Momias prehispánicas/UN

Momias prehispánicas evidencian patologías orales de hace 2.000 años

.

 Este es el resultado de una investigación realizada con las momias que datan de aproximadamente 2.000 años y están bajo custodia del Laboratorio de Antropología Física de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), tras ser entregadas por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y el Museo del Oro del Banco de la República.

.

UN/DICYT

Según explica la profesora Clemencia Vargas de la Facultad de Odontología, vinculada al Laboratorio de Antropología Física de la U.N., el objetivo fue estudiar las características craneales y bucales de las momias para obtener información sobre sus costumbres sociales, rasgos biológicos -edad, sexo-, su alimentación y enfermedades, entre otros aspectos.

Mediante TAC se determinaron las características óseas de los tejidos duros y se hicieron mediciones de los huesos que componen la cavidad oral

A cada momia se le realizó un TAC para obtener cortes o secciones y obtener una visión 3D. Así se determinaron las características óseas de los tejidos duros y se hicieron mediciones de los huesos que componen la cavidad oral.

La Facultad de Odontología facilitó el tomógrafo Carestream CS 9300 para llevar a cabo dicho procedimiento, sin embargo, la posición en la que las momias están conservadas –generalmente con las manos cruzadas cerca al cuello y las piernas flexionadas-, complicó la toma de tomografías. En total, se obtuvieron cinco imágenes de muy buena calidad, que garantizaron la precisión del análisis.

Andrés Felipe Pérez Martínez, odontólogo de la U.N., explica que el uso de esta técnica permitió hacer un análisis minucioso de las paleopatologías de estas poblaciones.

.

Enfermedades dentales

Se encontró que la enfermedad periodontal, es decir, la inflamación de las encías que ocasiona daños en los tejidos de soporte de los dientes; fue una de las patologías a nivel oral que más afectaron a estas poblaciones prehispánicas.

A esta se sumó la presencia de caries por el consumo de maíz. Durante la época de los cazadores y recolectores no había caries, ya que consumían alimentos como tubérculos y raíces. Luego hacia 2500 a.C., iniciaron las prácticas agrícolas, la fermentación, el azúcar y los carbohidratos del maíz ocasionaron esta enfermedad en los tejidos dentales.

Con las prácticas agrícolas, la fermentación, el azúcar y los carbohidratos del maíz comenzaron las caries en los tejidos dentales

Además, el maíz era sometido a un proceso de molienda que podía dejar esquirlas, estas eran masticadas por los pobladores y les producía debilitación en los dientes.

La complicación de las caries produce abscesos dentales, que también fueron encontrados por los investigadores de la U.N. en las momias analizadas. “Cuando la infección llega a la pulpa del diente producto de caries, desgaste severo o fracturas, se producen los abscesos. La infección se disemina por el ápice del diente a la zona periapical producto de la necrosis de la pulpa”, detalla el odontólogo Pérez.

.

Técnicas de imagen y cooperación interdisciplinar

El uso de estas técnicas imagenológicas también permitió saber si la pérdida dental se había dado posmortem o antemortem (después o antes de morir), así como calcular la edad que tenían las momias usando el grado de desgaste dental en los adultos. Vale destacar que hasta el momento en el país no se había usado el TAC para analizar este tipo de restos prehispánicos.

Hasta el momento en el país no se había usado el TAC para analizar este tipo de restos prehispánicos

.

El siguiente paso en la investigación, agrega la docente Vargas, es formular un proyecto interdisciplinar e interuniversitario con el objetivo de documentar las prácticas funerarias y las condiciones de vida de las momias de Colombia, desde el punto de vista de la paleoantropología, la paleopatología dental y la paleogenética.

Para esto se realizará el análisis de las momias hispánicas que se encuentran en el Laboratorio de Antropología Física de la U.N. y además se llevarán a cabo salidas de campo, con el fin de recuperar otros cuerpos momificados en otros sitios como La Mesa de los Santos (Santander) y la Sierra Nevada del Cocuy (Boyacá).

.