El tráfico de vídeos en internet

Se obtuvo una tecnología diseñada específicamente para mejorar la calidad

Hacia una Internet más eficiente y mejor dotada para transmitir vídeos

.

Cordis / A ninguno usuario de Internet le habrá pasado desapercibida la inmensa proliferación de vídeos que circulan por Internet. Actualmente la transmisión de estos representa más del 90 % de los contenidos servidos a los usuarios, una tendencia que no hará sino incrementarse.

Sin embargo, Internet no se diseñó con la transmisión de vídeos en mente, y mucho menos en dispositivos móviles, motivo por el que su arquitectura gestiona de manera muy ineficaz el tráfico de vídeos.

Imagen: Cordis

El proyecto financiado con fondos europeos MEDIEVAL («Multimedia transport for mobile video applications») tenía el cometido de diseñar una nueva arquitectura de Internet capaz de satisfacer los requisitos que impone dicho tráfico.

Con este fin, los investigadores participantes, coordinados por Alcatel-Lucent Bell Labs (Francia), prepararon mejoras específicas que posibilitasen el traspaso de datos de vídeo entre ordenadores.

La estructura que sustenta el protocolo de Internet (IP) actual consiste en una pila de capas; las de nivel superior son más flexibles y evolucionan por medio de innovaciones frecuentes.

En cambio, las capas de nivel medio son más estables. Los socios integrantes de MEDIEVAL resolvieron que la nueva arquitectura debía tener un diseño «intercapas», es decir, que aprovechase la interacción entre capas para así elevar sus prestaciones hasta cotas antes inalcanzables.

La investigación realizada por este equipo giró en torno a:
– la mejora del apoyo al acceso inalámbrico para optimizar el rendimiento en la transmisión de vídeo;
– una nueva arquitectura de IP enfocada hacia la movilidad y adaptada a los requisitos del tráfico de vídeos;
– la optimización del transporte para la distribución de vídeos;
– servicios de vídeo con consciencia de red que interactuasen con las capas subyacentes.

De este modo, se obtuvo una tecnología diseñada específicamente para mejorar la calidad de la experiencia brindada a los usuarios teniendo en cuenta los requisitos para su implantación comercial. Ello implicó, por ejemplo, reducir los costes operativos asociados para las operadoras de redes.

Para cuando el proyecto finalizó en junio de 2013, el equipo responsable había desarrollado componentes arquitectónicos nuevos y los había validado (tanto en un banco de pruebas como en ejercicios de simulación) en tres aplicaciones distintas: televisión por Internet, emisión personal de contenidos (personal broadcasting) y vídeo a la carta. Estos componentes se encuentran ya integrados en productos a la venta.

El éxito del proyecto ha quedado patente en las aportaciones realizadas a la estandarización y la realización de ensayos iniciales incrementales. El proyecto incluyó una campaña de difusión consistente en el intercambio de resultados con otros proyectos europeos, la comunidad científica y organismos de normalización pertinentes, entre ellos IETF, IEEE y 3GPP.

MEDIEVAL, de tres años de duración, recibió fondos europeos por valor de 3,5 millones de euros y contó con la participación de nueve entidades de seis países.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí