Fausto Elhuyar

Retrato de Fausto Elhuyar (Fausto D'Elhúyar) / Wikimedia

Tal día como hoy… 11 de octubre de 1755 nacía Fausto Elhuyar, descubridor del wolframio

 

El 11 de octubre de 1755 nacía en Logroño (España) Fausto Fermín de Elhuyar, químico e ingeniero de minas español. Con su hermano Juan José de Elhuyar (1754-1796), ambos están considerados los descubridores del wolframio, que consiguieron obtener en 1783; el (metal) elemento químico de número atómico 74 (W74) situado en el grupo 6 de la tabla periódica de los elementos. Fue el primer elemento químico descubierto sin ser extraído directamente de la naturaleza, en la cual no se encuentra de forma libre, sino combinado químicamente.

 

CV / Juan José y Fausto pertenecían a una familia vasco francesa que se había instalado en Logroño. Su padre era un cirujano aficionado a la química, pasión que transmitió a sus hijos. Combinó el oficio de cirujano con la destilación de aguardiente de vino, siendo el primero que lo hizo en la actual zona de La Rioja. Debió ser un hombre de posibles, pues envió a sus hijos a estudiar a París, consiguiendo además que fueran becados por el gobierno español. A su regreso, Fausto enseñó en Vergara como catedrático de mineralogía, metalurgia y «ciencias subterráneas». Allí coincidió con François Chavaneau, que había conseguido la purificación de platino y su maleabilidad.

Mientras tanto, Juan José fue enviado a Suecia, país que estaba a la vanguardia de la química en aquellos momentos. Allí estudió con Torbern Olof Bergman y con Karl Wilhelm Scheele, estudiando con ellos los métodos de laboratorio para la obtención de elementos químicos. Al parecer, fue Bergman quien le sugirió la posibilidad de que existiera otro elemento metálico en la scheelita –tugsten-, descubierta por Scheele. De vuelta a España, se puso a trabajar con Fausto para obtener dicho metal: fue el wolframio o tugsteno.

Bergman y Scheele les reconocieron el descubrimiento y gozaron de un sólido prestigio entre los círculos químicos europeos

Ambos hermanos viajaron de nuevo a Suecia y pasaron por varias universidades europeas. Bergman y Scheele les reconocieron el descubrimiento y gozaron de un sólido prestigio entre los círculos químicos europeos. En Viena, coincidieron con el ilustrado Isidoro Bosarte, secretario del embajador, que envió un informe en términos elogiosos para los dos hermanos por el prestigio que le daban a la ciencia española en Europa. En Viena estudiaron el método de Born para el beneficiado de la plata…

Pero los breves lapsos de tiempo en que la investigación gozó de cierta reputación en España empezaban a quedar atrás. Y los tiempos de los investigadores, también. El gobierno empezó a pensar que ambos hermanos gastaban más tiempo en sus investigaciones que en su trabajo cotidiano como ingenieros, de modo que les retiró el pensionado y, en 1788, ambos fueron destinados a América, para trabajar en las minas de plata de Mariquita, en Santa Fe de Bogotá. Juan José colaboró allí con el botánico José Celestino Mutis. Posteriormente pasaron a México, donde Fausto fue nombrado supervisor de la industria minera de Nueva España.

Juan José murió en 1796. Fausto siguió en México hasta la independencia del país

Juan José murió en 1796. Fausto siguió en México hasta la independencia del país. Regresó a España en 1821, coincidiendo con el trienio liberal, siendo nombrado director general de minas. Elaboró informes sobre las minas de Almadén, Guadalcanal y Riotinto. Con la vuelta del absolutismo, fue «degradado» a «individuo» de la Junta de Fomento de la Riqueza del Reino. Murió en Madrid el 6 de febrero de 1833.

El wolframio se utiliza en la fabricación de filamentos para las lámparas eléctricas, resistencias para los hornos eléctricos, contactos eléctricos para los distribuidores de automóvil, ánodos de tubos de rayos X y de televisión, herramientas de corte a gran velocidad, proyectiles, instrumentos odontológicos…

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí