Los espacios verdes pueden contribuir a promover la actividad física y social

La ciencia muestra que la naturaleza beneficia nuestra salud

.

Puede que el Día Internacional de los Bosques no figure en vuestra lista de efemérides favoritas, como el Día de la Madre o el Día de San Valentín, pero hay muchas razones para valorar los bosques y la naturaleza en general, sobre todo porque estos ambientes benefician nuestra salud.

.

ISGlobal/ Cuando las personas nos exponemos a la naturaleza (por ejemplo, observándola o estando en un entorno natural), cuerpo y mente reaccionan. Se ha visto que la exposición a la naturaleza disminuye los niveles de estrés, mejora el ánimo y la autoestima, beneficia la salud mental y la función cognitiva, y favorece la salud cardiovascular, incluyendo el ritmo cardíaco, la variabilidad del ritmo cardíaco y la presión arterial.

Alrededor del 75% de la población europea vive en ciudades, donde el contacto con la naturaleza suele ser escaso

Además de estos efectos a corto plazo, que resultan de visitar o ver bosques u otros entornos naturales, también se ha descubierto que la exposición prolongada a la naturaleza tiene efectos beneficiosos para nuestra salud. Por exposición a largo plazo nos referimos a la exposición (casi) diaria en el entorno de vida directo, como el adyacente al hogar o al lugar de trabajo. En general, nuestra exposición diaria a la naturaleza está disminuyendo, ya que hoy vivimos más lejos de la naturaleza que antes.

Actualmente, alrededor del 75% de la población europea (y más de la mitad de la población mundial) vive en ciudades, donde el contacto con la naturaleza suele ser escaso. Por el contrario, las ciudades nos exponen a niveles más altos de factores estresantes urbanos como el ruido, la contaminación del aire y el calor. Además, la vida urbana tiende a promover estilos de vida sedentarios, que están vinculados a la creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad en las últimas décadas.

Caminar o ir en bicicleta por calles arboladas es una buena opción / Foto: Fritz Bielmeier

.

Los espacios verdes urbanos se han propuesto como parte de la solución para mejorar las zonas edificadas de las ciudades, ya que pueden contribuir a mitigar los factores estresantes urbanos y el estilo de vida sedentario. Estos espacios incluyen bosques urbanos, parques o corredores verdes, y nos ofrecen nuestra “dosis diaria de naturaleza”, por ejemplo, al visitar un parque de nuestro vecindario, al mirar árboles a través de la ventana, o al caminar o ir en bicicleta por calles arboladas.

Los espacios verdes urbanos pueden contribuir a mitigar los factores estresantes urbanos y el estilo de vida sedentario

Esta exposición regular a la naturaleza puede beneficiar la salud de varias maneras. En primer lugar, los espacios verdes pueden reducir el nivel de contaminación del aire y el ruido de los alrededores. La vegetación mejora la calidad del aire al absorber los contaminantes que contiene y, a su vez, actúa como barrera frente al ruido al absorberlo, desviarlo y refractarlo. Además, la vegetación disminuye la temperatura ambiente al proporcionar sombra y evaporar el agua. Así, la reducción del calor puede beneficiar directamente la salud, aunque también puede hacerlo por un efecto indirecto: al regular la temperatura, la presencia de vegetación reduce el consumo de energía destinada a la calefacción en invierno y al aire acondicionado en verano, cuyas emisiones pueden afectar indirectamente nuestra salud.

En segundo lugar, los espacios verdes pueden contribuir a promover la actividad física y social. Se ha observado que los barrios más verdes fomentan la cohesión social y el apoyo social, y aumentan los niveles de actividad física. En tercer lugar, el espacio verde puede ser un recurso para la restauración psicológica. La exposición a la naturaleza puede evocar emociones positivas y reducir el estrés. Además, brinda un descanso momentáneo a nuestro cerebro, lo cual puede favorecer nuestra capacidad de atención en asuntos que requieren un mayor esfuerzo de concentración.

La exposición a la naturaleza puede favorecer nuestra capacidad de atención en asuntos que requieren un mayor esfuerzo de concentración. / Foto: Vadim Fomenok

.

De este modo, la exposición a largo plazo a espacios verdes podría comportar mejoras significativas en nuestra salud. Los espacios verdes se han asociado con una mejor salud mental, una mejor salud general auto-percibidabeneficios cognitivos, bajos niveles de obesidad y un menor riesgo de enfermedad y mortalidad. Estos fueron los resultados de estudios observacionales que “se fijaron” en grupos de personas de la población general, midiendo su salud en un momento concreto (estudios transversales) o en varios momentos a lo largo de un período de tiempo (estudios longitudinales). En tales casos, la exposición de los participantes a espacios verdes se evaluó, por ejemplo, midiendo la distancia desde su hogar a espacios verdes o evaluando el verdor adyacente a su hogar. Posteriormente, los métodos estadísticos indicaron si los que tenían una mayor exposición al espacio verde tenían resultados más saludables.

El espacio verde puede ser un recurso para la restauración psicológica

La investigación sigue abierta en algunos aspectos. Por un lado, aún no sabemos qué características específicas de los espacios verdes pueden proporcionar mayores beneficios (por ejemplo, el tamaño del espacio verde o el tipo de vegetación), ni sabemos qué frecuencia y duración de la exposición pueden ser óptimas. Por otro lado, otra clase de entornos naturales, como los espacios azules (es decir, zonas con agua como ríos, lagos o el mar), pueden beneficiarnos de un modo similar. Aún así, la evidencia científica sobre los efectos beneficiosos de los espacios verdes para la salud crece continuamente, por lo que debemos valorar y proteger la naturaleza, ya sea un pequeño bosque urbano o un gran parque natural. Así que, por ahora, echa un vistazo extra a ese árbol desde tu ventana, visita tu parque favorito de tu vecindario, o planea un viaje a un parque natural. ¡Disfruta el Día Internacional de los Bosques!

.