El turismo cambia de rumbo: cuatro nuevas formas de viajar

 

Viajar se está convirtiendo en una actividad cada vez más habitual y los turistas engrosan las cifras optando, además, por hacerse un viaje cada vez más a menudo y eligiendo sus destinos perdiendo el miedo. ¿Miedo? ¿Quién dijo miedo?

 

El turismo que está llegando es mucho más ambicioso e impensable hace tan solo unos años. Recurrir a las agencias es una opción más de las que disponemos los españoles, que con acceso a internet y un poco de imaginación podemos, incluso, pensar en un destino… lunático.

En el Día Mundial del Turismo, WowTrip, recapitula algunas de las prácticas algo alocadas pero también geniales, antes impensables, que están extendiéndose entre los viajeros españoles y de todo el mundo que engloban el fenómeno llamado “nuevo turismo”.

 

  • Viajes frikis para todos los públicos: Consumir series y películas y convertirse en un fan ya no es algo único para frikis. Hacer viajes y aprovechar localizaciones míticas de series se convierte en un must muy común entre todo tipo de turistas, que convierten Hampshire (Downtonw Abbey), Dubrovnik (Juego de Tronos), Birminghan (Peaky Blinders), Londres (Sherlock Holmes o Harry Potter) o Dublín (Penny Dreadful), en centros de encuentro que hacen tours especiales centrados en estas series distintos de los habituales y más tradicionales. Así, los viajes se preparan como algo experiencial, “porque nos gusta mucho más sentirnos parte de la serie que vemos cada noche en nuestro salón que admirar los monumentos típicos de la ciudad que estamos visitando”.

 

  • Los kilómetros dejan de ser un problema: Sí, se puede volar a la luna, y de hecho, hacerlo de forma turística. Es espectacular comprobar cómo el turismo tiene que adaptarse a las nuevas exigencias de los viajeros, que no se conforman con un viaje al lugar más exótico de este planeta, sino que ya necesitan salir de la órbita y poner rumbo a uno de los puntos más codiciados del universo. Spacex ya ha anunciado que cuenta con el primer tripulante de su nave con destino al satélite lunar, haciendo de uno de los sueños del visionario Julio Verne, una realidad.

 

  • La experiencia es lo más importante: Saturados como estamos de información, cada vez más valoramos positivamente un viaje por las experiencias que nos aporta que por lo que hemos visitado. Somos capaces de repetir una escapada o un viaje y tener ganas de hacerlo para, por ejemplo, rencontrarnos con los recuerdos, volver a comer en un restaurante que nos encantó, ver un monumento en una estación del año diferente… Así, el valor emocional retoma importancia sobre el racional, y en vez de dejarnos sorprender por el destino, nos gusta comenzar a sorprendernos antes de preparar el viaje.

 

“Nos estamos encontrando con que, cada vez más, los viajeros no solo nos piden más viajes sorpresa y lo consideran como una opción habitual para un fin de semana, un regalo, una despedida de soltero. El hecho de no organizar la visita con anterioridad y dejarse ilusionar por el factor sorpresa, permite vivir la ciudad de destino de otra forma distinta, como por ejemplo, aprovechar el WowTrip para hacer París en bici, ir a Berlín por segunda vez y disfrutar del zoo o pasar el fin de semana entero de terrazas y probando la gastronomía y las cervezas, o vivir Bruselas desde la perspectiva surrealista de Magritte”, Afirma Alberto Alcolea, Ceo de WowTrip.

 

  • La gastronomía, la cultura o los festivales, el viaje en sí: El turismo está evolucionando hacia los lugares más insospechados. Hay muchos viajes que se planean para tomar un helado determinado, disfrutar de una cerveza artesanal de un lugar concreto o visitar una ciudad particular aprovechando el viaje con motivo de un espectáculo o concierto. “Esto demuestra que, cada vez más, el destino tiene una importancia relativa. Por ejemplo para xx personas que, el año pasado contrataron un WowTrip, lo fundamental es encontrar un pasatiempo relacionado con sus hobbies”, confiesan desde WowTrip.

Así, es mucho más habitual encontrar en internet adeptos al turismo de camping, turismo gastronómico, turismo de museos, o incluso de ferias (de baile, de videojuegos…), de fenómenos paranormales, vinícola, chocolatero… “Parece que las preferencias han evolucionado tanto, que el turista puede organizar un viaje con destino a un festival de música mucho antes que para escaparse a conocer un lugar concreto. La experiencia es lo que prima en esta nueva generación, que hace evolucionar al turismo hacia un nuevo eje muy diferente del destino, todo relacionado con el disfrute y la parte más placentera del turismo.”

La evolución del turismo pasa por un cambio experiencial, y WowTrip lo sabe. Solo tienes que ocuparte, en 3 clicks, de seleccionar tu ciudad de origen y los días que te quieres ir, de forma que el equipo se encargue de tu viaje, siempre en vuelo directo y pasando la noche en hoteles céntricos de buena calidad. ¿Te animas a descubrir tu próximo destino? Volver a ilusionarse ante un viaje sorpresa es parte del nuevo turismo, y cuando ir a la luna pueda ser parte del turismo.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí