Fracaso escolar y sobrepeso infantil

El sobrepeso y la obesidad son más comunes en niños de zonas con un nivel socioeconómico más bajo que en zonas en las que la mayoría de la población posee un nivel socioeconómico más elevado.

Un estudio llama la atención sobre la prevalencia de la obesidad infantil

.

Uno de cada cinco niños suecos tiene sobrepeso y existe una relación entre un nivel de estudios bajo y el sobrepeso infantil. Estas son conclusiones extraídas del primer estudio nacional realizado en Suecia sobre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en niños en edad escolar.

Publicado en Internet en la revista Obesity Reviews, el estudio formó parte de un proyecto en el que participaron 17 países europeos denominado COSI («Iniciativa europea de vigilancia de la obesidad infantil») de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Hasta ahora no existían datos a escala nacional sobre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad infantil, ni en Suecia ni en otros países», indicó Agneta Sjöberg, investigadora de la Unidad de Epidemiología de Salud Pública de la Academia Sahlgrenska. «Este es el primer estudio nacional que se realiza en Suecia sobre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en niños en edad escolar.»

Indicó que «ahora disponemos de una cifra relativa a la prevalencia nacional del sobrepeso y la obesidad en niños de 7 a 9 años», e informó que «el 17% presentaban sobrepeso y el 3% eran obesos».

El estudio implicó la obtención de datos de 94 colegios elegidos al azar de toda Suecia e incluyó a 4.600 niños de edades comprendidas entre los 7 y los 9 años.
.

Menos obesidad en las grandes ciudades

Los investigadores también observaron una menor prevalencia del sobrepeso y la obesidad entre los niños residentes en zonas urbanas en comparación con los de ciudades pequeñas y zonas rurales.

«Esto se debe al mayor nivel de educación que se posee en las ciudades en comparación con los pueblos y las zonas rurales», señaló la Dra. Sjöberg. Y añadió que «hemos descubierto que la diferencia entre la prevalencia del sobrepeso y la obesidad depende en gran medida del nivel educativo general en la zona en la que vive el niño».

De hecho, el equipo de investigación recordó que, como es bien sabido, el sobrepeso y la obesidad son más comunes en niños de zonas con un nivel socioeconómico más bajo que en zonas en las que la mayoría de la población posee un nivel socioeconómico más elevado.

El sobrepeso y la obesidad durante la infancia a menudo tienen continuidad en la madurez y acarrea un mayor riesgo de sufrir problemas de salud en el futuro. Los investigadores indican, pues, la importancia de identificar a grupos de riesgo hacia los que convendría dirigir campañas de salud.

Estudios anteriores habían sugerido que la necesidad de estas campañas es mayor en zonas urbanas en las que la mayoría de la población posee un nivel socioeconómico bajo. «Según nuestros resultados, también sería positivo realizar campañas sanitarias e intervenciones de prevención en ciudades pequeñas y zonas rurales», aseveró la Dra. Sjöberg.

COSI inició sus trabajos en 2005, tras el reconocimiento por parte de Estados miembros comunitarios de la necesidad de disponer de sistemas de vigilancia armonizados y estandarizados en los que basar políticas para disminuir la obesidad en Europa.

La primera recogida de datos se realizó durante el curso escolar 2007/2008, y en ella participaron trece países y regiones, concretamente la región de Flandes (Bélgica), Bulgaria, Chipre, República Checa, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Noruega, Portugal, Eslovenia y Suecia. La segunda regida se realizó desde la primavera hasta el otoño de 2010 en la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Grecia, Hungría y España.

Aunque cada país tiene libertad para desarrollar un sistema que se ajuste a sus necesidades, los datos se deben recoger de acuerdo a un protocolo común que especifica elementos clave. Los parámetros principales son el peso corporal y la altura, mientras que la circunferencia de la cintura y la cadera son opcionales, como también lo son las comorbilidades asociadas, los regímenes alimentarios y los patrones de actividad física. La sencillez es primordial en el diseño del sistema con el fin de que su realización no exija invertir una cantidad extraordinaria de recursos públicos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí