Estudio sobre el turismo cinematográfico

Se muestran convencidos los autores de este estudio de que el turismo y el cine son dos actividades que han estado ligadas desde siempre / UGR

La UGR publica un estudio sobre la demanda de turismo cinematográfico

.

La organización de festivales culturales en general, y de cine en particular, viene adquiriendo en los últimos años especial importancia, tanto a la hora de mejorar el nivel y acceso a la cultura de la población local, como para contribuir a desarrollar el turismo.

.

UGR / “La demanda de turismo cinematográfico de festivales. El caso del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva” es el título del estudio realizado por los profesores del Departamento de Economía General y Estadística de la Universidad de Huelva David Flores Ruiz, Celia Sánchez López, y María de la O Barroso González, que ha visto la luz en el volumen 56, n.º 2, de “Cuadernos Geográficos”, que publica la UGR.

Este trabajo de investigación pretende, según los autores, “caracterizar a la demanda de turismo cinematográfico y de festivales de cine, prestando especial atención a la del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva (España), diferenciándola de la demanda de la población local, con objeto de mejorar la organización y gestión de este evento, adaptándolo a las necesidades de la población local y de los visitantes”.

.

Turismo y cine

Se muestran convencidos los autores de este estudio de que el turismo y el cine son dos actividades que han estado ligadas desde siempre. No en vano, el cine, al igual que el turismo, permite “acercar” al espectador a nuevos lugares, descubrir nuevos rincones e inducirle a visitarlos y conocerlos. De tal forma que, en innumerables ocasiones, las imágenes cinematográficas han sido utilizadas con finalidades turísticas.

El perfil del visitante suele coincidir con el de “un varón, de mediana edad, trabajador, casado, con estudios altos (universitarios), no suele pagar la entrada, nivel de renta media-baja”

“Así  –señalan los autores del estudio–, ya en 1925 el gobierno español de entonces comunicó a todos los ayuntamientos, gobiernos civiles, cabildos, etc., que apoyaran a las empresas cinematográficas que confeccionaran películas industriales y de propaganda para su proyección en el extranjero (Sandoval Martín, 1998). Posteriormente, con la creación del Patronato Nacional de Turismo, este fomento, por provincias, se incrementaría aún más. Sin embargo, a pesar de ello, el turismo cinematográfico es un concepto relativamente nuevo, que apenas comienza a estudiarse desde diferentes ámbitos, como la Sociología, la Psicología, la Economía, etc.; y que los destinos turísticos empiezan a considerarlo entre sus estrategias de desarrollo a la hora de promocionarse y diversificar su oferta”.

Entre las conclusiones de este estudio, destaca que el perfil de la población local “es el de un colectivo que suele asistir los días laborales, se trata de una mujer joven, estudiante, soltera, con bajos niveles de ingresos, con estudios medios, que suele pagar entrada, fiel a otras ediciones y cuyas motivaciones de asistencia son genéricas (descansar, relajarse y disfrutar del ambiente del festival)”.

Sin embargo, el perfil del visitante suele coincidir con el de “un varón, de mediana edad, trabajador, casado, con estudios altos (universitarios), no suele pagar la entrada, nivel de renta media-baja, con un grado medio de repetición a ediciones anteriores, que suele acudir a otros festivales de cine y que asiste al festival y, por tanto, visita la ciudad de Huelva por motivos profesionales”. Se trata, pues, de un turista cinematográfico específico que suele acudir a este tipo de eventos por motivos profesionales y que considera que el festival tiene un importante potencial como atractivo turístico para la ciudad.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí