Anualmente, debe establecerse la base de cálculo, de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 8/2008, de 11 de enero (BOE de 24 de enero), por el que se regula la prestación económica por razón de necesidad a favor de los españoles residentes en el exterior y los retornados.

La prestación por razón de necesidad se revaloriza un 2,3% para 2011

.

Anna-Terrón_editedX. Nogué / Como parte de su plan de ajuste, el Gobierno ha decidido congelar las pensiones contributivas el próximo año, lo que significa que éstas no subirán más allá de la compensación resultante de la desviación de los precios durante el año 2010. El incremento de las pensiones mínimas y no contributivas se cifra para el año 2011 en un 1% de revalorización más el 1,3% de la desviación del IPC (Índice de Precios al Consumo).

La prestación por razón de necesidad tiene como referencia directa las pensiones no contributivas que perciben los españoles que residen en nuestro país, ya que tienen el mismo objeto. De ahí que se tenga en cuenta cada año la revalorización que se haga de las mismas para fijar los incrementos de la prestación por razón de necesidad.

Anualmente, debe establecerse la base de cálculo, de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 8/2008, de 11 de enero (BOE de 24 de enero), por el que se regula la prestación económica por razón de necesidad a favor de los españoles residentes en el exterior y los retornados. La base de cálculo es el límite máximo de ingresos que se establece en cada país para acceder a las prestaciones económicas por razón de necesidad y, a la vez, es el importe máximo anual reconocido en caso de ausencia total de ingresos.

Para determinar la base de cálculo, se tienen en cuenta los indicadores económicos y de protección social del país de referencia. El importe de cada una de las bases de cálculo debe hacerse en consonancia con los datos económicos de los países de residencia y teniendo en cuenta en todo caso los ingresos declarados en 2010 por los beneficiarios. La renta per cápita, el salario mínimo interprofesional, el salario medio de un trabajador por cuenta ajena, así como la pensión mínima de carácter contributivo son considerados referencia fundamental para determinar el importe de las bases de cálculo en cada país.

A pesar de trabajar con un presupuesto más ajustado, el objetivo de la Dirección General de Ciudadanía Española en el Exterior es el de consolidar el importe percibido en términos de moneda euro para los beneficiarios, lo que ha supuesto en muchos casos un incremento de la prestación en moneda local.

Las estimaciones presupuestarias se han realizado teniendo en cuenta el total de solicitudes presentadas hasta el 30 de noviembre de 2010, fecha límite para la renovación del derecho. El número de solicitudes es inferior al número de beneficiarios de las prestaciones durante el año 2010, consecuencia de circunstancias tales como el fallecimiento, el retorno a España de los perceptores o el incremento de sus ingresos personales.

La realidad socioeconómica de algunos de estos países hace que, pese a los incrementos en la base de cálculo para 2011, disminuyan algunos de los beneficiarios al declarar en sus solicitudes unos ingresos más elevados, consecuencia del mayor grado de protección social de los países de residencia.

Según los últimos datos económicos de este año facilitados por las Consejerías y Secciones de Trabajo e Inmigración, se constata que en algunos de los países se ha producido un incremento en los parámetros aludidos, sobre todo el referido al salario mínimo. En este sentido, se aprecia un aumento considerable de los parámetros relativos a las pensiones mínimas y los salarios mínimos en países como Argentina y Venezuela, donde reside la mayoría de los beneficiarios de las prestaciones por razón de necesidad.