En la imagen: Halcón Negro​ o Black Sparrow Hawk, líder y guerrero de la tribu sauk.Créditos: Charles Bird King / Wikimedia

Tal día como hoy… 8 de abril de 1832, estallaba la guerra de Black Hawk

.

El 8 de abril de 1832, estallaba la guerra de Black Hawk (1767-1838), llamada así por el nombre del jefe indio de la tribu de los sauk, Halcón Negro, que dirigió a su pueblo contra los Estados Unidos en un conflicto que marcaría el inicio de las guerras indias y, sobre todo, de los tópicos que a partir de entonces se difundieron propagandísticamente sobre la supuesta ferocidad y salvajismo de los indios, para justificar su posterior desplazamiento y exterminio.

.

CV / La Guerra de Halcón Negro no fue ni mucho menos el primer conflicto armado entre los Estados Unidos y los indios aborígenes, pero sí el que marcó la pauta de la política norteamericana a partir de entonces con respecto a los pueblos nativos, a lo largo del proceso de expansión y colonización que se inició con esta guerra.

Los indios eran un estorbo para el avance hacia el oeste, y se decidió que iban a ser barridos. Los primeros fueron los sauk de Halcón Negro

Hasta entonces, primero bajo el dominio británico y luego bajo los nuevos Estados Unidos, los indios habían sido considerados unos infelices ingenuos a los que se podía engañar y manipular cuando la situación lo aconsejaba, utilizándolos como aliados de circunstancias contra otros blancos -como había sido el caso de las guerras entre Inglaterra y Francia, noveladas por Fenimore Cooper en ‘El último mohicano’-, o simplemente barriéndolos sin contemplaciones cuando dejaban de ser necesarios o empezaban a molestar. Había sin duda desprecio étnico, pero no odio étnico. Esto último empezará a partir de esta guerra.

Por supuesto que el «sutil» matiz distintivo entre el desprecio y el odio no había evitado en ningún caso que los indios fueran objeto de todo tipo de atrocidades por parte de los colonizadores. Pero visto desde la perspectiva del supremacismo blanco, la consideración de «salvajes» tenía un cierto carácter condescendiente desprovisto, por ejemplo, de las connotaciones genocidas que, unos lustros después, tendrá a gala manifestar el general Sherman proclamando que el único indio bueno era el indio muerto. Para que esto ocurriera tenía antes que construirse al enemigo. Y eso fue lo que se hizo. Los indios eran un estorbo para el avance hacia el oeste, y se decidió que iban a ser barridos. Los primeros fueron los sauk de Halcón Negro, los últimos indios libres que quedaban al este del Mississippi.

.

La ridícula contrapartida de 1.000$

En 1830, el gobierno americano se apropió mediante engaños de unos 100.000 km2 de territorio sauk, ofreciendo la ridícula contrapartida de 1.000$. Esta zona incluía la población india de Saukenuc, donde acampaban en invierno cuando regresaban de la temporada de pesca y caza. El grupo cuyo jefe era Halcón Negro, que ni siquiera estaba al corriente del «tratado», se encontró con su asentamiento habitual ocupado por colonos blancos. Cuando denunciaron el tratado y exigieron la retirada de los colonos, el gobernador de Illinois pidió ayuda al gobierno federal ante la «invasión» india. En 1832, los indios tomaban las armas.

Tierras cedidas a EE. UU. en 1804 en virtud del tratado de San Luis, en amarillo. / Kmusser – Trabajo propio

El primer combate se libró en Stillman’s Run y se saldó con una victoria india. Las bajas fueron escasas, pero entonces empezó la manipulación informativa, poniendo a los indios como unos sanguinarios que arrancaban las cabelleras de los muertos –en realidad había sido una práctica de los blancos-, para suscitar el odio entre la opinión pública y legitimar el envío de mayores fuerzas militares. La victoria de Halcón Negro se vendió como una masacre, llegando a decirse que habían muerto dos mil hombres en Stillman’s Run.

Apenas había mil indios en pie de guerra, y ni siquiera formaban un contingente único, sino varias partidas dispersas. Pero Halcón Negro supo dirigirlos hábilmente y obtener nuevas victorias en algunas escaramuzas que el gobierno americano vendió como grandes batallas, como si estuvieran combatiendo a una superpotencia. Los nombres de algunos de estos combates son de por sí suficientemente ilustrativos: “Masacre de Indian Creek”, “Masacre de Vrian”… Finalmente, Halcón Negro fue derrotado y capturado el 21 de julio del mismo años en Wisconsin Heights, muriendo la mayor parte de sus guerreros. Tras un tiempo en cautiverio, fue paseado por varias ciudades americanas como un trofeo exótico. Murió recluido en una reserva en 1838, a los 71 años de edad.

Lo que fueron en realidad una serie de escaramuzas se publicitó como una heroica guerra ganada contra un poderoso ejército de salvajes. El destino de todas las tribus indias entre los Apalaches y las Rocosas quedaba sentenciado.

.

También un 8 de abril se cumplen estas otras efemérides

.

Share