Imagen: Jens Ivo Engels, profesor de la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania)

Congreso internacional sobre la corrupción política en la España contemporánea (siglos XIX-XXI)

.

El primer congreso internacional sobre la corrupción política en la España contemporánea comenzó con una conferencia del profesor alemán Jens Ivo Engels en la que hizo un repaso la investigación que se está llevando a cabo en Europa sobre la historia de la corrupción política.

.

UAB / Jens Ivo Engels, profesor de la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania), pronunció la conferencia “La corrupción política en la Europa contemporánea: estado de la cuestión, debates y líneas de investigación actuales” en la sesión inaugural del primer “Congreso internacional sobre la corrupción política en la España contemporánea (siglos XIX-XXI)”, que tuvo lugar los días 14 y 15 de diciembre, en el Born Centro de Cultura y Memoria de Barcelona.

El congreso fue organizado por el Grupo de Historia del Parlamentarismo de la UAB, El Born Centro de Cultura y Memoria, el Instituto de los Pasados ​​Presentes del Ayuntamiento de Barcelona, ​​la Diputación de Barcelona y el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales de la UAB.

.

¿Desde cuándo se estudia la historia de la corrupción política en España?

En España, se viene estudiando sobre todo la historia del caciquismo desde inicios del siglo XX. Pero los autores de esos estudios no se veían a sí mismos como historiadores de la corrupción. Ésa es una novedad entre los años 2005 y 2010, cuando se ha empezado a hacer una historia de la corrupción como nuevo campo de la investigación histórica.

.

¿El avance de la democracia ha contribuido a reducir el fenómeno de la corrupción?

“La democracia y el parlamentarismo han afianzado muchas prácticas de favores y clientelismo porque, desde el momento en el que tienes parlamentarios, el juego tiene nuevos jugadores”

No, porque no hay un fenómeno de la corrupción: hay un discurso de la corrupción y diversos tipos de prácticas. Y, de hecho, la democracia y el parlamentarismo han afianzado muchas prácticas de favores y clientelismo porque, desde el momento en el que tienes parlamentarios, el juego tiene nuevos jugadores. En España, los caciques han sido a menudo parlamentarios o han tenido vínculos cercanos con los parlamentarios. Y eso es válido también para el resto de países en Europa.

.

¿Históricamente, han sido más corruptas las monarquías que las repúblicas?

En las sociedades premodernas, antes de la Revolución Francesa, el patrocinio personal era el fundamento de toda organización política: la idea monárquica es aristocrática, es decir, basada en los vínculos personales. Y, en los sistemas modernos, oficialmente, intentamos combatir la corrupción tanto bajo una monarquía como bajo una república. Los monárquicos consideran que el único que no está corrompido es el rey; los dictadores dicen que son ellos los únicos no corruptos; etc. Todos los sistemas declaran que combaten la corrupción oficialmente pero las prácticas existen siempre.

.

Precisamente, en su conferencia, ha hablado de la utilización del discurso anticorrupción por parte de las dictaduras. En España, los regímenes de Primo y Franco parecen haber sido especialmente corruptos.

Sí, por supuesto. Cada sistema se sirve de formas de patronazgo o de clientelismo, y también fue el caso del franquismo, del nazismo y, en Italia, del fascismo. Se dice que se va a combatir la corrupción pero se utilizan estructuras similares a las que había previamente.

.

¿Cuándo empezó el periodismo a ser un instrumento de denuncia eficaz contra la corrupción política?

Desde el inicio del periodismo moderno, es decir, con el desarrollo de la prensa de masas, durante el último tercio del siglo XIX. Se inicia la “escandalización” de la corrupción al mismo tiempo que aparecen otros tipos de escándalos.

.

¿Es real la idea de que hay más corrupción en países mediterráneos como España o Italia?

No se puede decir cuál es el nivel de corrupción porque no hay un medio para saberlo. Pero es cierto que los países del Norte creen que los países del Sur son más corruptos y, de hecho, los españoles, los italianos y los griegos creen ellos mismos que sus países son más corruptos. Es algo que me fascina y viene de muy atrás: empieza con el regeneracionismo en España y, en Italia, es incluso más antiguo, empieza con el meridionalismo a mediados del siglo XIX.

.

¿En qué países ha habido una legislación contra la corrupción más eficaz?

“Cada sistema se sirve de formas de patronazgo o de clientelismo, y también fue el caso del franquismo, del nazismo y, en Italia, del fascismo”

Siempre se ha dicho que fue Prusia. Los prusianos lo creyeron, los italianos lo creyeron también, pero si revisamos las fuentes, vemos que las estrategias y las prácticas administrativas eran más o menos las mismas: hay un estudio muy bueno sobre la estructura administrativa prusiana que ha establecido que era muy comparable a la de la Italia del sur.

.

En un artículo que usted firma junto a Silvia Marton y Frédéric Monier, habla de “un descenso tendencial de los lindares de tolerancia con el favoritismo”. ¿La sensibilidad de la sociedad en relación a la corrupción política ha provocado indirectamente una reacción antipolítica?

Sí. Durante los dos últimos decenios, ha habido una tendencia antipolítica y antielitista que está muy vinculado a ese debate anticorrupción y que originariamente era de izquierdas. Pero, al mismo tiempo, el discurso anticorrupción es neoliberal. Hay, por tanto, diversos motivos que llevan a ese discurso desde intereses e ideologías muy diferentes.

.

¿Cree que hay una relación entre esa creciente sensibilidad contra la corrupción y el aumento electoral de opciones populistas (Brexit, Trump, Front National…)?

Sí, efectivamente. Y se puede hacer una comparación con el debate de finales del siglo XIX e inicios del XX, cuando había un discurso contra élite y contra la democracia más o menos como el de ahora: hay muchas diferencias pero también similitudes.

.