Federico García Lorca

García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante

Tal día como hoy… 5 de junio de 1898 nacía Federico García Lorca

.

El 5 de junio de 1898 nacía en Fuente Vaqueros, Granada, Federico García Lorca, dramaturgo, ensayista y poeta, de los mejores del siglo XX y de todos los tiempos. Se le considera el más emblemático representante de la generación del 27, la que se malogró, como él, con la Guerra Civil.

.

CV / Era hijo de un hacendado andaluz y de una maestra de escuela. Cuando tenía 11 años, se mudó con su familia a Granada, donde estudió el bachillerato y en cuya Universidad cursó los estudios de Filosofía y Letras, frecuentando las tertulias intelectuales y literarias del Café Alameda. Pasó luego a Madrid (1919) para ampliar sus estudios, de la mano de Fernando de los Ríos, en la Residencia de Estudiantes.

Para alguien que, como García Lorca, aborrecía profundamente los ambientes provincianos, la Residencia de Estudiantes de aquellos tiempos era sin duda la mejor terapia cosmopolita que había a mano en la España de la tardorestauración. Bajo el amparo de la Institución Libre de Enseñanza y la Junta de Ampliación de Estudios, ambas de inspiración krausista, la Residencia de Estudiantes se constituyó como un centro intelectual, artístico y científico por donde pasaron y se formaron la mayor parte de las futuras élites artísticas e intelectuales españolas. Allí impartieron cursos y conferencias personajes de la talla de Einstein, Keynes, Mme. Curie, Bergson, Chesterton, Valery, H. G. Wells o Le Corbusier… Y allí residieron los Ramón y Cajal, Valle-Inclán, Severo Ochoa, Eugenio D’Ors, Ortega, Falla, Alberti, Buñuel, Dalí… Con estos dos últimos coincidió y trabó una especial amistad Lorca durante su estancia en la residencia, entre 1919 y 1926, que le marcaría profundamente.

.

La Generación del 27
Manuscrito de Poema doble del lago Eden (Poeta en Nueva York)

En diciembre de 1927, participó en Sevilla en el homenaje a Luis de Góngora por el tercer centenario de su muerte, junto a celebridades literarias como Rafael Alberti, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Vicente Alexandre o Luis Cernuda, considerándose este evento la partida de nacimiento de la generación del 27. En 1929 viajó a Nueva York acompañando inicialmente a Fernando de los Ríos, permaneciendo en esta ciudad cerca de un año. Sus impresiones, y las de su estancia en La Habana, quedaron escritas en el celebérrimo ‘Poeta en Nueva York’, publicado póstumamente en 1940, gracias a que los manuscritos se los había entregado a José Bergamín semanas antes de su muerte.

Al proclamarse la II República y acceder al Ministerio de Instrucción Pública Fernando de los Ríos, Lorca pasó a dirigir el grupo de teatro universitario «La Barraca», una compañía ambulante que recorrió España representando obras de los clásicos del Siglo de Oro, compaginadas con otras de autores más modernos, como el propio Lorca.

El éxito de ‘Bodas de Sangre’ en Buenos Aires en 1933, le abrió las puertas de Latinoamérica. Estuvo allí más de seis meses, dirigiendo personalmente ‘Bodas de Sangre’; después vinieron ‘La casa de Bernarda Alba’ ‘Yerma’ y ‘Mariana Pineda’, interpretadas siempre por su amiga y colaboradora Margarida Xirgu. En julio de 1936 era toda una celebridad en el mundo hispanohablante y se encontraba en el zenit de su creatividad literaria… Pero llegó la guerra civil.

.

Detenido y asesinado en las afueras de Granada

García Lorca no destacó nunca por ningún tipo de especial militancia política. Su universo mental era ciertamente el liberal y republicano, y su condición de homosexual lo situaba, para los parámetros de la época, en esta oscura bruma entre libertina y pecaminosa atribuida por la mojigata y frailuna moral biempensante al mundo de la farándula. Pero Lorca no era ningún revolucionario ni ningún izquierdista. En cierto modo, se podría decir que era apolítico. Él mismo respondió a unos periodistas que se sentía “(…) hombre del mundo y hermano de todos. Desde luego no creo en la frontera política”. Por lo visto, con esto bastaba para asesinarlo.

Lorca no era ningún revolucionario ni ningún izquierdista. En cierto modo, se podría decir que era apolítico

No podemos saber cuál hubiera sido la deriva política de Lorca de no haber sido asesinado en los primeros días de la guerra. Quizás hubiera seguido la estela de Alberti, Machado o Hernández… o quizás no. Al estallar la sublevación militar, Lorca se encontraba en Granada, que a los pocos días fue tomada por los golpistas. Su cuñado, alcalde republicano de la ciudad, fue detenido y posteriormente asesinado. Entonces empezó a ser consciente del peligro que le amenazaba, y  se refugió en la casa de un poeta falangista amigo suyo, un tal Rosales. Fue sacado de ella por una patrulla de la Guardia Civil acompañada por notorios golpistas locales-, detenido y asesinado en las afueras de Granada en la madrugada del 18 de agosto de 1936.

En su homenaje escribió Antonio Machado:

Se le vio, caminando entre fusiles,

por una calle larga,

salir al campo frío,

aún con estrellas de la madrugada.

Mataron a Federico,

cuando la luz asomaba.

.

También un 5 de junio se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí