Fundación Washington DC

Imagen de Washington D. C. / Wikimedia - AgnósticoPreachersKid

Tal día como hoy… 16 de julio de 1790 se fundaba Washington DC

 

El 16 de julio de 1790 se fundaba en los Estados Unidos de América el Distrito de Columbia –District of Columbia-, con la idea de instalar en él la futura capital del nuevo país, que se oficializó con el nombre de Washington DC al año siguiente. No fue un camino fácil, entre otras razones porque una parte significativa de la clase política y de la población en general pensaban que no era necesaria una capital, y porque ningún estado quería ceder parte de su territorio.

 

CV / La guerra de independencia contra Inglaterra había concluido siete años antes y los EEUU eran ya un país soberano e independiente, pero el modelo político y administrativo que iba a adoptar no estaba todavía claro. En principio, la guerra con Inglaterra había sido llevada a cabo por las trece colonias contra el enemigo común, pero cada una de ellas había declarado la independencia por su cuenta y había, como mínimo, dos modelos sobre el tapete: el confederal y el federal.

La guerra de independencia contra Inglaterra había concluido siete años antes y los EEUU eran ya un país soberano e independiente

Había ciertamente una élite política «nacional» constituida por los llamados Padres Fundadores –Washington, Jefferson, Franklin, Madison, Hamilton, Adams…- que, aun con sus diferencias, postulaban una única nación, los EEUU, bajo un modelo más o menos federal. Pero la estructura política sobre la que se habían constituido los Estados Unidos era más bien confederal desde sus comienzos. Para entendernos, digamos que en una confederación las partes son las que constituyen el todo, mientras que en una federación es el todo el que se constituye en partes, sin dejar de ser el todo.

Una confederación sería el resultado de la asociación entre dos o más sujetos políticos que se dotan de una superestructura común para determinados fines u objetivos compartidos, pero donde dichas partes constituyentes siguen manteniendo su soberanía. Y la historia de los Estados Unidos en sus inicios –y hasta mucho más adelante- desde sus inicios, fue en cierto modo el recorrido desde una confederación hacia un estado federal. Durante la guerra con Inglaterra, la asamblea de compromisarios de cada uno de los trece estados que declaró la independencia estaba compuesta dos miembros enviados por cada estado, con independencia de su población o extensión; un modelo típicamente confederal. Y cada estado armó sus propias milicias… La historia nos cuenta la épica de George Washington cruzando el río Delaware -inmortalizado en el cuadro de Emanuel G. Leutze- tras las primeras derrotas en la guerra; pero en realidad  comandaba las milicias de Virginia, y costó mucho, y muchas derrotas, que los norteamericanos se convencieran de la necesidad de un mando militar único para hacerles la guerra a los ingleses.

La deuda de guerra se había colectivizado y corrió a cargo básicamente de los estados sureños, por entonces más poderosos

Desde la perspectiva de los colonos norteamericanos que se acababan de independizar de Inglaterra, establecer una capital era constituir un poder que iba a substituir al rey de Inglaterra, y no era para vestir a un santo con las ropas el otro santo despojado contra el cual la mayoría de ellos se habían levantado en armas. Y si tras la guerra cada una de las colonias era independiente ¿para qué querían una capital?

Afortunadamente para los EEUU, muchos no lo vieron así y pusieron todo su empeño en fundar una capital para la nueva nación; el problema era dónde. Según la tradición, en una cena entre Jefferson, Adams y Hamilton se decidió que la ubicación tenía que ser en el sur. Básicamente por una razón de compensación económica y de peso político. La deuda de guerra se había colectivizado y corrió a cargo básicamente de los estados sureños, por entonces más poderosos. Y la elección del emplazamiento corrió a cargo de George Washington: un enclavado entre los estados de Virginia y Maryland, a orillas del río Potomac.

El diseño urbanístico de la nueva ciudad corrió a cargo del ingeniero militar y urbanista francés Pierre Charles l’Enfant, que había llegado a América con el marqués de La Fayette

El diseño urbanístico de la nueva ciudad corrió a cargo del ingeniero militar y urbanista francés Pierre Charles l’Enfant, que había llegado a América con el marqués de La Fayette. También se dice que se inspiró en modelos masónicos, dada la filiación de la mayoría de los Padres Fundadores. El plan urbanístico se diseñó a partir de grandes avenidas, con las calles principales desembocando en amplias rotondas. También el nombre de las calles pretendió inspirar «capitalidad»; mientras que en los estados las grandes avenidas llevaban generalmente el nombre de la colonia, allí llevaron el nombre de los principales estados que componían la Unión: Avenida de Massachusetts, Avenida de Virginia, Avenida de Pensilvania –que unirá la Casa Blanca y el Capitolio-… En honor al primer presidente, se le puso el nombre de Washington, siendo el Distrit of Columbia un homenaje a Cristóbal Colón, por un lado, y una especificación administrativa en el  sentido de que no era un estado más, sino la capital, gestionada directamente por el gobierno federal. Por razones de modestia, Georges Washington nunca se refirió a ella por su nombre, sino como la «capital federal».

El primer edificio que se construyó fue la residencia presidencial, la Casa Blanca, que en 1814 fue saqueada y quemada por las tropas británicas junto con el resto de la ciudad. Reconstruida después, no recibió oficialmente en nombre de «Casa Blanca» hasta 1902.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí