Guerra de Cuba

El crucero español Reina Mercedes, hundido en la entrada de la bahía de Santiago de Cuba

Tal día como hoy… 21 de abril de 1898, Estados Unidos declaraba la guerra a España

.

El 21 de abril de 1898 el Congreso los Estados Unidos declaraba la guerra a España. No era la primera vez que ambos países se enfrentaban. En 1818 el general Jackson había invadido Florida y forzado a España a venderla sin que nunca se produjera el pago. Esta vez fue una guerra oficialmente declarada que concluyó formalmente con la firma del Tratado de París el 10 de diciembre del mismo año, saldándose con la derrota española y la pérdida de sus últimas colonias: Cuba, Puerto Rico, Filipinas y la isla de Guam.

.

CV / La causa próxima del conflicto fue la explosión y hundimiento del acorazado norteamericano Maine en el puerto de La Habana tres meses antes, que los EEUU atribuyeron a un sabotaje español. Los periódicos norteamericanos hicieron el resto, muy especialmente los del magnate William R. Hearst, hasta el punto de haber sido considerada la primera guerra declarada por la prensa. La campaña mediática dispuso favorablemente a la población norteamericana para una guerra que se había decidido mucho antes.

España arrastraba desde hacía más de medio siglo crecientes problemas en Cuba y Filipinas, provocados en gran medida por su torpe y miope política colonial

España arrastraba desde hacía más de medio siglo crecientes problemas en Cuba y Filipinas, provocados en gran medida por su torpe y miope política colonial. En tiempos del general Prim se había barajado desde la venta de Cuba a los EEUU, hasta la reconversión de las colonias en una especie de Commonwealth a imitación del modelo británico. Por lo demás, la repuesta consistió en la pura y simple represión militar, lo que acrecentó el sentimiento antiespañol de la población.

Los Estados Unidos, por su parte, se encontraban en un momento fuertemente expansivo y habían dejado atrás su tradicional aislacionismo. Pero al no haber participado en el reparto colonial de la Conferencia de Berlín (1884), sus posibilidades quedaban muy limitadas. A falta de mejores opciones, hacía ya tiempo que le habían echado el ojo a eslabón más débil de la cadena: las posesiones españolas.

.

El desenlace de la guerra no era tan previsible

Contra lo que suele creerse, y así lo corroboran los informes de los distintos observadores militares extranjeros desplazados a las zonas de conflicto, la superioridad militar norteamericana frente a España no era en realidad tan abrumadora, como mínimo en el sentido de que el desenlace de la guerra no estaba ni mucho menos predicho de antemano. Ni los EEUU de entonces eran lo que luego fueron, ni la escuadra española estaba compuesta por los restos de La Invencible. Incluso era de prever una guerra prolongada de desgaste.

Otra cosa es si España se encontraba en condiciones de sostener una guerra larga. En este sentido, se ha especulado a veces con la idea de una liquidación colonial rápida ante la posibilidad del alargamiento de una guerra que desestabilizara el régimen de la Restauración. No deja de ser sospechoso que los mejores buques españoles -el acorazado Pelayo o el crucero Carlos V-, no intervinieran para nada en la guerra. En cualquier caso, lo cierto es que toda una serie de decisiones militares erróneas, dignas de figurar en un tratado sobre cómo perder una guerra, precipitaron una derrota rápida y sin paliativos.

Batalla naval de Cavite, Filipinas, 1 de mayo de 1898

.

El desembarco  norteamericano en Cuba topó con serias dificultades aun contando con el apoyo de los mambises. Pero la escuadra española al mando del almirante Cervera que arribó a Cuba, se refugió en el peor sitio posible, el puerto de Santiago. Cervera optó entonces por salir de Santiago, con los buques españoles saliendo a mar abierto de uno en uno y convirtiéndose blanco fácil para la escuadra norteamericana que los aguardaba y hundió a toda la flota española. Sin armada, la situación devino insostenible y el 16 de julio se rendía Santiago. El 25 desembarcaban en Puerto Rico, sin conseguir tomar la isla, aun estando España sin escuadra.

En Filipinas, la flota española fue completamente destruida en Cavite el 1 de mayo; poco después se rendía la capital, Manila

En Filipinas, la flota española fue completamente destruida en Cavite el 1 de mayo; poco después se rendía la capital, Manila. Con la guerra decidida, se iniciaron las conversaciones de paz. Cuba alcanzaba la independencia convertida en un protectorado estadounidense; Puerto Rico, la isla de Guam y Filipinas pasaron a ser posesiones norteamericanas. Los insurrectos filipinos que habían combatido a los españoles no aceptaron la anexión norteamericana y se inició una guerra que costó un millón y medio de muertos filipinos, durante la cual los norteamericanos llevaron a cabo prácticas directamente genocidas. El propio líder filipino, Emilio Aguinaldo, afirmó que de haber sabido lo que les esperaba con los americanos, se hubieran quedado en España.

Los restos del imperio de, los archipiélagos de las Carolinas, las Marianas y Palaos, fueron vendidos a Alemania en 1899.

Las posteriores investigaciones y la descatalogación de los archivos estadounidenses desvelaron que la explosión del Maine fue interior, descartándose el sabotaje español y apuntando a la posibilidad de que fueran los propios americanos quienes lo volaran como pretexto para la declaración de guerra.

.

También un 21 de abril se cumplen estas otras efemérides

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí