“Es hora de descubrir qué hay más allá”

El experimento NEAR ve su primera luz / ESO

El instrumento NEAR está diseñado para la búsqueda de exoplanetas en nuestro sistema estelar vecino, Alfa Centauri, dentro de las “zonas habitables” de sus dos estrellas similares al Sol, donde el agua podría existir potencialmente en forma líquida.

 

ESO / Breakthrough Watch, el programa astronómico global que busca planetas como la Tierra alrededor de estrellas cercanas, y el Observatorio Europeo Austral (ESO), la organización astronómica intergubernamental más importante de Europa, anunciaron hoy la “primera luz” en un instrumento recién construido que buscará planetas y que está instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en el desierto de Atacama, en Chile.

El instrumento está diseñado para la búsqueda de exoplanetas en nuestro sistema estelar vecino, Alfa Centauri

El instrumento, llamado NEAR (Near Earths in the AlphaCen Region, tierras cercanas en la región AlfaCen), está diseñado para la búsqueda de exoplanetas en nuestro sistema estelar vecino, Alfa Centauri, dentro de las “zonas habitables” de sus dos estrellas similares al Sol, donde el agua podría existir potencialmente en forma líquida. Se ha desarrollado en los últimos tres años y fue construido en colaboración con la Universidad de Uppsala (Suecia), la Universidad de Lieja (Bélgica), el Instituto Tecnológico de California (EE.UU.) y el Kampf Telescope Optics de Múnich (Alemania).

Desde el 23 de mayo, astrónomos de ESO han utilizado el VLT (Very Large Telescope) de ESO para llevar a cabo una observación de diez días con el fin de establecer la presencia o ausencia de uno o más planetas en el sistema de la estrella. Las observaciones concluyen, hoy 11 de junio. Los planetas del sistema (de dos veces el tamaño de la Tierra o más grandes), serían detectables con esta instrumentación mejorada. El rango entre el infrarrojo cercano y el infrarrojo térmico es importante ya que corresponde al calor emitido por un candidato a planeta y permite así a los astrónomos determinar si la temperatura del planeta permite la existencia de agua líquida.

Alfa Centauri es el sistema estelar más cercano a nuestro Sistema Solar, a 4,37 años luz de distancia (más de 40 billones de kilómetros)

Alfa Centauri es el sistema estelar más cercano a nuestro Sistema Solar, a 4,37 años luz de distancia (más de 40 billones de kilómetros). Consiste en dos estrellas similares al Sol, Alfa Centauri A y B, más Próxima Centauri, una estrella enana roja. Actualmente sabemos poco de los sistemas planetarios de Alfa Centauri. En 2016, utilizando instrumentos de ESO, un equipo descubrió un planeta similar a la Tierra orbitando alrededor de Próxima Centauri. Pero Alfa Centauri A y B siguen siendo grandes desconocidas; no está clara la estabilidad de este tipo de sistemas de estrellas binarias para planetas como la Tierra, y la forma más prometedora de establecer si existen alrededor de estas estrellas cercanas es intentar observarlos.

 

Como una polilla a decenas de kilómetros

Sin embargo, obtener imágenes de estos planetas es un desafío técnico importante, ya que la luz de las estrellas que se refleja en ellos generalmente es miles de millones de veces más débil que la luz que nos llega directamente de sus estrellas anfitrionas; resolver un pequeño planeta cerca de su estrella a una distancia de varios años luz se ha comparado con poder localizar una polilla que vuela alrededor de una farola situada a decenas de kilómetros de distancia.

Para resolver este problema, en 2016 Breakthrough Watch y ESO pusieron en marcha una colaboración para construir un instrumento especial, un coronógrafo en el infrarrojo térmico, diseñado para bloquear la mayoría de la luz proveniente de las estrellas y optimizado para captar, más que la pequeña cantidad de luz reflejada de la estrella, la luz infrarroja emitida por la superficie caliente de un planeta.

El coronógrafo crea una especie de eclipse artificial de la estrella seleccionada, bloqueando su luz y permitiendo la detección de objetos cercanos mucho más débiles

Igual que los objetos cercanos al Sol (normalmente ocultos por su resplandor) pueden verse durante un eclipse total, el coronógrafo crea una especie de eclipse artificial de la estrella seleccionada, bloqueando su luz y permitiendo la detección de objetos cercanos mucho más débiles. Esto marca un importante avance en las capacidades de observación.

El coronógrafo se ha instalado en uno de los cuatro telescopios de 8 metros del VLT, actualizando y modificando un instrumento existente llamado VISIR, con el fin de optimizar su sensibilidad a longitudes de onda infrarrojas asociadas con exoplanetas potencialmente habitables. Por lo tanto, será capaz de buscar firmas de calor similares a las de la Tierra, que absorbe la energía del Sol y emite en el rango de longitud de onda del infrarrojo térmico.

NEAR modifica al instrumento VISIR combinando varios logros de vanguardia en ingeniería astronómicas, y lo hace en tres aspectos: en primer lugar, adapta el instrumento a la coronografía, lo que le permite reducir drásticamente la luz de la estrella objeto de estudio y revelar las firmas de potenciales planetas terrestres; en segundo lugar, utiliza una técnica llamada óptica adaptativa para deformar estratégicamente el espejo secundario del telescopio, compensando el desenfoque producido por la atmósfera terrestre; en tercer lugar, emplea novedosas estrategias de basculación (chopping en inglés) que también reducen el ruido y potencialmente permiten que el instrumento cambie rápidamente entre las estrellas estudiadas (cada 100 milisegundos) maximizando el tiempo de telescopio disponible.

Si hay planetas como la Tierra alrededor de Alfa Centauri A y B, será una gran noticia para todos en nuestro planeta

Pete Worden, Director Ejecutivo de Breakthrough Initiatives, afirmó: “Estamos encantados de colaborar con ESO en el diseño, construcción, instalación y ahora utilización de este nuevo e innovador instrumento. Si hay planetas como la Tierra alrededor de Alfa Centauri A y B, será una gran noticia para todos en nuestro planeta”.

“ESO está encantado de poder aportar su experiencia, su infraestructura ya existente y el tiempo de observación del VLT (Very Large Telescope) al proyecto NEAR”, comentó el director del proyecto por parte de ESO, Robin Arsenault.

“Es una gran oportunidad, ya que (además de sus propios objetivos científicos) el experimento NEAR también es pionero para abrir el camino a futuros instrumentos buscadores de planetas destinados al próximo ELT (Extremely Large Telescope)”, añadió Markus Kasper, Responsable científico de ESO en el proyecto NEAR.

Cruzamos los dedos y esperamos que haya un gran planeta habitable orbitando Alfa Cen A o B”, comenta Olivier Guyon

“NEAR es el primer y (por el momento) único proyecto que podría obtener imágenes directas de un exoplaneta habitable. Marca un hito importante. Cruzamos los dedos y esperamos que haya un gran planeta habitable orbitando Alfa Cen A o B”, comenta Olivier Guyon, responsable científico de Breakthrough Watch.

Para Yuri Milner, fundador de Breakthrough Initiatives, “Los seres humanos son exploradores por naturaleza. Es hora de descubrir qué hay más allá, y este telescopio nos ayudará a hacerlo”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí