Resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña ESCA 2017

Los principales trastornos crónicos de salud que sufren mujeres y hombres no son los mismos, según la ESCA 2017 / Foto: Pixabay

Las mujeres sufren más enfermedades relacionadas con el dolor y los hombres con el aparato circulatorio, según la ESCA 2017

.

Según la Encuesta de Salud de Cataluña 2017, los principales trastornos crónicos de las mujeres son la artrosis y el dolor de espalda mientras que los de los hombres son la presión alta y el colesterol elevado. Las mujeres hacen un seguimiento más adecuado que los hombres de la dieta mediterránea y tienen menos sobrepeso.

.

Las mujeres sufren sobre todo enfermedades del aparato locomotor como la artrosis y la artritis y los hombres, patologíasdel aparato circulatorio como la presión alta y el colesterol elevado  

GENCAT  /  La prevalencia de sufrir una enfermedad o problema de salud crónico o de larga duración es más elevada entre las mujeres que entre los hombres (40,6% frente al 34,6%), según un avance de los primeros resultados de la Encuesta de Salud de Cataluña, ESCA 2017, coincidiendo con el Día Internacional de las Mujeres. Además, esta prevalencia crece a medida que los grupos son de más edad y supera el 65% en personas de 65 años y más. También es superior en las personas de clase social menos favorecida y en las que tienen estudios primarios o no tienen.  

Los principales trastornos crónicos de salud que sufren mujeres y hombres no son los mismos. Los de las mujeres están relacionados, en primer lugar, con enfermedades del aparato locomotor como la artrosis y la artritis; enfermedades del aparato circulatorio (presión alta), migrañas o dolores de cabeza frecuentes, depresión y anemia. Y en los hombres, la morbilidad está relacionada más frecuentemente con enfermedades del aparato circulatorio como la presión alta y el colesterol elevado; enfermedades del aparato locomotor (dolor de espalda), alergias crónicas y depresión.

.

Más datos sobre la percepción de la salud en Cataluña

Casi 8 de cada 10 mujeres hacen una valoración positiva de su estado de salud. (77,9% de las mujeres respecto el 83,6% de los hombres). Esta percepción es peor a medida que los grupos son de más edad, sobre todo a partir de los 45 años-, en las personas de clase social menos favorecida y entre las que tienen niveles de estudios más bajos.  

Las mujeres hacen un seguimiento más adecuado que los hombres de la dieta mediterránea (65,3% respecto al 56,6%). Este seguimiento aumenta con la edad y es más elevado entre las personas de la clase social más acomodada y entre las que tienen estudios universitarios.   La mitad de la población de 18 a 74 años tiene exceso de peso: el 34,5% tiene sobrepeso y el 14,9% obesidad. El sobrepeso afecta menos a las mujeres (26,5%) que los hombres (42,3%) y aumenta con la edad.

La ESCA pone de relieve que las personas con un nivel de estudios más alto tienen, en general, mejores comportamientos de salud y gozan globalmente de mejor salud  

La prevalencia de exceso de peso es más elevada entre las personas de la clase menos favorecida y las personas con estudios primarios o sin estudios, tanto en hombres como en mujeres.   El nivel de actividad física saludable es inferior en mujeres (78,5%) que en hombres (82,8%) y entre las personas de la clase social más acomodada y los que tienen estudios universitarios.  

El consumo de tabaco (diario y ocasional) es inferior en mujeres que en hombres. La prevalencia de fumar en población de 15 años y más es del 18,5% entre las mujeres y del 29,7% entre los hombres. 9 de cada 10 mujeres de 50 a 69 años se hace periódicamente una mamografía y 3 de cada 4 mujeres de 25 a 64 años, una citología vaginal.

La ESCA pone de relieve que las personas con un nivel de estudios más alto tienen, en general, mejores comportamientos de salud y, en consecuencia, gozan globalmente de mejor salud. Así el nivel de estudios superior está más relacionado con un buen estado de salud que pertenecer a una clase social más favorecida.

La Encuesta de Salud de Cataluña, la ESCA, es un instrumento clave para elaborar el Plan de Salud y tiene como objetivo conocer la percepción de la población catalana sobre su salud, los estilos de vida y la utilización de los servicios sanitarios, y se llevó cabo de forma periódica teniendo en cuenta grupos de sexo, nivel de estudios y clase social.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí