Gran tormenta solar

Lo más probable es que no causen efectos graves en la infraestructura –como las redes de telefonía-, pero sí podría dar lugar a auroras en las latitudes altas.

Una gran tormenta solar alcanza la Tierra

.

Una gran erupción solar desencadenó el 23 de enero una eyección de masa coronal que se desplazó a 1.400 kilómetros por segundo y que alcanzó la Tierra ayer.

El sol, fotografiado poco después de la erupción. Imagen: ESA.

Una erupción energética de este nivel puede estropear los satélites, así que los equipos de operaciones en la ESA y otras organizaciones siguieron de cerca la tormenta.

Una eyección de masa coronal (CME, en sus siglas en inglés) es una nube gigante de plasma magnetizado que parte de la atmósfera del Sol, la corona, hacia el espacio interplanetario. Ocurren a menudo asociadas a las erupciones solares.

Esta eyección de masa coronal fue detectada por los satélites SOHO (de la ESA y la NASA), y Stereo (NASA).

Las CMEs pueden producir tormentas geomagnéticas cuando alcanzan la Tierra, entre dos y seis días después de su emisión.

La erupción solar se produjo a las 03:59 GMT del pasado lunes, y provocó el chorro de protones más potente desde 2005.

Es probable que esta CME genere en la Tierra tormentas geomagnéticas menores. Lo más probable es que no causen efectos graves en la infraestructura –como las redes de telefonía-, pero sí podría dar lugar a auroras en las latitudes altas.

La erupción solar fue más intensa que la media y la tormenta de protones es la primera fuerte en los últimos siete años, pero no se esperan efectos visibles en tierra.

En la web del satélite SOHO hay disponibles imágenes del sol (link a la derecha). El satélite de la ESA Proba-2 también está enviando imágenes.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí