Graham Greene

Graham Greene by Bassano / Wikimedia

Tal día como hoy… 2 de octubre de 1904 nacía Graham Greene

 

El 2 de octubre de 1904 nacía en Berkhamsted (Reino Unido) Graham Greene, escritor de gran éxito que alcanzó la fama principalmente por sus novelas de espionaje, género en el que se cuenta como uno de sus maestros, aunque cultivó también otros géneros. Sus novelas destacan por las tramas con trasfondo político y por su especial especial énfasis en el perfil psicológico de sus personajes, algunos de los cuales están inspirados en otros tantos reales a los cuales conoció personalmente trabajando para el MI6.

 

CV / Greene pertenecía a una familia inglesa de clase alta, que contaba entre sus miembros a influyentes banqueros y hombres de negocios. Y recibió la educación propia de su clase social. A los 6 años ingresó como interno en un colegio privado cuyo director era su propio padre, sin que este hecho paliara en nada su mala experiencia en el internado; todo lo contrario, le dejó una impronta indeleble. Según el propio Greene confesó años después, intentó suicidarse y tuvo que ser sacado del colegio.

A los 19 años inició sus estudios en la Universidad de Oxford, etapa durante la cual militó por un breve periodo en el partido comunista. Tras licenciarse, empezó a trabajar como periodista -fue subdirector de ‘The Times’-. En 1926 se convirtió al catolicismo para poder casarse con una mujer católica, Vivien Dayrell-Browning, con la que tuvo tres hijos y rompió en 1948, pero nunca se divorciaron.

Tras el éxito de su primera novela, ‘The Man Within’, dejó su puesto en ‘The Times’ y se ganó la vida como escritor y periodista independiente

Tras el éxito de su primera novela, ‘The Man Within’, dejó su puesto en ‘The Times’ y se ganó la vida como escritor y periodista independiente. También trabajó como espía. Fue reclutado por el MI6 por su hermana Elisabeth. Como agente de Su Majestad, estuvo un tiempo bajo la tutela de Kim Philby -de  quien fue amigo-, que llegó con el tiempo a máximo dirigente del MI6, hasta que se descubrió que era comunista y había estado todo este tiempo trabajando como doble agente para la URSS. No fue este el caso de Greene, aunque su efímera pertenencia al partido comunista le acarreó problemas con los EEUU durante la posguerra.

En 1966 fijó su residencia en Antibes, en la Costa Azul francesa. Fue objeto de un escándalo judicial con motivo de un artículo ‘J’Accuse: The dark  side of nice’ (1982), en el cual denunciaba a la Administración departamental francesa de corrupción y de estar favoreciendo y protegiendo al crimen organizado. Fue demandado por ello y perdió el juicio, pero unos años después, ya fallecido Greene, la historia le dio la razón. En 1994, el alcalde de Niza y parte de su equipo fueron encarcelados por varios crímenes de corrupción. Tras el escándalo, Greene se mudó a Suiza, a orillas del lago Lemán, falleciendo un año después, el 3 de abril de 1991, a los 86 años de edad.

Conoció a Fidel Castro, y parece que colaboró con él durante su etapa en la guerrilla de Sierra Maestra

La figura de Graham Greene es sin duda controvertida. Toda su vida fue acusado de criptocomunista. Conoció a Fidel Castro, y parece que colaboró con él durante su etapa en la guerrilla de Sierra Maestra. Más tarde dijo que probablemente todas las revoluciones acaban traicionándose a sí mismas. Por otro lado, es mucho más que un escritor de novelas de espionaje. En Greene, la trama de espionaje es el escenario y el pretexto en el que se abordan los acontecimientos que se narran desde una perspectiva mucho más profunda y ambiciosa que los estrictos márgenes de la mayoría de novelas de este género.

Y aparecen casi todos los escenarios -que él conoció-, en momentos clave de su historia, de la historia. México -‘El poder y la gloria’ (1939)-, La Guerra Civil Española -‘El agente confidencial’ (1940)-, la II Guerra Mundial -‘El ministerio del miedo’ (1943)-, Cuba -‘Nuestro hombre en La Habana’ (1958)-, Vietnam -‘El americano impasible (1955)-, las dictaduras latinoamericanas -‘Cónsul honorario (1973)- y, cómo no, la guerra fría -‘El factor humano’ (1978), ‘El tercer hombre’ (1950)-… Por citar solo algunas de sus novelas más conocidas.

Sin pretender ejemplaridad moral alguna, sus personajes trascienden de lejos los perfiles psicológicos de los espías de consumo comercial habitual

Sin pretender ejemplaridad moral alguna, sus personajes trascienden de lejos los perfiles psicológicos de los espías de consumo comercial habitual. Acaso algo «conradianos», tienen un agudo sentido de culpa, o están atormentados, por su culpable posición social -acaso como él mismo-, por sus complicidades, por su cobardía, por su acomodamiento, por la inutilidad schopenhaueriana de su acción, por su propia inanidad… Acaso como Harry Lime en ‘El tercer hombre’, cuando desde lo alto de la noria del Prater de Viena, le dice a su amigo Holly Martins que desde aquella perspectiva, las personas que ve abajo son como hormigas…

En una entrevista póstuma que concedió a la periodista Yvonne Cloeta, a la sazón su última pareja, Greene reconoció su simpatía por el comunismo, a la vez que admitía su fracaso. Era un típico caballero británico que, como su amigo Kim Philby, optó por una idea porque pensaba que valía la pena hacerlo. En su caso sin llegar tan lejos… que se sepa. En el año 2003 se publicó el tercer y último volumen de su biografía, escrita por Norman Sherry. En ella se documentaba que Greene siguió enviando informes a los servicios de espionaje británicos hasta el final de su vida. ¿Un escritor espía o un espía escritor?

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí