Los investigadores recuerdan que las bebidas energéticas están contraindicadas en personas con enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, trastornos cerebrales neurológicos, embarazadas, menores de 16 años y diabéticos.

Alertan del riesgo de combinar bebidas energéticas y alcohol

.

UAB / Consumir bebidas energéticas combinadas con alcohol, una práctica muy habitual entre los jóvenes que salen de fiesta por la noche, puede tener consecuencias graves.

Imagen: UAB

Un equipo de médicos e investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona y del Hospital de Sabadell (Corporación Sanitaria Parc Taulí) describen en un artículo publicado en la revista de investigación Medicina Clínica, cómo este consumo combinado puede dar como resultado intoxicaciones agudas, incluso en cantidades moderadas.

Los científicos exponen en el artículo ejemplos de intoxicación aguda registrados en el Servicio de Urgencias del Hospital de Sabadell causados por esta combinación. En uno de los casos, un paciente de 19 años llegó con náuseas, vómitos, y temblor en los párpados, los brazos y las manos, desprendido de consumir dos latas de bebidas energéticas con vodka.

El paciente había consumido 160 miligramos de cafeína y 2 gramos de taurina, los principales ingredientes activos de las bebidas energéticas, mezclados con alcohol. La cafeína estimula el sistema nervioso central y cardíaco, facilita la liberación de catecolaminas, como la adrenalina y la dopamina, y estimula la vasodilatación, mientras la taurina incrementa la contractilidad cardíaca. Este tipo de bebidas también presentan inositol, que potencia la acción de la cafeína y de la taurina. El alcohol, por su parte, potencia la aparición de los efectos adversos.

Por todo esto, los investigadores recuerdan que las bebidas energéticas están contraindicadas en personas con enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, trastornos cerebrales neurológicos, embarazadas, menores de 16 años y diabéticos.

Para la autora principal del artículo, la doctora Maria Luisa Iglesias, “el consumo de bebidas energéticas combinadas con alcohol ha acontecido una práctica barata y popular entre la juventud para evitar la resaca y poder estar de fiesta hasta la madrugada. Antes de tomarlas, sin embargo, hay que conocer las reacciones adversas de estas bebidas, las contraindicaciones, la idiosincrasia personal y las asociaciones peligrosas, como el alcohol”.

Maria Luisa Iglesias, es investigadora del Departamento de Psiquiatría y de Medicina Legal de la UAB y directora del Servicio de Urgencias del Hospital de Sabadell – Corporación Sanitaria Parc Taulí.