Fundación de Roma

Luperca amamantando a los gemelos Rómulo y Remo, la leyenda más difundida acerca de la fundación de Roma. / Wikimedia

Tal día como hoy… 21 de abril del año 753 aC  tuvo lugar la fundación de Roma

 

El 21 de abril del año 753 aC es el día en que, según la tradición, tuvo lugar la fundación de Roma por Rómulo y Remo, marcando el año uno del calendario romano. O más bien fue solo Rómulo, porque según esta misma tradición, este mismo día mató a su hermano gemelo Remo.

 

CV / Es difícil determinar qué hay de historia y qué de leyenda en la fundación de la ciudad de Roma. En realidad, el propio Rómulo es un personaje borrosamente histórico que consta como el primer rey de la ciudad, de los siete que se conocen hasta la proclamación de la República, unos 150 años después, tras la expulsión del último rey, Tarquinio II el soberbio, en la revuelta popular liderada por otro personaje a caballo entre la historia y las brumas de la leyenda, Junio Bruto.

Lo que sabemos, o lo que no sabemos, procede de las crónicas del historiador romano Tito Livio en el siglo I aC en su obra ‘Ab urbe condita’

Lo que sabemos, o lo que no sabemos, procede de las crónicas del historiador romano Tito Livio en el siglo I aC en su obra ‘Ab urbe condita’, una obra que constaba de 142 libros divididos en grupos de diez –por eso conocido también como ‘Décadas’, de los que solo nos han llegado 35, los numerados del 1 al 10 y del 21 al 45.

Contemporáneo de Tito Livio fue Virgilio, que aportó a la tradición romana su obra ‘La Eneida’, en la cual situó a los romanos como descendientes de los antiguos troyanos que, dirigidos por el príncipe Eneas, escaparon del saqueo de Troya y consiguieron llegar al Lacio itálico. Los dioses le habían prometido a Eneas que se su estirpe troyana surgiría un pueblo poderoso que acabaría dominando a los descendientes de los griegos que habían destruido su ciudad.

Si queremos cronificar la leyenda, diremos que los hechos narrados por Virgilio en ‘La Eneida’ habrían ocurrido poco después de la destrucción de Troya en el 1184 aC. Tras la muerte de Eneas, su hijo Ascanio fundó Alba Longa, que devino con el tiempo la ciudad más importante de la Liga Latina. La historia de Rómulo y Remo comienza cuatrocientos años después, cuando Numitor, rey de Alba Longa y descendiente de Eneas, fue depuesto por su hermano Amulio. Amulio hizo matar a todos los hijos varones de Numitor y encerró a Rea Silvia, la única hija, en un templo de vírgenes vestales, asegurándose así de que no tuviera descendencia.

Marte, se enamoró de Rea Silvia cuando la vio bañándose en el Tíber desnuda. Y Marte concibió con Rea Silvia dos hijos varones gemelos, Rómulo y Remo

Pero Amulio no contó con los dioses. Y resultó que uno de éstos, ni más ni menos que Marte, se enamoró de Rea Silvia cuando la vio bañándose en el Tíber desnuda. Y Marte concibió con Rea Silvia dos hijos varones gemelos, Rómulo y Remo. Enterado Amulio de la existencia de los dos nietos de Numitor, ordenó que se les asesinara, pero el sicario se enterneció en el último momento y prefirió dejarlos abandonados en un cesto en el Tíber, convencido de que igualmente morirían, pero si mancharse él las manos de sangre. Los dioses guiaron el cesto hasta el pantano de Velabrum, donde la loba Luperca los amamantó, y un pájaro carpintero los alimentó cuando se destetaron –el lobo y el pájaro carpintero eran en la mitología romana los símbolos del dios Marte, a la sazón padre de los gemelos-. Poco después fueron hallados por un pastor llamado Fáustolo, que conociendo del origen de los niños, los crió en secreto con su esposa Aca Larentia.

Cuando los dos gemelos crecieron y Fáustulo les reveló su origen, decidieron tomar cartas del asunto. Con un grupo de pastores tomaron Alba Longa, mataron a Amulio y repusieron en el trono a Numitor. Agradecido, su abuelo les donó unos terrenos entre siete colinas a orillas del Tíber para que se establecieran allí con sus pastores.

Remo fue enterrado por su hermano en el Aventino, donde había querido fundar Remoria, y Rómulo se convirtió en el primer rey de Roma

Pero al ser gemelos, no se podía establecer la primogenitura para decidir quién de los dos sería el rey de la nueva ciudad. Rómulo quería construir la ciudad en el monte Palatino y llamarla Roma; Remo quería hacerlo en el Aventino y ponerle Remoria. Se decidió que el que viera más buitres en un día sería el rey. Remo vio seis y Rómulo doce. Rómulo trazó entonces los límites de la ciudad y ordenó que nadie los traspasara, bajo pena de muerte, mientras duraran las celebraciones fundacionales. Remo, resentido, desafió abiertamente a su hermano saltando la zanja y Rómulo le dio muerte.

Remo fue enterrado por su hermano en el Aventino, donde había querido fundar Remoria, y Rómulo se convirtió en el primer rey de Roma. Organizó a todos los nuevos habitantes en un único cuerpo político, promulgó leyes y nombró a los primeros cien senadores, los patres cuyos descendientes fueron luego los llamados patricios. Bueno, todo según la leyenda, claro; la historia real, como siempre, fue algo más prosaica.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí