Tras efectuar un análisis del contenido del grafiti, el equipo concluyó que su presencia confirma que el piso de la Calle Dinamarca constituye un lugar de importancia histórica y arqueológica.

¿Qué valor arqueológico tiene un grafiti de los Sex Pistols hallado en un piso de Londres?

.

Por lo general, cuando se habla de marcas, escritura o arte creadas por nuestros antecesores y descubiertas por arqueólogos, lo que viene a la mente son jeroglíficos o pinturas rupestres dejadas tras de sí por humanos primitivos. Es menos probable que se piense en la obra de un grupo de punk británico de la década de los setenta.

©John Schofield.

Ahora un grupo de arqueólogos del Reino Unido reivindica el valor arqueológico de un hallazgo de esa clase. ¿Su descubrimiento? Una pintada realizada por los Sex Pistols en las paredes de un piso de Londres que alquilaron a mediados de dicha década.

En un artículo al respecto publicado en la revista Antiquity, los autores sugieren que este grafiti, descubierto detrás de unos armarios en un inmueble de la Calle Dinamarca, en el barrio de Camden de la capital británica, posee tanto valor histórico como pueden tenerlo, por ejemplo, los dibujos dejados por humanos primitivos en las cavernas protegidas de Lascaux, en el sur de Francia.

Los arqueólogos John Schofield -de la Universidad de York– y Paul Graves-Brown -investigador independiente- consideran que el grafiti hallado constituye «una manifestación directa e intensa de un movimiento radical e intenso de rebelión». No obstante, los autores reconocen la posibilidad de que algunos rechacen estas afirmaciones y consideren que el grafiti es vulgar, ofensivo y desagradable.

Calle Dinamarca, Londres.

Tras efectuar un análisis del contenido del grafiti, el equipo concluyó que su presencia confirma que el piso de la Calle Dinamarca constituye un lugar de importancia histórica y arqueológica.

La Calle Dinamarca se describe con frecuencia como el «Tin Pan Alley» de Londres, en referencia a cierta calle del Manhattan neoyorquino en la que vivieron numerosos músicos y cantautores entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Ha adquirido notoriedad por su relación con la cultura popular en las décadas de 1950 y 1960, pues en esta calle residieron múltiples cantautores y editores.

En la década de 1960, los Rolling Stones grabaron su primer álbum en un estudio sito en la calle Dinamarca, cuyo lugar prominente en la historia del «rock and roll» se confirmó definitivamente en la década de 1970 cuando los Sex Pistols alquilaron el susodicho piso.

Actualmente en esta calle se encuentra la mayor concentración de tiendas de música de todo Londres. El piso donde vivieron los Sex Pistols se utiliza actualmente como espacio de oficinas.

.

El inmueble del “antipatrimonio”

Los investigadores fotografiaron y digitalizaron el grafiti al completo. La mayor parte de éste se atribuye al cantante John Lydon, cuyo nombre artístico es Johnny Rotten. Está formado por ocho caricaturas del mismo y sus compañeros de grupo, su representante por entonces Malcolm McLaren, y otras personas relacionadas con la formación.

El Dr. Schofield declaró acerca de su trabajo: «La prensa sensacionalista aseguró en su momento que las grabaciones inéditas de los Beatles en sus inicios descubiertas en la BBC constituían el mayor hallazgo arqueológico desde la tumba de Tutankamón. Como mínimo, el grafiti de los Sex Pistols hallado en la Calle Dinamarca está sin duda al mismo nivel, y en nuestra opinión lo sobrepasa.»

Una imagen de Vicious llorando en Madrid.

La controversia abierta en el seno de la comunidad científica es si un hallazgo artístico tan poco convencional merece ser tratado y conservado como cualquier otro artefacto más tradicional.

Los autores consideran que este inmueble puede describirse como «antipatrimonio», puesto que se contrapone a lo que los profesionales del mundo del patrimonio suelen valorar y abogan por proteger.

En palabras del Dr. Schofield: «Consideramos que tenemos justificación para sacar la lengua a quienes representan “lo establecido” en el mundo del patrimonio y para sugerir que la iconoclasia del punk reúne las condiciones adecuadas para tomar medidas de conservación. Nuestra reivindicación se ajusta a la actitud del punk frente a la cultura de la masa, frente a la autoridad: contradecir las normas y cuestionar las convenciones.

Este es un espacio de valor histórico y arqueológico por el material y el testimonio que contiene. ¿Pero habría que protegerlo en el interés de esta generación y de las venideras? Desde nuestro punto de vista, las reglas son distintas cuando se trata de antipatrimonio. No hay duda de la importancia del inmueble, que podría cumplir las condiciones necesarias para su registro o para la colocación de una placa conmemorativa. Si no ahora, más adelante.»