El tabaquismo empeora la salud cerebral

Casi 1 de cada 2 pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) sufre deterioro cognitivo, lo que también afecta a los pacientes con bronquitis crónica (30% de los casos) y a los fumadores asintomáticos (más del 2%) / Imagen: Wikipedia

El cerebro de un paciente de 50 años de edad, ‘equivalente’ al de una persona sana de 70 años

.

La fuerte correlación entre la enfermedad respiratoria crónica y el deterioro cognitivo ha quedado demostrada en un estudio que se presentó en exclusiva en la X edición del Respiration Day, un encuentro patrocinado por la Fundación Chiesi, que se celebró en Parma (Italia).

El estudio, titulado “Cognition and chronic airway flow limitation”, que se publicará en breve en el International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease, lo ha realizado un equipo de investigadores dirigido por el profesor de Roberto Dal Negro, del Centro Nacional de Estudios de Farmacoeconomía y Farmacoepidemiología Respiratorio (CESFAR) de Verona y ha investigado la prevalencia y el grado de deterioro cognitivo en pacientes con enfermedad respiratoria crónica de diversa gravedad.

Los resultados también han demostrado que el deterioro cognitivo, empeora con la edad del sujeto

“El estudio ha demostrado que, en comparación con la gravedad del trastorno respiratorio, la disminución de las capacidades cognitivas se ve agravada por el empeoramiento de la condición clínica, de manera que el deterioro cognitivo fue mayor en los pacientes con EPOC (presencia de déficit intelectual completo en más del 45% de los casos) que en el grupo con bronquitis crónica (alrededor del 30%) y, finalmente, en comparación con los fumadores asintomáticos (donde el deterioro cognitivo ya está presente en más de 2% de los casos)”, explica el Prof. Roberto Dal Negro. “Los resultados también han demostrado que el deterioro cognitivo, además de ser proporcional a la frecuencia y la severidad de la enfermedad respiratoria crónica, empeora con la edad del sujeto. Por lo tanto, se deduce que, por ejemplo, un fumador de ochenta años tiene un mayor déficit cognitivo que uno de ochenta saludable. El fenómeno es aún más llamativo al comparar los pacientes de 50 años: estos presentan un deterioro cognitivo peor que el mostrado en sujetos sanos de 70 años”.

.

Primer estudio de su clase

El estudio, en el que participaron más de 400 sujetos en 24 meses, es el primero de su clase ya que, para medir el deterioro cognitivo, fueron empleados en los mismos sujetos cuatro pruebas psicométricas diferentes, como el MMSE, TMT A, TMT B y las pruebas de reloj, que han permitido evaluar diferentes dimensiones cognitivas como la memoria, la atención, la representación simbólica, la orientación espacio-temporal y la capacidad de cálculo. Además, el rango de edad de los pacientes involucrados, dividido ​​por décadas, es mucho más amplio que cualquier otro estudio publicado, ya que incluye las personas menores de 40 años y de más de 80.

Los pacientes que participaron fueron divididos en grupos por fenotipo patológico – pacientes con EPOC, bronquitis crónica y fumadores asintomáticos- de los cuales se evaluó la gravedad de la disfunción respiratoria crónica a través de varios indicadores: índice de masa corporal, tabaquismo, volumen respiratorio máximo en un segundo o FEV1, presión arterial parcial de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre arterial, etc. Los resultados, que se cruzaron con las pruebas psicométricas, se compararon entre grupos con distinta patología y con respecto a sujetos sanos de la misma edad.

“La enfermedad crónica de las vías respiratorias y, en concreto, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que provoca la disminución de  las capacidades cognitivas, afecta negativamente a la gestión diaria de esta enfermedad: puede llevar a una menor adherencia al tratamiento y compromete inevitablemente la eficacia global del mismo”, asegura el Prof. Roberto Dal Negro. “Dada la sencillez y la rapidez de medición, es conveniente que la evaluación de la capacidad cognitiva del paciente con enfermedades crónicas (especialmente enfermedades pulmonares obstructivas) entre a formar parte de la rutina diagnostica de este tipo de pacientes. Esto nos permitirá definir las estrategias de intervención más adecuadas, adaptándolas al potencial cognitivo del paciente. Además, dado que este problema tiene por lo general un orígen relacionado con el tabaquismo, es esencial sugerir una suspensión del hábito, ya que esto también favorecerá la ‘salud cerebral’”.

.

Encuentro internacional de referencia

Otros temas tratados durante el Respiration Day, han sido la importancia del diagnóstico precoz, la eficacia de los nuevos tratamientos en el área respiratoria, o la potenciación del paciente como un valor añadido en el tratamiento de la patología respiratoria crónica, como la EPOC o el asma.

“Nacido hace una década con la finalidad de contribuir a difundir e incrementar el conocimiento en el área respiratoria, el Respiration Day se confirma como un encuentro anual muy popular a nivel internacional entre los médicos e investigadores especializados en el estudio y tratamiento de las enfermedades respiratorias crónicas”, subraya Maria Paola Chiesi, presidenta de la Conferencia y coordinadora de la Fundación Chiesi.  “Con más de 700 participantes cada año, el encuentro es una oportunidad para el debate y actualización sobre las terapias más avanzadas para el tratamiento de asma, EPOC y otras inflamaciones crónicas de las vías respiratorias”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí