EPOC y envejecimiento precoz del sistema inmunológico

EPOC. Imagen: UGR.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica provoca el envejecimiento precoz del sistema inmunitario

 

Una investigación realizada en la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP), en Brasil, y publicada en la revista Immunity & Ageing ubica a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) entre las dolencias que derivan en un envejecimiento precoz del sistema inmunológico. Este hallazgo puede erigirse en un camino con miras a explicar el motivo por el cual las personas que padecen esta enfermedad exhiben una menor respuesta a las vacunas y son más susceptibles a ser acometidas por procesos infecciosos, por ejemplo.

 

AGENCIA FAPESP/DICYT

Los investigadores llegaron a la conclusión de que los pacientes con EPOC exhiben un conjunto de alteraciones ligadas al envejecimiento celular, un proceso denominado inmunosenescencia, que afecta a los linfocitos T CD4+ y CD8+, con el consiguiente deterioro de la respuesta inmunológica.

Para la realización de este estudio fueron reclutadas 92 personas, que quedaron distribuidas en cuatro grupos: pacientes con EPOC, fumadores sin evidencias de enfermedad pulmonar, ancianos sanos y adultos jóvenes. Los científicos analizaron siete marcadores asociados a la diferenciación tardía, la senescencia y el agotamiento celular en cada uno de esos grupos. Y determinaron que los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica poseen células que expresan una gama completa de fenotipos senescentes o agotados coincidente con las características del envejecimiento prematuro del sistema inmunológico.

La EPOC es una enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por la obstrucción del flujo aéreo y que es comúnmente inducida por el humo del cigarrillo y por la polución atmosférica

La EPOC es una enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por la obstrucción del flujo aéreo y que es comúnmente inducida por el humo del cigarrillo y por la polución atmosférica. Afecta a alrededor de 64 millones de personas en el mundo, de acuerdo con una estimación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de las cuales aproximadamente 6 millones viven en Brasil, y entre estas, el 60 % de los casos correspondería a fumadores o exfumadores.

“Con el aumento de la población de la tercera edad, la comprensión de los mecanismos implicados en la inmunosenescencia se vuelve importante en diversos sentidos. El hecho de saber cómo actuar con el organismo de esas personas, más propensas a padecer cánceres e infecciones y con menor respuesta a la acción de las vacunas, puede abrir caminos en la búsqueda de un mejor funcionamiento del sistema inmunológico. Este trabajo ayuda a entender qué sucede y dónde es posible intentar intervenir”, explica el profesor Gil Benard, del Laboratorio de Dermatología e Inmunodeficiencias de la FM-USP y supervisor del estudio, que contó con el apoyo de la FAPESP.

Juliana Ruiz Fernandes, la primera autora de la investigación, que es el resultado de su doctorado, explica que, al comparar datos de personas de la misma edad, surge que las que padecían EPOC experimentaron un acelerado envejecimiento de los linfocitos T. “El fenotipo de esas células en esos individuos parece más viejo al comparárselo con el de quienes no padecen ese proceso inflamatorio crónico”, dice Ruiz Fernandes.

La EPOC terminó interfiriendo más en los pacientes que la edad, y afectó drásticamente al sistema inmunitario

En tanto, en el grupo de los fumadores, los resultados sugieren que el tabaquismo crónico entre moderado e intenso no aceleró el ritmo de la inmunosenescencia en comparación con los ancianos sanos. “La EPOC terminó interfiriendo más en los pacientes que la edad, y afectó drásticamente al sistema inmunitario”, añade la doctoranda Thalyta Nery Carvalho Pinto, también autora del artículo.

En su tesina de maestría, en 2016, Ruiz Fernandes había demostrado el efecto de los ejercicios físicos sobre la respuesta inmune de los pacientes con EPOC, y arribó a la conclusión de que el programa de rehabilitación fue capaz de desacelerar algunos parámetros de la senescencia celular y de mejorar la respuesta inmunológica de los linfocitos.

En ese entonces, los resultados ya sugerían que los individuos que padecían la enfermedad exhibían una mayor proporción de células con perfil de agotamiento y una menor capacidad funcional. “Ahora hemos intentado entender los tipos celulares implicados en la EPOC y en los ancianos”, dice la investigadora.

 

Para entender

La inmunosenescencia tiene por impronta la disminución del total de linfocitos T jóvenes (a los que los científicos denominan naïve) y el aumento de los linfocitos de memoria, que poseen tres dinámicas de fase durante la vida humana.

La primera se caracteriza por un pool de células jóvenes, que en el transcurso del tiempo se convierten en células de memoria como respuesta a la estimulación con antígenos específicos. La segunda fase (denominada homeostasis de memoria) se caracteriza por la circulación de células T de memoria, que llegan a una meseta y así se mantienen durante la vida adulta. En la tercera etapa, tras un largo período de estabilidad, la frecuencia y la funcionalidad de los linfocitos T de memoria se alteran, y aumenta así la susceptibilidad a las infecciones causadas por la desregulación inmunológica como parte del declive fisiológico.

Ahora, con una muestra de individuos distinta a la anterior, el grupo de científicos está estudiando cómo es la respuesta de los linfocitos del tipo B en los pacientes con EPOC

En el referido trabajo, los investigadores detectaron un “desorden” en ese ciclo del sistema inmunitario en los pacientes con EPOC. Estos exhibieron no solamente un pool reducido de células naïve disponibles para respuestas inmunes, sino también y paradójicamente, fracciones aumentadas de esas células con características de diferenciación, senescencia o agotamiento cuando se los comparó con los ancianos sanos y con los fumadores.

“Vimos también que la inmunosenescencia y las alteraciones registradas en los individuos con EPOC son más acentuadas en los linfocitos T CD8+, que actúan como una especie de ‘soldados’ encargados de ejecutar la respuesta inmune en el organismo humano”, afirma Benard.

Ahora, con una muestra de individuos distinta a la anterior, el grupo de científicos está estudiando cómo es la respuesta de los linfocitos del tipo B en los pacientes con EPOC. Los investigadores procuran también evaluar de qué manera esas personas están respondiendo a la vacuna contra el COVID-19.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.