El lanzamiento de este proyecto se produce tras las dos crisis sufridas recientemente en Europa por la presencia de dioxinas, ambas vinculadas a la contaminación con dioxinas del pienso animal y a la incapacidad de detectar tal contaminación durante semanas o incluso meses desde la incidencia.

Comienza un nuevo proyecto en materia de seguridad alimentaria financiado por la UE

..

Esta nueva investigación, a cargo de un equipo paneuropeo de investigadores, tiene por objetivo garantizar la calidad y seguridad de los piensos animales en Europa. El proyecto, llamdo QSAFFE («Calidad y seguridad de los piensos y alimentos para Europa»), ha recibido tres millones de euros de financiación de la UE en el marco del campo temático «Alimentos, agricultura y pesca, y tecnología» del Séptimo Programa Marco (7PM).

El estudio será dirigido por el Centro por unos alimentos garantizados, seguros y rastreables (ASSET) de la Universidad Queen’s, en el Reino Unido, y permitirá que once instituciones asociadas de Bélgica, China, República Checa, Alemania, Países Bajos y Reino Unido se unan con el objetivo común de ofrecer unos medios mejores, más rápidos y más asequibles para garantizar la calidad y seguridad de los piensos animales en Europa.

La cría de un ganado saludable en Europa depende considerablemente del suministro de piensos seguros y de alta calidad, lo cual a su vez tiene un gran impacto sobre la seguridad de toda la cadena alimentaria basada en productos animales.

El catedrático Chris Elliott, Director de ASSET y coordinador del proyecto QSAFFE, afirma: «”Somos lo que comemos” es un mantra que suele aplicarse al consumo de alimentos por parte de los seres humanos. Dado que los consumidores cada vez se preocupan más por el origen de sus alimentos, el mismo mantra debería aplicarse al ganado del que procede gran parte de nuestra comida».

El lanzamiento de este proyecto se produce tras las dos crisis sufridas recientemente en Europa por la presencia de dioxinas, ambas vinculadas a la contaminación con dioxinas del pienso animal y a la incapacidad de detectar tal contaminación durante semanas o incluso meses desde la incidencia.

.

Vínculos entre el mundo académico y la industria

El proyecto será ejecutado por un consorcio formado por académicos, científicos gubernamentales y empresas, tanto grandes como pequeñas, dedicadas al suministro de piensos industriales. Su objetivo consiste en desarrollar un enfoque integrado para limitar y gestionar la contaminación química y microbiológica de los piensos animales.

Al establecer vínculos entre el mundo académico y la industria, los investigadores esperan mejorar la prevención de la contaminación y del fraude, además de identificar y evaluar los nuevos riesgos. Ofrecerán pruebas científicas de los riesgos asociados a la transferencia de contaminantes microbiológicos y químicos de los piensos a los alimentos.

Declan Billington, Consejero delegado de los productores de piensos para animales John Thompson and Sons Ltd, con base en Belfast, uno de los principales socios industriales del proyecto, señala: «Ya hace tiempo que el sector agroalimentario es uno de los más importantes en Irlanda del Norte, y seguirá siéndolo en el futuro. El sector alimentario lleva demasiado tiempo a la defensiva a escala mundial, dado que la innovación en materia de seguridad alimentaria avanza en respuesta a los problemas alimentarios y no con anterioridad a los mismos».

El proyecto identificará asimismo estrategias para obtener una garantía de seguridad y calidad temprana en la cadena alimentaria mediante los métodos de ensayo existentes y las tecnologías emergentes, como la identificación de perfiles, para ofrecer una estrategia analítica exhaustiva orientada al control de los puertos, las fábricas de piensos y los laboratorios.

Para mejorar la rastreabilidad y autenticidad de los piensos, debemos determinar qué pruebas y métodos de identificación de perfiles isotópicos y espectroscópicos serían más útiles para rastrear el origen de los piensos, incluyendo los derivados de productos secundarios de biocombustibles.

Se identificarán los nuevos riesgos químicos y microbiológicos asociados a los nuevos tipos y fuentes de materiales para piensos animales, así como a los nuevos procesos de producción. Después, se utilizarán para orientar el desarrollo de pruebas de control rápidas y económicas que garantizarán el respeto de las normas de calidad y seguridad.

Se estudiará la transferencia de contaminantes químicos, como la melamina, las dioxinas y los microorganismos (por ejemplo, Salmonella spp. o listerelosis), del pienso a los alimentos mediante modelos farmacocinéticos y estudios con animales para ofrecer a los organismos de regulación evaluaciones de los riesgos.

La producción y manipulación seguras de los piensos animales tienen un gran impacto sobre la salud del ganado, así como sobre lo que comen los consumidores. Si se previene el fraude, se garantiza la rastreabilidad de la producción, se identifican los riesgos para la cadena alimentaria y se desarrollan nuevas tecnologías para la detección rápida y asequible de la contaminación en puertos y fábricas, la calidad de la carne, la leche y otros productos de origen animal mejorará considerablemente en Europa.

Share