Eva Perón

Eva María Duarte "Evita" / Wikimedia

Tal día como hoy… 26 de julio de 1952 fallecía en Buenos Aires Eva Perón

 

El 26 de julio de 1952 fallecía en Buenos Aires (Argentina) a los 33 años de edad, víctima de un cáncer, Eva María Duarte, más conocida como Eva Perón o, simplemente, «Evita». Figura indiscutible del peronismo y líder carismática en vida, su prematura muerte dio paso al surgimiento del mito.

 

CV / De la pareja Perón/Evita llegó a decir el escritor Ezequiel Martínez Estrada que “En realidad, él era la mujer y ella el hombre”. Una frase sin duda de altos contenidos machistas y misóginos, pero que atendiendo a los tiempos que corrían, nos ofrece una idea ciertamente cabal de la popularidad y el prestigio que llegó a tener como lideresa de «los descamisados», y que al ser pronunciada por un antiperonista furibundo y con tono peyorativo, acaba resultando un elogio.

De la pareja Perón/Evita llegó a decir el escritor Ezequiel Martínez Estrada que “En realidad, él era la mujer y ella el hombre”

Del peronismo –oficialmente «justicialismo»- se ha dicho que hay que ser argentino para entenderlo, y ni aun así. Se le han visto similitudes y analogías con movimientos como el fascismo corporativista de Mussolini, con el PRI mexicano de su época, con los populismos, pero siempre ha llegado al poder democráticamente a través de unas elecciones democráticas. Ha sido perseguido por las dictaduras militares, pero con la paradoja de la colaboración de peronistas de extrema derecha exterminando a los de extrema izquierda.

Otro ilustre antiperonista, Jorge Luis Borges, dijo en cierta ocasión que “los peronistas no son ni buenos ni malos, son incorregibles”. Pero en los tiempos del primer mandato de Perón en Argentina, implantó el sufragio femenino y hubo más mujeres en el Parlamento que en cualquier otro país, y a través de su rama sindical suavizó enormemente las draconianas condiciones de trabajo de los obreros en los tiempos de la industrialización en Argentina y consolidó toda una serie de derechos sindicales inéditos en el continente americano, incluidos los Estados Unidos. A nada de esto fue ajena la acción de Evita.

Retrato oficial de Juan Domingo Perón junto a su esposa Eva, de Numa Ayrinhac, y exhibido en el Museo del Bicentenario, es el único oficial de un presidente argentino acompañado de la primera dama. / Wikimedia – Museo Casa Rosada

Eva María Duarte nació «oficialmente» el 7 de mayo de 1922 en Junín, al noroeste de la provincia de Buenos Aires, según obra en el Acta nº 728 del Registro Civil de dicha localidad. Ello no obstante, hay consenso entre los historiadores en que se trata de un documento falsificado por la propia Eva Perón cuando contrajo matrimonio con Juan Domingo Perón en 1945, según se ha comprobado por la partida de bautismo en los registros de la Capellanía Vicaria de Nuestra Señora del Pilar. Fue bautizada el  21 de noviembre de 1919, y había nacido un 7 de mayo, pero de tres años antes: 1919. La razón parece ser su condición de hija extramatrimonial de un hacendado y las terribles dificultades legales de los hijos naturales en aquellos tiempos; lo de los tres años de menos… en fin.

El hacendado murió cuando Evita tenía 7 años, quedando la familia de Evita –su madre y cinco hijos- sin cobertura económica alguna. Tras concluir los estudios primarios a los 15 años se trasladó a Buenos Aires y empezó a trabajar en papeles secundarios de actriz en obras de teatro y en algunas películas. Con el tiempo fue adquiriendo un cierto renombre, sobre todo por su participación en radionovelas. En 1943 participó en la fundación del primer sindicato de actores, la Asociación Radial Argentina, del que fue elegida presidenta. Al año siguiente conoció al coronel Perón, 24 años mayor que ella, en un acto en favor de los damnificados en un terremoto. Se casó con él en 1945 y participó activamente en su campaña electoral a la presidencia de Argentina en 1946, que acabó ganando.

Durante los seis años que duró su breve, pero fulgurante carrera política, nunca ocupó ningún cargo institucional, pero su actividad fue frenética

Durante los seis años que duró su breve, pero fulgurante carrera política, nunca ocupó ningún cargo institucional, pero su actividad fue frenética y se convirtió en la figura más popular y carismática de Argentina, por encima de su marido, el presidente. Su peculiar oratoria y su discurso radical enfervorizaban a las masas. Ella misma fundó el Partido Peronista Femenino, constituyéndolo como la tercera sección del partido peronista: la política, la sindical y la femenina. Todo esto le valió la oposición y el odio de los sectores más conservadores y tradicionalistas, incluso dentro del propio peronismo.

Fue propuesta por los sindicatos como candidata a la vicepresidencia en 1951, con Perón como candidato a la presidencia. Pero renunció, en parte debido a la enfermedad que la llevaría a la muerte al año siguiente, y en parte también por la hostilidad que generó entre varios sectores del propio peronismo. Ya enferma de gravedad, votó desde el hospital.

Evita votando en el hospital en 1951. Fue la primera vez que las mujeres votaron en las elecciones nacionales en Argentina. A tal efecto Evita recibió la Libreta Cívica N.º 00.000.001. / Wikimedia

Tras el golpe de estado militar que derrocó a Juan Domingo Perón, el cadáver de Evita fue secuestrado por los militares y enterrado clandestinamente. Era tal el odio que le tenían que incluso se destruyeron los bancos de sangre de la Fundación Eva Perón, con el pretexto de que era sangre «peronista». Finalmente, fue inhumado definitivamente en 1976 en el cementerio de La Recoleta de Buenos Aires, donde está desde entonces.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí