Estudio sobre la ansiedad sin tratamiento

Por primera vez un estudio describe el vacío en los tratamientos de ansiedad en todo el mundo /Imagen: Pixabay

Sólo 1 de cada 10 pacientes con trastornos de ansiedad reciben el tratamiento adecuado

.

Lo revela un estudio internacional coordinado por el Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mediques (IMIM) y publicado en la revista “Depression and Anxiety”. El estudio abarca 21 países en 5 continentes. Los resultados, obtenidos en una muestra de 51.547 encuestados, sugieren la necesidad de mejorar el reconocimiento de los trastornos de ansiedad y la calidad de su tratamiento.

.

IMIM.  El director del programa de epidemiología y salud pública del IMIM e investigador del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP), Jordi Alonso, ha dirigido por encargo de la World Mental Health un estudio internacional para evaluar la idoneidad del tratamiento que reciben los trastornos de ansiedad en todo el mundo. El resultado, obtenido en una muestra de más de 51.500 individuos de 21 países diferentes, revela que la prevalencia de la ansiedad es del 10%. De estos, sólo 27,6% recibió algún tipo de tratamiento y sólo en el 9,8% de los casos se considera que era el correcto. Es la primera vez que un estudio describe el vacío en el tratamiento de los trastornos de ansiedad en todo el mundo.

El estudio realizado entre 51.500 personas de 21 países revela que la prevalencia de la ansiedad es de un 10%

El investigador principal, Jordi Alonso, dijo que “se estima que los trastornos de ansiedad afectan a cerca del 10% de la población mundial. Son enfermedades que tienden a la crónica, la co-morbilidad y están asociadas con una discapacidad significativa. Si añadimos que esto supuso un coste de 74,4 mil millones euros a lo largo del año 2010 en un conjunto de 30 países de la Unión Europea, nos enfrentamos a un importante problema de salud pública”.

Existe una gran variabilidad entre los países en relación con la frecuencia de la afectación. Se estima que los trastornos de ansiedad afectan al 5,3% de la población en entornos africanos, mientras que lo hace en un 10,4% en los ambientes europeos. Se debe tener en cuenta también que algunos desordenes de ansiedad, particularmente fobias, ansiedad social y ansiedad de la separación, aparecen en una edad muy temprana (de 5 a 10 años de edad), mientras que otras patologías tales como el desorden generalizado de ansiedad, el desorden de pánico y el desorden de tensión post-traumático tienden a aparecer entre los  24 y los 50 años, y tienen una variación transnacional mucho más amplia.

“Se considera un tratamiento apropiado para un trastorno de ansiedad de 12 meses de evolución, aquel que incluye ya sea un tratamiento farmacológico con al menos cuatro visitas a un médico o un tratamiento psicoterapéutico que incluya al menos 8 visitas. El tratamiento adecuado de esta patología impediría la perpetuación de este trastorno y disminuiría la comorbilidad con otras enfermedades mentales o físicas como la depresión, por ejemplo “, explicó el Dr. Víctor Pérez, director del Instituto de Psiquiatría y Adicción del Hospital del Mar.

Los factores que influyen en la falta de un tratamiento adecuado son que no se percibe la necesidad de tratar la ansiedad, su elevado coste y el estigma social

La baja proporción de pacientes que reciben un tratamiento adecuado para el trastorno de ansiedad está motivada por diferentes factores. En muchos casos no se percibe la necesidad de atención, ni del sistema de salud ni del paciente. De hecho, las personas con ansiedad perciben sólo en el 41,3% de los casos la necesidad de recibir tratamiento, y cuando la ansiedad se combina con otro tipo de trastorno, el porcentaje se reduce a 26,3%. A esto se suman las mismas debilidades del sistema estructural y de salud, el coste del tratamiento y el estigma que perciben las personas que experimentan estos trastornos, que limitan el tratamiento. Incluso en países con altos ingresos, sólo un tercio de los individuos con trastornos de ansiedad reciben tratamiento, a excepción de los Estados Unidos, donde los índices de tratamiento son considerablemente más altos.

“Se debe promover la alfabetización sanitaria y la sensibilización en los países con poca percepción de necesidad, por lo general países de ingresos medios y/o bajos, así como reducir la variabilidad que se asocia con el nivel de renta e ingresos del país. Es importante alentar a los proveedores de salud a seguir las pautas clínicas con el fin de mejorar la calidad del tratamiento de los trastornos de ansiedad  “concluye Jordi Alonso.

.

Referencia bibliográfica: 
Jordi Alonso, Zhaorui Liu, Sara Evans-Lacko, Ekaterina Sadikova, Nancy Sampson7 Somnath Chatterji, Jibril Abdulmalik, Sergio Aguilar-Gaxiola, Ali Al-Hamzawi, Laura H. Andrade, Ronny Bruffaerts, Graça Cardoso, Alfredo Cia, Silvia Florescu, Giovanni de Girolamo, Oye Gureje, Josep M. Haro Yanling He, Peter de Jonge, Elie G. Karam,  Norito Kawakami,Viviane Kovess-Masfety, Sing Lee, Daphna Levinson, Maria Elena Medina-Mora, Fernando Navarro-Mateu, Beth-Ellen Pennell, Marina Piazza, José Posada-Villa, Margreet ten Have, Zahari Zarkov, Ronald C. Kessler, Graham Thornicroft On behalf of theWHOWorld Mental Health Survey Collaborators. Treatment gap for anxiety disorders is global: Results of the WorldMental Health Surveys in 21 countries. Depress Anxiety 2018.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí