Este artículo recopila y explica el vocabulario relacionado con las resoluciones fiscales ©BELGA/AGEFOTOSTOCK

Dimensión internacional de las resoluciones fiscales

 

La comisión parlamentaria especial sobre Resoluciones Fiscales celebra este lunes 1 de junio una sesión sobre la dimensión internacional de las resoluciones fiscales. En este artículo, recopilamos y explicamos el vocabulario relacionado con esta cuestión: ¿Qué es una resolución fiscal? ¿Cuál es la diferencia entre la elusión y la evasión fiscal?

.

Las resoluciones fiscales son documentos escritos emitidos por las autoridades fiscales, en los que se establece de antemano cómo se calcularán los impuestos que deberá pagar una empresa, y qué normativa se aplicará. Son una práctica legal pero la legislación de la Unión Europea puede considerar que implican ayudas públicas que debe controlar la Comisión Europea. La moralidad de las resoluciones fiscales puede quedar en cuestión cuando el común de los contribuyentes percibe que las multinacionales sufren una carga fiscal más ligera que el resto.

La elusión u optimización fiscal consiste en recurrir a las diferentes disposiciones legales para pagar el montante más reducido posible de impuestos

La elusión u optimización fiscal consiste en recurrir a las diferentes disposiciones legales para pagar el montante más reducido posible de impuestos. No debe confundirse con la evasión fiscal; esta última es ilegal y deliberada, y su objetivo es pagar menos impuestos o ninguno.

Los paraísos fiscales son países o jurisdicciones en los que las empresas y las personas extranjeras que se dan allí de alta apenas tienen que pagar impuestos, o incluso quedan completamente exentos. Los paraísos fiscales garantizan el anonimato de sus clientes.

La base común y consolidada del impuesto sobre sociedades es una propuesta de la Comisión Europea cuya última versión se remonta a marzo de 2011. En la actualidad está bloqueada en el Consejo, institución que reúne a los Gobiernos de los países de la Unión Europea (UE). Consiste en un conjunto de reglas comunes que las empresas que operan en la UE podrían utilizar para calcular sus beneficios imponibles, en lugar de seguir las diferentes normas de cada país en el que tienen actividades. También podrían consolidar todos sus beneficios y pérdidas en el conjunto de la UE. Los Estados de la UE mantendrían el derecho a establecer sus propios tipos impositivos del impuesto sobre sociedades.

La erosión de la base imponible y la transferencia de beneficios son, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en estrategias de planificación fiscal que sacan partido a las fallas de la arquitectura del sistema fiscal internacional transvasando de manera artificial los beneficios a lugares en los que el contribuyente no desarrolla o apenas actividades económicas y en los que la carga fiscal es más ligera. El resultado es librarse del impuesto sobre sociedades total o parcialmente.

.