El suicidio

Publicado en el blog Vamos a aclarar esto / Imagen: El Suicidio de E. Manet- Wikipedia

 “El cerebro es un equipo de rivales”

.

Por Roger Corcho

¿Es contradictorio donar los órganos antes de suicidarse? Así lo cree Arcadi Espada en su página de hoy. Donar los órganos es un canto a la vida y a la esperanza, y tener en cuenta a los demás. Suicidarse, por el contrario, es un acto solipsista por el que uno se quita de en medio. Se me ocurren dos maneras de considerar que no hay contradicción:

a) En primer lugar, el caso me ha recordado a ese planteamiento hipotético: ¿matarías a una persona sana que entrara en un hospital con el fin de extraerle sus órganos y así salvar cinco vidas? En el caso del que hablo, se fusiona víctima y verdugo. Si queremos el mayor bien para el mayor número de personas, donar los órganos es a decisión parece perfectamente racional. Suicidarse, sería, por otro lado, un acto emocional. Lo que quiere la razón no choca en este caso con las emociones, de modo que ambas cosas pueden verse cumplidas.

b) En segundo lugar, el hombre de la Fe también me ha llevado a pensar que detrás del 90 por ciento de casos de suicidio, hay problemas mentales. Es compatible tener problemas mentales y darse cuenta de que algo falla, algo está mal y es la barrera que impide gozar plenamente de la vida. O sea, se puede tener una gran pasión por la vida -y donar los órganos es como una celebración de la vida- y por otro darse cuenta de que esa fiesta no está hecha para ti. A esto se le puede añadir las reflexiones de Eagleman en Incógnito, donde asegura que “el cerebro es un equipo de rivales”  y aclara que “estamos hechos de muchas subpoblaciones nerviosas; como lo expresó Whtiman: contenemos «multitudes».” Y estas subpoblaciones pueden tener deseos desgarrados que en pocos casos como el que me ocupa pueden llegar a materializarse.

 

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí