Sistemas de educación en Europa

La Comisión establece una estrategia para una educación en los Estados miembros

La Comisión ha adoptado hoy nuevas iniciativas en materia de educación escolar y superior, incluida una propuesta de seguimiento de los titulados, para ayudar a los Estados miembros a recopilar información sobre lo que hacen los titulados después de sus estudios.

.

Fuente: Comisión Europea

El objetivo general de estas iniciativas es ayudar a los Estados miembros a proporcionar una educación inclusiva y de gran calidad para todos los jóvenes a través de una serie de acciones concretas, a fin de que adquieran los conocimientos y las capacidades que necesitan para participar plenamente en la sociedad, de que puedan responder a las nuevas oportunidades y los nuevos retos creados, por ejemplo, por la mundialización y el cambio tecnológico, y de que puedan adaptar su educación a las necesidades del mercado de trabajo.

El objetivo general de estas iniciativas es ayudar a los Estados miembros a proporcionar “una educación inclusiva y de gran calidad para todos los jóvenes”

En palabras de Jyrki Katainen, vicepresidente responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad: «El capital humano es la única ventaja competitiva duradera de Europa. Una educación de gran calidad accesible para todos es esencial para el futuro de Europa, y es la piedra angular de unas sociedades abiertas y prósperas. Se trata de un elemento clave para ayudar a los jóvenes a enfrentarse a los retos de la vida. El paquete de hoy se centra en la juventud europea y en la modernización de la educación. Abarca desde la educación y los cuidados de la primera infancia, pasando por la escuela, hasta la educación superior y profesional, así como la formación, sentando las bases del aprendizaje continuo a lo largo de la vida de una persona.»

Tibor Navracsics, comisario europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, ha declarado: «Con una buena educación se establecen las bases para el desarrollo personal y la ciudadanía activa. Es el punto de partida para una carrera profesional de éxito y la mejor protección contra el desempleo y la pobreza. Pero, para que las personas y las sociedades recojan estos frutos, necesitamos unos sistemas de educación de gran calidad en toda la UE. Las iniciativas descritas hoy y el apoyo que presta la UE ayudarán a los Estados miembros y a los proveedores de educación a tomar las medidas necesarias para mejorar las oportunidades de todos los jóvenes de Europa, contribuyendo de esta manera a construir unas sociedades justas y resilientes.»

Los jóvenes necesitan una amplia gama de competencias que les permitan desenvolverse en la vida, encontrar empleos que les satisfagan y convertirse en ciudadanos comprometidos, con independencia de su origen. La educación desempeña un papel fundamental al darles el mejor comienzo posible para lograrlo, pero es necesario actuar para mejorar la calidad y el rendimiento de los sistemas de educación en Europa, de manera que puedan estar a la altura de los cambios sociales y servir a todos los niños y jóvenes. Las decisiones en el ámbito de la educación se toman a nivel nacional y regional, pero la UE apoya a los Estados miembros en pleno respeto del principio de subsidiariedad.

En lo que respecta a las escuelas

Los datos empíricos de los Estados miembros muestran tres ámbitos en los que es necesario actuar y en los que la ayuda de la UE puede ayudar a abordar retos importantes:

  • Aumentar la calidad y el carácter inclusivo de las escuelas.
  • Apoyar a los profesores y los directores de escuela excelentes.
  • Mejorar la gobernanza de los sistemas de educación escolar.

La Comisión propone complementar las acciones emprendidas por los Estados miembros en estos tres ámbitos apoyando el aprendizaje mutuo, reforzando los datos empíricos sobre lo que funciona en educación y ofreciendo asistencia para las reformas nacionales a los Estados miembros que así lo deseen. Este apoyo incluye, por ejemplo, el fomento del desarrollo de competencias y del aprendizaje intercultural a través de asociaciones escolares y proyectos de movilidad y de hermanamiento electrónico en el marco de Erasmus +; el refuerzo del aprendizaje inter pares sobre las carreras y el desarrollo profesional de profesores y directores de escuelas; y la creación de un nuevo mecanismo de apoyo para ayudar a los Estados miembros que busquen ayuda en la concepción y la aplicación de las reformas de la educación.

.

La estrategia de educación superior renovada

Se basa en la agenda para la modernización de 2011. En la Comunicación adoptada hoy, la Comisión presenta sus planes para cuatro ámbitos clave:

  • Velar por que los titulados acaben la educación superior con el conjunto de capacidades que ellos y la economía moderna necesitan.
  • Crear unos sistemas de educación superior inclusivos.
  • Velar por que las instituciones de educación superior contribuyan a la innovación en el resto de la economía.
  • Apoyar a las instituciones de educación superior y los gobiernos para que utilicen de la mejor manera posible los recursos humanos y financieros disponibles.

Por último, para garantizar que la educación superior pueda contribuir a impulsar el crecimiento y la creación de empleo, las universidades deben adaptar los planes de estudios a las necesidades actuales y previstas de la economía y la sociedad, y los futuros estudiantes necesitan información actualizada y fidedigna que los ayude a decidir qué cursos eligen. Esta es la razón por la que la Comisión presenta paralelamente una propuesta de Recomendación del Consejo sobre el seguimiento de los titulados, como parte de la nueva Agenda de Capacidades para Europa, que incluirá a los titulados de los programas de educación y formación profesionales además de los titulados de educación superior. Esto alentará a las autoridades de los Estados miembros a mejorar la calidad y la disponibilidad de la información sobre la manera en que progresan en sus carreras o en la educación continua después de finalizar sus estudios.

La Comisión ha propuesto también hoy un presupuesto para los próximos tres años y una base jurídica específica para el Cuerpo Europeo de Solidaridad.

.