La boda, Francisco de Goya, Óleo sobre lienzo, 269 x 396 cm, 1792, Madrid, Museo Nacional del Prado

El Museo del Prado y la Fundación AXA presentan “Goya en Madrid”

.

Una exposición que propone un novedoso acercamiento a los cartones para tapices de Goya, el encargo que determinó la llegada del artista a la corte y su establecimiento definitivo en Madrid. A esta actividad dedicó dos décadas de su carrera entre 1775 y 1794, tiempo en el que se tejió su prestigio como pintor de cámara y académico.

.

A diferencia de la presentación habitual de esta serie de obras, organizada según la estricta relación con los ámbitos para los que fueron destinadas, la muestra actual compara y enfrenta entre sí los cartones por temas, relacionándolos a su vez con la obra de sus contemporáneos (Mengs, Tiépolo, Bayeu, Maella, Paret o Meléndez) y del pasado (Tiziano, Rubens, Teniers o Velázquez) que pudo estudiar en la Colección Real y que sirvieron de modelo para sus propias creaciones. Un recorrido temático compuesto por ciento cuarenta y dos obras que pone de manifiesto cómo los cartones para tapices son uno de los núcleos fundamentales para profundizar en el conocimiento del genial maestro.

En las salas A y B del edificio Jerónimos, se muestra una exposición que revisa el extraordinario conjunto de los cartones para tapices de Goya para evidenciar la conexión del artista con el pasado y su contemporaneidad, explicando, al mismo tiempo, cómo la riqueza de composiciones, figuras y expresiones que aparecen en estos lienzos constituyen el germen de sus creaciones posteriores, en pinturas de gabinete, dibujos y series de estampas. De ese modo, las distintas secciones de la muestra seleccionan asuntos, escenas y composiciones que están presentes en la pintura decorativa de todos los tiempos, especialmente en los ámbitos cortesanos, pero que Goya interpreta según su particular visión del mundo en estos cartones para tapices, pinturas al óleo sobre lienzo que eran los modelos usados por los oficiales de la Real Fábrica de Tapices para tejer estas obras.

Ocho secciones temáticas que revelan al público algunos aspectos técnicos de estas obras

La exposición presenta los cartones para tapices de Goya, así como las obras del resto de los artistas representados, de un modo radicalmente distinto al habitual en la colección permanente en la que se muestran siguiendo el orden cronológico de las series y los ámbitos para los que fueron destinadas. Una extraordinaria ordenación, estructurada ahora a través de ocho secciones temáticas que revela al público algunos aspectos técnicos de estas obras y pone de manifiesto varias de las líneas de investigación que se seguirán desarrollando en los próximos años, valorando así los cartones para tapices de Goya como uno de los conjuntos más importantes y decisivos para el entendimiento de sus ideas y de la evolución de su arte.

La exposición, que comienza con los asuntos de caza, muestra tanto el mundo de su tiempo como los intereses del artista a través de las clases sociales, el mundo infantil, el baile y la música, o la crítica de asuntos contemporáneos, como el matrimonio desigual. Temas, composiciones y actitudes que se compararán con obras de sus predecesores como Tiziano, Velázquez o Rubens, pero también con pinturas, esculturas y dibujos de otros artistas que trabajaron para las decoraciones reales en la segunda mitad del siglo XVIII como Francisco y Ramón Bayeu, José del Castillo y Mariano Salvador Maella. Una comparación que revela el modo distinto en el que Goya recrea la sociedad y la vida de su tiempo según su propia visión de la realidad y de modelos que han quedado cristalizados en el imaginario colectivo de lo español y, sobre todo, de lo madrileño: los majos y las majas, a los que en composiciones como La merienda, La riña en la venta nueva, El cacharrero, La vendimia o La nevada,Goya dota de un carácter universal.