Guerra franco-prusiana

El general Reille entrega a Guillermo I la carta de rendición de Napoleón III / Wikimedia

La guerra franco-prusiana fue la que propició la unificación de Alemania bajo el II Reich, y también la que estableció el escenario bajo el cual se produciría, medio siglo después, la I Guerra Mundial.

 

CV / Prusia había sido un pequeño ducado convertido en reino con los Tratados de Utrech (1713-1715), que se había ido expandiendo por los territorios de Confederación Germánica y Polonia a lo largo del último siglo y medio, hasta convertirse en una potencia continental. Tras la guerra de las Siete Semanas (1866), Prusia derrotó a Austria-Hungría y se convirtió en la potencia hegemónica germánica, lo que despertó el recelo de Napoleón III, el emperador francés.

El pretexto para la guerra entre ambos países tuvo curiosamente una causa española

El pretexto para la guerra entre ambos países tuvo curiosamente una causa española. Tras haber depuesto a Isabel II en 1868, el nuevo gobierno provisional español empezó a buscar un rey entre las familias reales europeas. Uno de los candidatos fue Leopoldo de Hohenzollern, miembro de la casa real prusiana. Napoleón III vetó su candidatura y el príncipe renunció, pero el canciller prusiano, Otto von Bismark, se las arregló para filtrar los exigentes y poco respetuosos términos en los que la diplomacia francesa se había dirigido a la prusiana, lo que desató una ola de indignación contra Francia, ante la cual, el impetuoso petit Napoleón optó por declararle la guerra a Prusia.

Napoleón III no valoró bien su propia posición. Prusia era un estado militarista con un ejército moderno y muy bien preparado. En contrapartida, el ejército francés seguía pensando en términos napoleónicos. El emperador se puso al frente del ejército para enfrentarse a los prusianos, pero fue derrotado en Sedán y posteriormente cercado en Metz, viéndose obligado a rendirse. Los prusianos avanzaron, desde Alsacia y Lorena, por todo el nordeste de Francia, llegando hasta París, sitiando la capital.

Francia cedió a Alemania las regiones de Alsacia y Lorena, y para el país la derrota fue una humillación en toda regla

Bismark maniobró rápido. Convocó a los príncipes alemanes y, el 18 de enero de 1871, apenas seis meses después de iniciada la guerra, proclamó en el Salón de los Espejos del palacio de Versalles,  el Imperio Alemán, el II Reich, y emperador, káiser, al rey de Prusia, Guillermo I.

En Francia, por su parte, la rendición de Napoleón III provocó la proclamación de la III República, que intentó proseguir con la guerra, sin éxito alguno. Además, en al París sitiado estalló la revolución, la Comuna de París. Si se extendía al resto de Francia, era la revolución social. De modo que las nuevas autoridades republicanas francesas optaron por firmar la paz con Prusia, ya Alemania, y poder así dedicarse a combatir a la revolución.

Francia cedió a Alemania las regiones de Alsacia y Lorena, y para el país la derrota fue una humillación en toda regla. Alrededor de la rivalidad franco-alemana, y de los recelos que el auge alemán suscitó en la primera potencia mundial, Gran Bretaña, se fueron organizando a partir de entonces los dos bloques que constituyeron la «paz armada» que desembocó, en 1914, en la I Guerra Mundial.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 13 de julio de 1919:

El dirigible británico R34 aterrizaba en Norfolk (Inglaterra), tras haber cruzado el Océano Atlántico sin escalas, siendo el primero en llevar a cabo este trayecto, en el que invirtió 182 horas. Es decir, 7 días y medio.

Martes, 14 de julio de 1789:

El pueblo de París asaltaba y tomaba la prisión fortaleza de La Bastilla, símbolo del poder real. Este hecho se considera el inicio de la Revolución Francesa.

Miércoles, 15 de julio de 1799:

Durante la expedición de Napoleón a Egipto, se descubría la Piedra de Rosseta, que permitirá posteriormente a Champolion descifrar el lenguaje jeroglífico egipcio.

Jueves, 16 de julio de 622:

Mahoma inicia su viaje de La Meca a la Medina, conocido como La Hégira. Este hecho marcará posteriormente el inicio del calendario musulmán.

Viernes, 17 de julio de 1906:

Durante la guerra entre Filipinas y los EEUU, que siguió a la hispano-estadounidense de 1898, el presidente filipino Mariano Sacay era capturado y asesinado tras ser engañado por el gobernador norteamericano, que lo había citado para parlamentar.

Sábado, 18 de julio de 1898:

Los químicos Pierre y Marie Curie, descubrían un nuevo elemento, el Polonio, de número atómico 84.

Domingo, 19 de julio de 1870:

Francia, entonces bajo Napoleón III con en II Imperio, declaraba la guerra a Prusia. El conflicto se decantó muy pronto del lado prusiano, siendo el propio Napoleón III derrotado y hecho prisionero en Sedán. La Asamblea Nacional francesa proclamó entonces la III República, que prosiguió la guerra, en la que Francia acabó siendo derrotada y perdiendo los territorios de Alsacia y Lorena.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí