Falsas creencias sobre la dieta sin gluten

Las campañas han hecho creer que los productos sin gluten son una alternativa más saludable que los que lo contienen / UPF

No hay pruebas científicas que justifiquen que los adultos sanos sigan una dieta sin gluten

.

Concluye un análisis llevado a cabo para el proyecto Nutrimedia, un proyecto del Observatorio de la Comunicación Científica del Departamento de Comunicación, con la colaboración del Centro Cochrane Iberoamérica y con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

.

Las pruebas científicas disponibles son muy escasas y no respaldan el consumo de alimentos sin gluten por motivos de salud en adultos

UPF / Un análisis realizado en el marco del proyecto Nutrimedia concluye que es dudoso que los adultos sanos que siguen una dieta sin gluten obtengan algún beneficio para la salud. Este proyecto se está llevando a cabo en el Observatorio de la Comunicación Científica (OCC) del Departamento de Comunicación, con la colaboración del Centro Cochrane Iberoamérica y con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

La evaluación de la evidencia científica disponible para responder a la pregunta del público “¿Una dieta sin gluten es beneficiosa para la salud en adultos sanos?”, recibida en la sección Pregunta a Nutrimedia de la web, ha llevado a la conclusión de que las pruebas científicas disponibles son muy escasas y no respaldan el consumo de alimentos sin gluten por motivos de salud en adultos sin enfermedad celiaca ni alergias al gluten. El motivo es que apenas hay dos estudios que analicen esta cuestión; además, estos estudios son de tipo observacional, tienen una calidad global muy baja y en ningún caso pueden establecer una relación causa-efecto entre el consumo de alimentos sin gluten y beneficios para la salud.

Lo que sugieren los estudios disponibles es más bien lo contrario, es decir, que la dieta con gluten en personas sin enfermedad celiaca o alergia al gluten podría, en el mejor de los casos, tener algún beneficio mínimo para la salud. En concreto, la escasa evidencia disponible se limita a los efectos de este tipo de dietas sobre la enfermedad coronaria, llegando a la conclusión de que el consumo de gluten podría reducir levemente el riesgo de infarto o no modificarlo. Una posible explicación la hallaríamos en el hecho de que eliminar el gluten de la dieta puede implicar una reducción del consumo de granos enteros y, en consecuencia, de fibra y otros componentes integrados en la matriz estructural del cereal, que en su conjunto parecen ejercer un efecto protector de la salud cardiovascular.

El incremento de las ventas de este tipo de productos parece tener más relación con las potentes campañas de mercadotecnia

El gluten se encuentra en cereales como la cebada, el trigo y derivados (espelta y kamut), el centeno, el triticale (cruce entre centeno y trigo) y la avena, si se recolecta con el trigo; también puede estar presente en alimentos procesados, fármacos y suplementos alimenticios. La enfermedad celiaca es una enfermedad crónica de tipo autoinmune que se produce como reacción a la ingestión de gluten, afectando a la mucosa intestinal; el tratamiento se basa principalmente en el seguimiento de una dieta estricta y totalmente exenta de gluten.

Aunque la mayor oferta de productos sin gluten ha hecho la vida más fácil al 1% de la población europea afectada de celiaquía o alergia al gluten, el incremento de las ventas de este tipo de productos parece tener más relación con las potentes campañas de mercadotecnia que se han llevado a cabo en los últimos años, a pesar de ser productos mucho más caros que los análogos con gluten. Estas campañas han tenido una gran influencia en la percepción del posible riesgo derivado del consumo de gluten en la población general, haciendo creer que los productos sin gluten son una alternativa más saludable que los que lo contienen.

.

Sobre Nutrimedia

Nutrimedia es un proyecto del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universitat Pompeu Fabra (OCC-UPF), con la colaboración del Centro Cochrane Iberoamérica y con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Tiene como objetivo principal evaluar el grado de confianza científica que merecen determinados mensajes sobre alimentación y nutrición (en forma de noticias, anuncios, mitos y preguntas del público). Los resultados de las evaluaciones, que se publican en la web del proyecto, pretenden ofrecer datos y criterios científicos para ayudar a que los ciudadanos tomen decisiones informadas sobre la alimentación y la salud, así como a promover la divulgación de la nutrición basada en la evidencia científica.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí