La autora defiende que debemos investigar nuevas formas de intervenir en la naturaleza que nos permitan ayudar más y mejor a estos animales en el futuro

Defendida en la UPF una tesis pionera sobre la ética de la intervención en la naturaleza para ayudar a los animales salvajes

.

La primera tesis doctoral a nivel mundial sobre intervención en la naturaleza para ayudar a los animales salvajes que sufren por causas naturales fue leída el pasado 15 de marzo en el Departamento de Derecho  de  la UPF. Su autora, Catia Faria, es investigadora en filosofía moral en este departamento y miembro del consejo científico del UPF Center for Animal Ethics, un centro de estudios multidisciplinar creado recientemente en la Universidad.
.
UPF / El trabajo, titulado “Animal Ethics Goes Wild: The Problem of Wild Animal Suffering and Intervention in Nature” (La ética animal se vuelve salvaje: El problema del sufrimiento de los animales salvajes y la intervención en la naturaleza), contiene el tratamiento más completo hasta la fecha acerca de los diferentes daños naturales que los animales salvajes sufren (hambrunas, enfermedades, parásitos, condiciones climáticas extremas, entre otros).

Cosupervisada por Paula Casal (UPF), Oscar Horta (Universidad Santiago de Compostela) y João Rosas (Universidade do Minho), la tesis obtuvo la calificación máxima de sobresaliente cum laude. El tribunal estuvo compuesto por los filósofos de reconocido prestigio internacional Genoveva Martí (Universitat de Barcelona), Alasdair Cochrane (Universidad de Sheffield) y Jeff McMahan (Universidad de Oxford).

.

Obligaciones positivas hacia los animales salvajes
Catia Faria concluye que tenemos la obligación moral de intervenir en la naturaleza para ayudarles

Dado el gran número de animales salvajes existente y la gravedad de estos daños, Catia Faria concluye que tenemos la obligación moral de intervenir en la naturaleza para ayudarles: “Tal y como ocurre en el caso humano, si los intereses de los individuos en no sufrir y en disfrutar de sus vidas importan, entonces nuestras obligaciones no se restringen a no causarles daño, sino también a ayudarles cuando sufren por otros motivos. Eso sí, siempre que esté en nuestro poder hacerlo (obligaciones positivas) y podamos asegurar que no causaremos una situación peor”, apunta Faria.

La investigadora afirma que “esta implicación ha sido omitida por la literatura o, en el mejor de los casos, se ha restringido a los animales domesticados. Es particularmente relevante en lo que toca a los animales que viven en la naturaleza, cuyas vidas, lejos de ser idílicas, están llenas de sufrimiento y, en su gran mayoría, terminan de forma prematura y particularmente violenta. Así, nuestras obligaciones positivas son particularmente fuertes hacia ellos”.

.

Un tema muy poco estudiado
Catia Faria asegura que el hecho que este tema haya sido tan poco estudiado está relacionado con la orientación de la investigación en ética animal: “Hasta hace poco, la ética animal se ha centrado sobre todo en las razones que tenemos para no causar daño a los animales no humanos y evaluar las consecuencias que de ahí se derivan para nuestras relaciones con ellos, lo que se llama obligaciones negativas”.
Hasta ahora se ha ignorado casi por completo los daños que los animales sufren por causas naturales y las razones para prevenir o aliviar esos daños 

La investigadora del Center for Animal Ethics pone como ejemplo el hecho que se ha rechazado la explotación a la que están sujetos los animales no humanos, así como todas aquellas prácticas que implican el sufrimiento y la muerte de los mismos, pero se ha ignorado casi por completo los daños que los animales sufren por causas naturales y las razones para prevenir o aliviar esos daños. Además, la autora defiende que debemos investigar nuevas formas de intervenir en la naturaleza que nos permitan ayudar más y mejor a estos animales en el futuro.

.

La oposición de grupos ecologistas

La tesis de Catia Faria es el primer trabajo en sistematizar y rechazar las diferentes objeciones en contra de ayudar a estos animales, por ejemplo, las formuladas desde posiciones ecologistas: “Hay diferentes objeciones que se formulan desde el ecologismo contra la intervención en la naturaleza para ayudar a los animales salvajes. Ahora bien, el ecologismo no se opone a intervenciones dirigidas a perseguir objetivos ambientalistas, como el control poblacional de determinadas especies o la restauración de ecosistemas”, afirma.

Según la investigadora, “la oposición se basa en la amenaza que la intervención puede suponer para ciertos valores ambientales, como son la preservación de los ecosistemas, la preservación de otros organismos vivos no sintientes o la preservación de ‘lo natural’, que, según el ecologismo, son más importantes que la vida y el bienestar de los demás animales”. Y concluye: “Desde la no discriminación de los demás individuos por motivo de especie, los intereses en vivir, no sufrir y disfrutar de los demás animales tendrían que tener más peso que la preservación de esos valores ambientales”.

.