presentaba una altura de 1,5 metros.

Según el resumen del artículo publicado en Geobios, los descubrimientos como el de Palaeeudyptes klekowskii poseen importancia para el estudio de la anatomía y la evolución de los pingüinos, sobre todo en lo tocante a las especies antárticas del género Palaeeudyptes.