Gaudí, visto por el fotógrafo Aitor Ortiz

La saturación de imágenes sobre las obras de Antoni Gaudí ha configurado una visión generalizada de un arquitecto excesivo, colorista, figurativo y algo cursi, pero sensacionalmente popular. La reproducción de millones de fotografías en internet y publicaciones de todo tipo se ha impuesto de forma vulgar y repetitiva, y, consecuentemente, ha provocado un efecto de banalización en la difusión de sus trabajos.

 

El fotógrafo Aitor Ortiz (Bilbao, 1971) trabaja desde 1995 en fotografía de arquitectura. Ortiz investiga el espacio y el objeto como elementos de partida para plantearse –y plantear al espectador– una serie de incógnitas visuales y cognitivas. Es lo que él llama «dilemas entre la representación y la interpretación» de los referentes originales.

Esta serie, realizada interrumpidamente durante más de cuatro años, huye de cualquier idea preconcebida sobre Gaudí. Es una revisión clara y completa de sus obras más significativas. El trabajo fotográfico incide especialmente en su proceso creativo, el laboratorio del genio, donde materializaba sus diseños y maquetas, que se presentan premeditadamente al mismo nivel que la obra construida.

El trabajo fotográfico incide especialmente en su proceso creativo, el laboratorio del genio, donde materializaba sus diseños y maquetas, que se presentan premeditadamente al mismo nivel que la obra construida

La fotografía, entendida como medio, fue una herramienta esencial para el aprendizaje universitario de Gaudí, gracias al descubrimiento de los álbumes fotográficos de las grandes expediciones. Estas fuentes influyeron en su visión heterodoxa y cosmopolita de la arquitectura y en el desarrollo de su ingenio constructor.

La ambigüedad y la síntesis de las imágenes de Ortiz en Gaudí: Impresiones Íntimas nos hacen tomar distancia y se erigen en representaciones de espacios construidos, diseñados o simplemente imaginados. Su mirada en blanco y negro nos invita a conocer a un Gaudí más sutil y delicado, prácticamente imperceptible, casi secreto. Su cámara es un ojo revelador de lo que, aunque visible, generalmente pasa inadvertido ante un escenario de una riqueza desbordante.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí

Ver más

  • Responsable: Eva Serra Sánchez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Nominalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.