El “retorno” del lirón enano

Muscardinus avellanarius conocido como el lirón enano /  Imagen: Wikipedia

Investigadores de la UPV/EHU descubren restos del Cuaternario de este roedor desaparecido en la Península Ibérica

.

Desde el este de Francia hasta Rusia, el lirón enano habita hoy en la práctica totalidad de Europa. Sin embargo, está ausente en la Península Ibérica, precisamente donde se encontraron sus primeros restos, provenientes del Mioceno, periodo que se desarrolló hace entre 23 y 5 millones de años.

.

UPV/EHU – Tras extenderse a otras zonas de Europa, dejó de hallarse en el registro fósil peninsular desde los inicios del Plioceno (al menos hace 4,5 millones de años. Sin embargo, en el yacimiento guipuzcoano de Lezetxiki (Arrasate) investigadores de la UPV/EHU han encontrado restos de Muscardinus avellanarius del Pleistoceno Superior (entre 125.000 y 10.000 años). El hallazgo se publica en la prestigiosa revista Quaternary Science Reviews.

La importancia del hallazgo llevado a cabo por investigadores del Departamento de Estratigrafía y Paleontología y del Departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología es doble. Por un lado, los dientes de lirón enano hallados en Lezetxiki son los primeros restos de esta especie pertenecientes al Cuaternario que han sido hallados en la Península Ibérica, ya que, aunque los restos más antiguos de este género provienen de yacimientos peninsulares del Mioceno, la ausencia de registros más modernos indica que desapareció de estas tierras en el periodo posterior, el Plioceno Inferior. Por otro, Lezetxiki es el punto más al suroeste de Europa en el que se han encontrado restos de lirón, con lo cual se amplía la distribución geográfica de esta especie.

Debido a su pequeño tamaño y a que raramente desciende de los árboles, es una especie difícil de cazar para las aves rapaces

Hoy en día la presencia del lirón enano está habitualmente ligada a la existencia de avellanos (no en vano, en inglés se conoce como Hazel dormouse), aunque puede hallarse en diversos tipos de bosque. Debido a su pequeño tamaño y a que raramente desciende de los árboles, es una especie difícil de cazar para las aves rapaces, por lo que su presencia en los depósitos suele ser exigua.

La información paleoecológica aportada por los restos de lirón enano hallados en Lezetxiki confirma las conclusiones del análisis del conjunto microfaunístico identificado en los mismos niveles: en resumen, que el clima de esa época era parecido al actual, de modo que el entorno de la cueva estaría dominado por un paisaje boscoso.

Lezetxiki es conocido internacionalmente por ser uno de los pocos yacimientos de la cornisa cantábrica en el que se han localizados restos humanos, tanto de neandertales, como de Homo heidelbergensis. Además, no es la primera vez que esta gruta depara sorpresas paleontológicas. Durante las últimas campañas de excavaciones dirigidas por el profesor de la Universidad del País Vasco Álvaro Arrizabalaga, su equipo de investigación ha recuperado también un fragmento de la mandíbula inferior de uno de los últimos ejemplares europeos de macaco (Macaca sylvanus), así como los primeros restos del ratón de los abedules (Sicista betulina) localizados en la Península Ibérica.

.

Referencia bibliográfica:

Garcia-Ibaibarriaga, N., Arrizabalaga, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Rofes, J. and Murelaga, X. 2015. The return to the Iberian Peninsula: first Quaternary record of Muscardinus and a palaeogeographical overview of the genus in Europe. Quaternary Science Reviews 119: 106-115.

Castaños, P., Murelaga, X., Arrizabalaga, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., 2011. First evidence of Macaca sylvanus (Primates, Cercopithecidae) from the Late Pleistocene of Lezetxiki II cave (Basque Country, Spain). Journal of Human Evolution 60: 816-820

Rofes, J., Garcia-Ibaibarriaga, N., Murelaga, X., Arrizabalaga, A., Iriarte-Chiapusso, M.J., Cuenca-Bescós, G., Villaluenga, A., 2012. The southwesternmost record of Sicista (Mammalia; Dipodidae) in Eurasia, with a review of the palaeogeography and palaeoecology of the genus in Europe. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology 348-349: 67-73

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí