“Gracias, Neil”

Armstrong y su compañero astronauta Edwin “Buzz” Aldrin estaban allí como representantes de todos los seres humanos. Una placa en una de las patas del módulo lunar rezaba: “Venimos en paz para toda la humanidad”.

Fallece Neil Armstrong, un gran hombre para la humanidad

.

Neil Armstrong, el primer hombre en caminar sobre la Luna durante la misión Apolo 11 en 1969, ha fallecido a raíz de complicaciones cardiovasculares. Tenía 82 años. A Armstrong le sobreviven su esposa, dos hijos, un hijastro, una hijastra, 10 nietos, un hermano y una hermana.

Neil A. Armstrong, comandante de la misión Apolo 11 con su traje espacial y su casco. Detrás de él, una gran fotografía de la superficie lunar. Créditos: NASA

Su célebre frase: “That’s one small step for man, one giant leap for mankind” (“Es un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”), pronunciada el 20 de julio de 1969, cuando logró ser la primera persona en pisar otro cuerpo planetario, al instante se convirtió en parte de la Historia.

Esas pocas palabras pronunciadas desde el Mar de la Tranquilidad fueron la realización culminante de los esfuerzos y las esperanzas de millones de personas junto con la inversión de miles de millones de dólares.

La familia de Armstrong emitió el sábado las siguientes declaraciones: “Neil Armstrong también fue un héroe a su pesar americano que siempre creyó que sólo estaba haciendo su trabajo. Sirvió a su nación con orgullo, como un piloto de combate naval, piloto de pruebas y astronauta. También encontró el éxito de vuelta a casa en su país natal, Ohio, en los negocios y la academia, y se convirtió en un líder de la comunidad en Cincinnati.

Mientras lloramos la pérdida de un hombre muy bueno, también celebramos su extraordinaria vida y esperamos que sirva de ejemplo a los jóvenes de todo el mundo a trabajar duro para hacer que sus sueños se hagan realidad, para estar dispuestos a explorar y ampliar los límites y servir desinteresadamente a causas más grandes que ellos mismos”. La familia proporcionará más actualizaciones en esta página web.

.

El poder de un pequeño paso

“Neil Armstrong era un héroe no sólo de su tiempo, sino de todos los tiempos”, dijo el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama a través de Twitter. “Gracias, Neil, por mostrarnos el poder de un pequeño paso”. La declaración completa en inglés.

Tripulación del Apolo XI. De izquierda a derecha: Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin «Buzz» Aldrin. Créditos: Wikipedia

“Siempre que haya libros de historia, Neil Armstrong será incluido en ellos, siendo recordado por la humanidad por el pequeño primer paso en un mundo más allá del nuestro”, declaró el administrador de la NASA, Charles Bolden. “Además de ser uno de los más grandes exploradores de Estados Unidos”, agregó Bolden, Neil se comportaba con una gracia y humildad que fueron un ejemplo para todos nosotros”.

Por su parte, su compañero, Buzz Aldrin, piloto del módulo lunar Apolo 11 declaró: “Estoy muy entristecido por el fallecimiento de Neil Armstrong. Neil y yo entrenamos juntos como socios técnicos, pero también éramos buenos amigos que siempre estarán conectados a través de nuestra participación en la misión Apolo 11.

Panorama del lugar de alunizaje del Apolo 11. Única imagen del comandante de la misión Neil Armstrong en la superficie lunar. Créditos: NASA

Cada vez que veo la Luna me recuerda aquel momento cuatro décadas atrás, cuando me di cuenta de que a pesar de que estábamos lo más lejos de la Tierra que dos seres humanos habían estado nunca, no estábamos solos. ”

El tercer tripulante y piloto del módulo de mando del Apollo 11, Michael Collins dijo simplemente: “Él era el mejor, y le voy a extrañar mucho”.

“El paso de Neil Armstrong nos ha conmocionado a todos en el Centro Espacial Johnson,” expresó su director, Michael Coats. Todo el mundo sabe de Neil como el primer hombre en poner el pie en la Luna, pero para nosotros era un compañero de trabajo, un amigo, y un portavoz destacado para el Programa Espacio Humano. Su tranquila confianza y habilidad para actuar bajo presión es un ejemplo para todos los astronautas posteriores.

“Neil Armstrong ha sido una inspiración muy personal para todos nosotros en la oficina de astronautas”, dijo Bob Behnken, Jefe de la Oficina de Astronautas de la NASA. “Su paso histórico en la superficie de la Luna fue la base para muchos  sueños personales de convertirse en astronautas. Lo único que eclipsó sus logros fue su humildad sobre los mismos. Lo vamos a extrañar como amigo, mentor, explorador y embajador para el espíritu americano de ingenio. ”

.

Una existencia brillante

Neil A. Armstrong nació el 5 de agosto 1930, en Wapakoneta, Ohio. Obtuvo una licenciatura en Ingeniería Aeronáutica por la Universidad de Purdue y un master en Ingeniería Aeroespacial por la Universidad del Sur de California. Fue aviador naval de 1949 a 1952. Durante la Guerra de Corea voló 78 misiones de combate.

En 1955 se incorporó al Comité Consultivo Nacional para la Aeronáutica (NACA), predecesor de la NASA, como piloto de investigación en laboratorio Lewis en Cleveland.

Armstrong después fue trasladado a la Estación de Investigación de Alta Velocidad de vuelo de NACA en Edwards AFB, California. Como proyecto piloto, se encontraba a la vanguardia del desarrollo en alta velocidad de la aeronave, incluyendo el X-15, que voló a 4.000 mph. Pilotó más de 200 modelos de aviones, entre ellos jet y cohetes propulsados ​​por aviones, helicópteros y planeadores.

El comandante Neil Armstrong (derecha) y el piloto David R. Scott se preparan para abordar la VIII Gemini-Titan. Gemini VIII lanzó con éxito a las 11:41 am EST, 16 de marzo de 1966. La misión llevó a cabo el primer acoplamiento de dos naves espaciales en órbita y aterrizó a salvo en la Tierra después de una interrupción de emergencia. Créditos: NASA

Armstrong fue seleccionado como astronauta en 1962. Su primer vuelo espacial fue Gemini 8. Fue el primer civil en volar una nave espacial de EE.UU. Con su compañero astronauta, David R. Scott, Armstrong realizó el primer acoplamiento en el espacio, con un objetivo satélite Agena, salvando en 30 minutos un movimiento de balanceo imprevisto de la nave.

Apolo 11 despegó el 16 de julio de 1969, con Armstrong, Aldrin y Mike Collins a bordo. Collins permaneció en la órbita lunar en el módulo de comando mientras Armstrong y Aldrin descendieron. “Houston, Base: Tranquilidad aquí. El Águila ha aterrizado”, dijo Armstrong, consciente de que el hombre había llegado por fin a la superficie lunar.

Él y Aldrin exploraron la superficie lunar durante cerca de dos horas , recolectaron más de 50 kilos de rocas lunares y crearon tres experimentos científicos. Al día siguiente, tras 21 horas y 37 minutos en la Luna, pusieron en marcha el motor del Águila para iniciar el regreso junto a Collins en el módulo de mando.

La tripulación regresó a la Tierra, aterrizando cerca de la USS Hornet en el Pacífico después de una misión de poco más de ocho días. El presidente Richard M. Nixon estaba en la cubierta del portaaviones para darles la bienvenida. “Esta es la semana más maravillosa de la historia del mundo desde la Creación”, dijo Nixon a los tres.

Nueva York da la bienvenida a la tripulación del Apollo 11 en un desfile por la avenida Broadway y la Avenida Park. Créditos: NASA

Tras pasar 16 días en cuarentena como prevención de cualquier posible germen lunar, la tripulación continuó con giras internacionales y por Estados Unidos, donde eran recibidos como héroes. Armstrong más tarde se incorporaría como sub-administrador asociado de aeronáutica en la Oficina de Investigación y Tecnología Avanzada de la NASA. Dimitió de la agencia espacial en 1971.

Como profesor en la Universidad de Cincinnati desde 1971 a 1979, estuvo involucrado en la enseñanza y la investigación. Después entró en el mundo de los negocios. Entre otros cargos, fue durante 10 años presidente de Tecnologías de la Informática para Aviation Inc. de Charlottesville, Virginia, y más tarde presidente de AIL Systems, Inc., una compañía de sistemas electrónicos basados ​​en Deer Park, NY

Armstrong fue miembro de la sociedad de pilotos de prueba experimentales, de la Royal Aeronautical Society, de la Academia Nacional de Ingeniería, de la Comisión Nacional del Espacio entre 1985 y 1986, y vicepresidente en 1985, de la Comisión Presidencial para el accidente del transbordador espacial Challenger. También fue presidente de la Comisión Asesora Presidencial para el Cuerpo de Paz de 1971 a 1973 y miembro honorario del Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica y la Federación Internacional de Astronáutica.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí