Extraño cangrejo fósil nueva pieza en el puzzle de la evolución

Diversidad de formas corporales entre los cangrejos, incluido el enigmático 'Callichimaera perplexa' (en el centro)/Arthur Anker & Javier Luque/Figure: Javier Luque, Yale University.

Se trata de ‘Callichimaera perplexa’, una nueva especie de 90-95 millones de años que presenta características únicas frente a otros artrópodos marinos.

 

DICYT – En un artículo publicado en la revista ‘Science Advances’, un equipo internacional de científicos ha anunciado el descubrimiento de una nueva especie de cangrejo fósil, ‘Callichimaera perplexa’, en Boyacá (Colombia) y Wyoming (Estados Unidos). Y no se trata de un descubrimiento más: este cangrejo añade una nueva rama al árbol de la vida de los artrópodos marinos.

La quimera: un monstruo mitológico con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de serpiente

La quimera: un monstruo mitológico con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de serpiente. Esto fue lo primero que se le vino a la mente a los paleontólogos que descubrieron a este nuevo y extraño fósil de cangrejo de 90-95 millones de años con características diferentes a las de los demás artrópodos marinos.

“Tenemos la idea de cómo es un cangrejo típico y estos nuevos fósiles rompen todas esas reglas”, explica Javier Luque, autor principal y paleontólogo postdoctoral en las universidades de Alberta y Yale. “Descubrimos un tesoro de cangrejos fósiles, docenas de ejemplares excepcionalmente conservados con ojos, antenas, músculos y órganos reproductivos”, agrega.

A veces es difícil reconstruir el árbol de la vida, que presenta un mapa de la evolución de los animales que conocemos hoy. Según los autores, la forma única del cuerpo de este fósil desafía la definición de cangrejo. Tiene ojos compuestos grandes, desprotegidos, un cuerpo pequeño y piezas bucales que parecen piernas. Sus grandes patas de remo son el registro más antiguo de adaptaciones de los cangrejos para nadar. “Este fósil desconcertante es como el ornitorrinco del mundo del cangrejo”, apunta Luque.

Según los autores, la forma única del cuerpo de este fósil desafía la definición de cangrejo

Los cangrejos fosilizados, recuperados de las montañas de los Andes en Colombia, alguna vez vivieron en un mar costero poco profundo durante el período Cretácico. Los investigadores recuperaron más de 70 especímenes, junto con cientos de otros crustáceos como camarones y langostas.

Si bien los fósiles no son más grandes que una moneda, Luque explica que su excepcional grado de conservación les permitió conocer todos los detalles. “Encontramos docenas de animales, desde pequeños ejemplares de crías hasta individuos maduros. Hemos podido reconstruirlos como si estuvieran viviendo ayer”.

Fósil de ‘Callichimaera perplexa’/Daniel Ocampo R., Vencejo Films

Al comparar especímenes de la nueva especie con todas las especies de cangrejo conocidas, el equipo descubrió varias características únicas. Los adultos tienen rasgos similares a las larvas de cangrejo. Esto sería como un humano adulto con los ojos desproporcionadamente grandes de un bebé, por ejemplo.

Revela una nueva rama en el árbol de la vida que nunca se ha visto antes, señala Carlos Jaramillo

Los investigadores encontraron machos y hembras y llegaron a la conclusión de que estaban viendo adultos, a pesar de que parecían tener muchas características de una etapa anterior de la vida. Este fenómeno de un adulto que conserva las características de una forma más joven se denomina pedomorfosis, una forma de saltar los pasos evolutivos para adaptarse a un nuevo entorno en menos generaciones. “Esto revela una nueva rama en el árbol de la vida que nunca se ha visto antes”, señala Carlos Jaramillo, del STRI.

 

Un modelo 3D listo para imprimir

Ese increíble grado de detalle incluso ha permitido a los investigadores crear un modelo 3D que está preparado para impresoras 3D. “Es común encontrar formas corporales novedosas en rocas más antiguas, por ejemplo del Paleozoico, cuando la vida estaba explotando en muchas formas nuevas”, agrega Luque. “Este descubrimiento, del Cretácico medio, ilustra que todavía hay muchos descubrimientos sorprendentes que realizar, especialmente en los trópicos”, concluye.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí