Fotografía: Juan Manuel Serrano

Un experto denuncia que en España no se ha cumplido la normativa antisísmica en construcciones recientes

.

Santander / El ingeniero alemán Lutz Hermanns, investigador del Centro de Modelado en Ingeniería Mecánica (CEMIM), ha participado en el curso Ingeniería sísmica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con una importante crítica a la aplicación práctica de las regulaciones sobre construcciones sismorresistentes. “Una norma es muy bonita, pero hay que cumplirla para conseguir su objetivo”, ha llegado a decir.

El llamado Eurocódigo 8 es una norma europea redactada por el Comité Europeo de Normalización (CEN) para regular el diseño sísmico en la edificación de estructuras. En palabras de Hermanns, “trata de minimizar diferencias y evitar saltos entre fronteras”. Sin embargo, al ser de carácter voluntario, los países están implantándola paulatinamente, a diferentes ritmos y con diferentes matices (los denominados ‘Parámetros de determinación nacional’). Por ello, el experto alemán opina que “en algún caso esa estandarización no se ha logrado del todo”.

“Si uno mira lo que se ha construido en España hace cinco años y coge la normativa vigente se da cuenta de que muchas cosas no se cumplen, y no pasa nada”

Países como Irlanda funcionan a día de hoy sólo con el Eurocódigo, otros como Alemania se acercan a esa meta y algunos como España “aún no hemos llegado a esa transición”, y siguen rigiéndose principalmente por las normativas nacionales. Respecto a nuestro país ha comentado: “Si uno mira lo que se ha construido en España hace cinco años y coge la normativa vigente se da cuenta de que muchas cosas no se cumplen, y no pasa nada”.

A juicio de Hermanns, debemos implantar firmemente estas medidas “para poder trabajar en el extranjero”, ya que “incluso en Arabia Saudí, las obras de gran envergadura utilizan estos códigos, y conocerlos puede dar la ventaja clave a los especialistas a la hora de encontrar trabajo”.

Por su parte, Eduardo Cansado Carvalho, presidente del Comité del Eurocódigo 8, ha explicado cómo se quiere llevar a cabo la implantación de la siguiente generación de Eurocódigos, “que no dejan de ser una remodelación y ampliación de los ya existentes que la Comisión Europea irá desarrollando paso a paso”.

Algunas de las principales características de los nuevos códigos van a ser la inclusión de revisiones periódicas cada cinco años, los periodos de estabilidad para permitir a los usuarios acostumbrarse a su utilización, el intento de simplificar su lectura y uso y la reducción de los mencionados ‘Parámetros de determinación nacional’. Esto es, según Cansado, “muy importante, también en lo económico y lo político”, por lo que ha determinado que los principios en los que haya consenso “deberían ser obligatorios”.