Friedrich Nietzsche

Retrato de Friedrich Nietzsche, 1882. Gustav-Adolf Schultze (d. 1897) – Nietzsche by Walter Kaufmann, Princeton Paperbacks, Fourth Edition. ISBN 0-691-01983-5

Tal día como hoy… 25 de agosto del año 1900 fallecía Friedrich Nietzsche

.

El 25 de agosto del año 1900 fallecía en Weimar (Alemania), el filósofo alemán Friedrich Nietzsche. Su pensamiento ha sido a la vez polémico y uno de los más influyentes a lo largo del siglo XX y hasta el presente. Si entre los más genuinos representantes de la singladura filosófica moderna, Descartes sería el más perspicaz, Spinoza el más honesto, Leibniz el más inteligente, Kant el más trabajador y Hegel el más brillante, Nietzsche sería sin duda el más lúcido. En palabras de Unamuno, un lúcido (de) mente.

.

CV / Nació el 15 de octubre de 1844 en Röcken (Sajonia, Alemania), hijo de un pastor luterano que murió cuando Nietzsche tenía cinco años. Creció en un ambiente austero y frugal, con su madre y hermana Elisabeth, que ejercieron una gran influencia en él a lo largo de toda su vida.  Incluso más allá de ella en el caso de su hermana, que manipuló sus obras póstumas dándoles una impronta protonazi. Es la bestia negra del cristianismo, acaso el pensador más anticristiano en unánime acuerdo de católicos y protestantes. Claro, para Nietzsche el cristianismo es una filosofía del consuelo de los débiles, la moral de los esclavos. Como una estrella que seguimos viendo en el firmamento que lleva años extinguida: nihilismo.

Es la bestia negra del cristianismo, acaso el pensador más anticristiano en unánime acuerdo de católicos y protestantes

De formación filológica clásica, fue el profesor más joven de la Universidad de Basilea como titular de griego. Pero la publicación de su obra ‘El Origen de la Tragedia’, suscitó el rechazo de los círculos académicos por su heterodoxia –la contraposición entre lo apolíneo y lo dionisíaco…-. Sus bestias negras: Sócrates y Eurípides, precursores del modelo cristiano. Acabó sometido a un boicot por parte de su colegas –mobbing, hoy en día- que le indujo a abandonar la docencia. Empezó etapa de filósofo por libre.

Su amistad con una de las pioneras del feminismo europeo, Maldiva von Meysembug, le llevó a conocer una inteligente joven rusa, Lou Andreas Salomé –posteriormente notoria psicoanalista-, con la cual estableció una peculiar relación triangular, siendo el tercero un amigo de Nietzsche, el filósofo positivista Paul Rée. La cosa acabó con Lou rechazando la propuesta de matrimonio de Nietzsche, y Rée arrojándose a un barranco. Y con una fotografía en la cual, Lou montada en un carro, azota a las bestias de tiro Rée y Nietsche. Curioso para alguien uno de cuyos más conocidos aforismos es “¡Vas con mujeres, no olvides el látigo!”…

Luego trabó amistad con Richard Wagner, en cuya música veía la expresión de su propia filosofía. Una relación que también se truncó escabrosamente. Oficialmente, Nietzsche consideró que el ‘Parsifal’ una traición de Wagner, era una reverencia populachera al nacionalismo alemán a Bismark. También se han insinuado otras razones más mundanas, como algún incidente en el cual estaría involucrada la joven esposa de Wagner, Cossima, a la sazón hija del también compositor Frank Lizst.

Mientras tanto, Nietzshe iba avanzando en la elaboración de su pensamiento: nihilismo, la muerte de Dios, transmutación de todos los valores, voluntad de poder, eterno retorno de lo mismo, superhombre… Pero su salud, tanto mental como física, se iba deteriorado a paso agigantados. Algunas versiones apuntan a una sífilis en fase avanzada. Otros, como Stephan Zweig, lo atribuyeron a factores psicogenéticos.

Nietzshe iba avanzando en la elaboración de su pensamiento: nihilismo, la muerte de Dios, transmutación de todos los valores, voluntad de poder, eterno retorno de lo mismo, superhombre…

Su creciente desequilibrio acabó en colapso mental a raíz de un incidente público por el que acabó detenido tras vagar luego un tiempo indeterminado por las calles de Turín. Al parecer, se originó una trifulca entre los transeúntes y un arriero que estaba maltratando brutalmente a su mula en plena calle. Nietzsche se aproximó a la bestia –el mulo, no el arriero- y lo abrazó por el cuello, tras lo cual cayó como fulminado. De lo que pudo ocurrir después no se sabe nada. Sus posteriores cartas–una de ellas a Cossima Wagner-, avalan su demencia, a la cual se añadió la megalomanía, presentándose como «el crucificado».

Se le internó en una clínica psiquiátrica de Basilea. En 1890 fue recogido por su madre. En 1893 su hermana, que acababa de volver viuda del Paraguay, después de la fracasada empresa de su suicidado marido al  intentar montar una colonia aria allá por Río Grande empezó a ver el potencial ideológico de la obra de su hermano para los fines de su difunto marido.

El más lúcido de los pensadores occidentales murió a consecuencia de una neumonía y en estado demente durante los últimos diez años de su vida, a los 53 años. Con su pensamiento ocurrió algo así como con la obra pictórica de Van Gogh. La obra de los muertos siempre es susceptible de negocio, porque no pueden replicar.

.

También un 25 de agosto se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí