La probabilidad de cometerlo es veinticuatro veces mayor cuando estas noticias han aparecido en los diez días anteriores / UB

Una tesis doctoral analiza el efecto imitación en los casos de feminicidio cometidos en Barcelona entre 2004 y 2009

.

Una tesis doctoral defendida el pasado mes de diciembre por Isabel Marzabal Manresa, y realizada en colaboración entre la Universidad de Barcelona y la UNED, concluye que la probabilidad de que se cometa un feminicidio es más elevada cuando previamente, en un periodo de diez días, han aparecido noticias de asesinatos de mujeres a manos de su pareja en prensa y televisión. Asimismo, la tesis pone de relieve que existe tal diversidad de perfiles de feminicida de pareja, que se hace muy difícil prever este tipo de crímenes.

.

Se trata del llamado efecto imitación (copycat): el poder de los medios de comunicación para provocar una epidemia de conductas similares

UB / La doctora Marzabal, que es funcionaria del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña, explica que «es muy significativo que, de los treinta casos sentenciados por la Audiencia Provincial de Barcelona entre 2006 y 2011, solo en dos de ellos no hubiese antecedentes de mujeres muertas a manos de su pareja publicados en los medios de comunicación». Se trata del llamado efecto imitación (copycat): el poder de los medios de comunicación para provocar una epidemia de conductas similares.

Dirigida por el catedrático de Psicología de la UB Antonio Andrés Pueyo y por la profesora titular de Derecho Penal de la UNED Alicia Rodríguez, la tesis analiza y evalúa el perfil psicológico de cada agresor condenado y las circunstancias concretas en que se produjo el crimen. Se valora toda la información disponible en cada caso, incluyendo las sentencias, los informes forenses y psicológicos llevados a cabo durante el procedimiento judicial y los informes redactados después de la sentencia, elaborados por los profesionales de los centros penitenciarios donde los agresores se encuentran cumpliendo condena. Además, se estudia la influencia que tienen los feminicidios anteriores en los feminicidios estudiados, relacionando directamente los casos.

Isabel Marzabal asegura que «el hecho de que alguien haya perpetrado un crimen antes le resta gravedad al acto, lo banaliza y le borra una parte del tabú». Además, en los casos en que se detecta el efecto imitación, el crimen se ejecuta de forma similar. No en vano, la tesis concluye que la probabilidad de un feminicidio es doce veces más elevada cuando en los medios de comunicación han aparecido noticias de otros feminicidios en un intervalo inferior a cuatro días, y la probabilidad es veinticuatro veces mayor cuando estas noticias han aparecido en los diez días anteriores.

Se debería evitar dar información demasiado detallada o difundir imágenes que no sirven para nada más que para dar ideas al agresor

Según expone Marzabal en la tesis, el procesamiento personal de lo que cada sujeto aprende observando a los demás se convierte en autorrepresentaciones mentales. Marzabal explica que «los observadores perciben una similitud entre la situación del modelo y la propia, y posteriormente tienden a identificar la conducta del otro como un posible comportamiento que pueden llevar a cabo por sí mismos».

La autora destaca que cuanto más parecidos tengan ambas situaciones, mayor es la posibilidad de aprendizaje: «Cuando se tiene aprendida y asimilada una conducta de “matar a la pareja o expareja”, si se produce una situación de tensión, es más probable que se desencadene el fatal desenlace», afirma.

Marzabal advierte que no hay que dejar de publicar este tipo de informaciones en los medios de comunicación; pero opina que «se debería evitar dar información demasiado detallada o difundir imágenes que no sirven para nada más que para dar ideas al agresor y que, al mismo tiempo, provocan más miedo a la víctima».

.