“Reducción sobre la reducción” en cultura catalana.

El Cercle de Cultura reclama la“excepción cultural” para Cataluña

.

Xavier Marcé.

Por: Eva Serra e.serra@catalunyavanguardista.com

 

El Cercle de Cultura (Círculo de Cultura) es una entidad privada y asociativa, sin ningún vínculo con las administraciones, que nace con como un foro de debate y reflexión y observatorio para que la cultura tenga un papel más central en Cataluña.

Ayer, sus integrantes lanzaron un manifiesto alertando de la “reducción sobre la reducción” que el Gobierno catalán ha anunciado sobre los presupuestos para el sector cultural. En el mismo, solicitan una “excepción cultural” para Cataluña que, en su opinión “no alteraría de manera significativa el presupuesto global de la Generalitat”.

Asimismo, el próximo lunes 21 de marzo en la plaza dels Àngels de Barcelona está convocada una manifestacón contra dicho recorte bajo el lema No retalleu la cultura (No recortéis la cultura). Convocada inicialmente a través de Facebook, cuenta también con la adhesión de El Consejo Nacional de la Cultura y las Artes CoNCA, creado para gestionar la cultura en Cataluña imitando el modelo de los Arts Council británicos.

.

El manifiesto plantea un carácter reivindicativo y de excepción cultural ¿qué esperan conseguir y con qué apoyos reales cuentan?

El Cercle de Cultura es una entidad que analiza y debate el estado de la cultura y de las políticas culturales. No tiene una vocación reivindicativa, en el sentido estricto de la palabra porque no representa más que a sus socios en términos individuales. No buscamos apoyos, simplemente ponemos a disposición del Gobierno, el sector cultural y la opinión pública un análisis sobre la actual situación económica y cómo ésta afecta al sector cultural.

.

El conceller Mascarell fue uno de los impulsores del Cercle, ¿cómo ven ahora su postura tras los recortes?

Entendemos que el Conseller Mascarell está absolutamente cualificado para dirigir la política cultural del Govern. Le pedimos un esfuerzo para afrontar los cambios estructurales que necesita el sector para afrontar la crisis económica.

.

 

Rueda de prensa del Cercle de Cultura convocada ayer en Barcelona.

Ustedes reclaman el establecimiento de un nuevo marco jurídico y económico para el sector sugiriendo una prima fiscal que aumente el capital social de las empresas culturales. ¿Cómo podrían articularse ambas propuestas según su visión?

La mirada tradicional se ha fijado en lo que la economía puede aportar a la cultura, casi nunca en lo que la cultura aporta a la economía. Ubicar una parte importante de la actividad cultural en el marco de la economía productiva y especialmente dentro de los parámetros de la economía de los intangibles es imprescindible para que nuestra producción cultural  mejore sus actuales niveles de sostenibilidad y competitividad. Y ello requiere un nuevo marco jurídico y fiscal.

.

La transversalidad de la política cultural que reclaman pasa también por los departamentos de Enseñanza, Economía y Conocimiento y Empresa y Ocupación. ¿Creen que estas áreas podrían complementar dicho recorte?

No se trata de incrementar el presupuesto con aportaciones de otros Departamentos, sino de interactuar. La cultura no es un ámbito que pueda limitarse a la acción de un Departamento específico, es intrínsecamente transversal.

.

Desde el Cercle se apunta hacia la aprobación de una ley de financiación privada de la cultura a escala catalana, más allá de la Ley de Mecenazgo. ¿Qué escenario real sería preciso para llevarla a cabo?

Una ley de mecenazgo amplia y eficaz es una reivindicación histórica del sector cultural. Desde el Cercle entendemos que no es fácil la coexistencia de una política de desgravaciones fiscales (que es la base de toda ley de mecenazgo) con una política presupuestaria potente para la cultura. Por ello planteamos que la financiación de la cultura requiere de un planteamiento más complejo que tenga en cuenta ciertas especificidades del sector: estatuto del artista, inversiones en innovación, investigación, la valorización de ciertos bienes culturales como activos financieros (masters de películas por ejemplo), etc.

.

¿Cuál es la importancia de las herramientas de la propiedad intelectual en Cataluña para disponer de instrumentos propios?

Catalunya es un mercado cultural potente que genera importantes ingresos en concepto de propiedad intelectual y editorial. Así mismo es un país con importantes creadores y productores de contenidos. Señalamos que este escenario genera unas potencialidades económicas que no están suficientemente desarrolladas.

.

¿Cómo repercute el déficit de la innovación e investigación en las empresas del sector cultural y cómo dotarlas de mayores inversiones?

En el sector cultural las inversiones en investigación e innovación, a menudo son implícitas. La cuestión es que no se reconocen como tales y no comportan en consecuencia ningún tipo de estimulo o ventaja fiscal. Un trato adecuado permitiría a las empresas del sector ampliar capital social lo cual las fortalecería y las haría más competitivas.