Entrevista con el tutor sin pudor

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay

En nuestro país cuando un docente ve un problema con un alumno llama a los padres, pero muchos docentes, como en Estonia y Finlandia, primero hablo directamente con el estudiante. Éste, al ser tratado como un adulto, lo agradece. A posteriori, y si la situación lo requiere, se pide un encuentro con sus padres.

 

David Rabadà | Catalunya Vanguardista @DAVIDRABADA

El papel del tutor es sumamente importante en la educación de los alumnos. En el British School of Barcelona, con unos veintisiete alumnos por clase, y buenos resultados educativos, el tutor resulta la pieza fundamental en todo ello. Así me lo comentaba un día el director de entonces, el señor Josep Lluís González. En primer lugar, todos sus docentes ejercen de tutor quedando cada grupo con dos tutores. Ello ofrece mayor atención e iguala el trabajo entre los docentes. En segundo lugar, existen dos líneas de coordinación en el centro, una sobre los temarios que vigilan los jefes de departamento más un coordinador, y la otra sobre los tutores bajo otro coordinador.

En el sistema inglés, no se exige psicopedagogo alguno, es más, los temarios establecidos no van regidos por libros, sino que cada profesor debe responsabilizarse de trabajar su propio material

En todo ello, y en el sistema inglés, no se exige psicopedagogo alguno, es más, los temarios establecidos no van regidos por libros, sino que cada profesor debe responsabilizarse de trabajar su propio material con los escolares para que puedan pasar la reválida estatal. En tercer lugar, y durante las seis sesiones diarias de clase al día, se potencian todo tipo de actividades destinadas al debate, a la argumentación y a la exposición en público de los conocimientos adquiridos, todo ello para potenciar el criterio propio bajo hechos contrastables. En todo ello todos los profesores como tutores se comprometen en alto grado.

En cuarto lugar, hay programas de enriquecimiento en donde se crean grupos de debate y sesiones personales para potenciar todo lo anterior. En quinto lugar, el esfuerzo en todo ello, tanto en su formación interior y moral como en la adquisición de conocimientos, deviene clave para pasar las reválidas estatales que impone el modelo inglés. En sexto lugar, y para cada ciclo, existen una serie de actividades en instituciones caritativas para concienciar a los chavales de su necesaria solidaridad con la sociedad. En séptimo lugar, se ejecutan acciones inclusivas para aquellos alumnos con mayor capacidad para que no se aburran en la clase normal. A cambio se ofrece refuerzo extraescolar a quienes tienen mayor dificultad.

Y, por último, todos los puntos anteriores se hallan bajo la atenta mirada del tutor de cada subgrupo, del coordinador de los tutores y del mismo director. Al final los alumnos de este centro terminan con el título de la ESO española y el de la IGCSE británica bajo una educación holística entre un extenso crecimiento interior, moral y crítico más un gran cúmulo de conocimientos y capacidad de contraste en los mismos.

Dicho todo lo anterior es muy importante la figura del tutor y cabe indicar que una entrevista entre éste y sus padres permite conocer mejor al estudiante.

–          Yo poco sé de su hijosólo lo tengo en el aulaUsted, que lo ha criado desde bebé, me puede decir mucho más y yo quedaré encantado de escucharle.

Esta postura docente relaja a los progenitores que a menudo esperan oír lo mal que va su hijo, es decir, ésta es una buena forma de romper el hielo y ceder protagonismo a los padres que temen lo peor si se les convocó a una entrevista. De hecho, a todos nos gusta más ser escuchados que recibir sermones. Y en ello cabe analizar si estos padres justifican a su hijo, exigen explicaciones, o simplemente cuentan la verdad. En todo ello cabe no anticiparse a ellos para no añadir tensión a la conversación. Mejor releer lo anotado de su hijo y ver si coincide o no con lo que ellos están detallando. Si ambos estamos de acuerdo, genial. En caso contrario, argumentar, escuchar y pedir más informaciones sobre el benjamín para mejorar y resolver los problemas del púber. Así cabe buscar unos acuerdos llevaderos por ambas partes con la consigna de, les voy a ayudar, pero ustedes también a su hijo y a mi.

Desgraciadamente, y algunas veces, ambas partes insisten en su postura y no aparece el acercamiento de pareceres. Eso ocurre cuando unos padres niegan lo que todo el claustro de profesores observó de su hijo. ¿Qué hacer entonces? Pues poca cosa. A lo sumo dejar que hablen y que hablen hasta que cometan una contradicción. En ese momento aparece la vía de acuerdo ya que el obtuso desveló su propio error dando la razón al otro. En fin, paciencia y a esperar la paradoja del otro. 

–          A mi hijo se le presiona demasiado – espetaba un padre de un alumno muy holgazán, aunque al progresar la entrevista se le escapó que… – ¿cómo va a ponerse las pilas con los pocos informes que emitís sobre él? – algo falso y que paradójicamente exigía más presión sobre el escolar.

Pixabay

Cuando una de las partes comete una incoherencia cede la razón al otro y obviamente si se quiere que haya más presión sobre un adolescente han de existir informes y denuncias. Pero hay otra forma de resolver pugnas de este estilo, preguntar sin juzgar. Es lo que hacen algunos psicólogos con sus pacientes. En tal caso hay que intercalar inquisiciones indirectas sin sentenciar a los padres, sólo pidiendo informaciones para conducir la conversación hasta que vean su paradoja. Es una manera de ofrecer salidas sin imposiciones. Si responden con sinceridad se ven los errores y hasta se enuncian soluciones sin uno darse cuenta.

–          ¿Cree usted que Oriol debería estar más controlado? – inquirió un tutor a una madre sin acusar a nadie de nada.

–          Sí, creo que sí. Quizás le hemos dado demasiada libertad. 

El objetivo final de toda entrevista debe ser construir un frente común entre escuela y familia para educar bien. Si los adolescentes detectan nuestras fisuras aprenden pronto a manipularnos.

Este artículo forma parte de una serie titulada “Fracaso escolar o fracaso político“, a cargo de nuestro colaborador, David Rabadà.

Entrega anterior: ¿Cómo ser un buen docente y no morir en el intento? (45)

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.