Ocupación estadounidense de la Ciudad de México. La bandera de los Estados Unidos está encima del Palacio Nacional. / Wikimedia

Tal día como hoy… 13 de mayo de 1846, Estados Unidos declaraba la guerra a México

.

El 13 de mayo de 1846, Estados Unidos declaraba la guerra a México. Se prolongó durante un año y nueve meses, hasta el Tratado de Guadalupe-Hidalgo, firmado el 2 de febrero de 1848, y concluyó con la total victoria norteamericana. México perdió Arizona, Nuevo México, Alta California, Nevada, Colorado, Nevada, Utah… además de la previamente perdida Texas. En total, unos 2.100.000 km2 de territorio que pasaron a los Estados Unidos.

.

Aunque fue mucho más decisiva por su trascendencia que la de la independencia de Texas (1835-1836), ha sido en cambio popularmente eclipsada por ésta

CV / La guerra entre Estados Unidos y México, aunque fue mucho más decisiva por su trascendencia que la de la independencia de Texas (1835-1836), ha sido en cambio popularmente eclipsada por ésta. Ello ha sido así fundamentalmente por dos razones. La primera, porque para los Estados Unidos, su intervención resulta mucho más presentable y justificable en una guerra de independencia, con el inevitable correlato de unos bárbaros opresores contra los cuales se subleva una pacífica población, que una pura y simple guerra de agresión imperialista sin justificación alguna como lo fue ésta; destinada exclusivamente a ampliar sus propios territorios sin reparar en detalles como la razón o el derecho.

Y la segunda porque, al amparo de la primera, toda la poderosa maquinaria propagandística norteamericana, empezando por Hollywood, se dedicó enaltecer la guerra de independencia de Texas, situándola en un contexto épico, con el episodio del Álamo convertido en el equivalente norteamericano de las Termópilas, formando parte de sus propios mitos fundacionales.

.

El pretexto para la declaración de guerra

México había alanzado oficialmente la independencia de España en 1821, pero distaba mucho de ser un país mínimamente cohesionado. A su vez, los territorios al norte de Río Bravo estaban muy escasamente poblados. Texas, poblada mayoritariamente por colonos anglo-sajones, había conseguido independizarse de México en 1836, ayudada por los EEUU, pero México no la había reconocido.

Los Estados Unidos, por su parte, se habían independizado de Inglaterra en 1783. Desde entonces, habían comprado los inmensos territorios de la Luisiana a Francia y Florida a España –en este último caso, previa invasión militar-. Su población había pasado en este tiempo de tres millones de habitantes hasta los veinte millones de 1846. La población mexicana, en cambio, estaba estancada en unos nueve millones. Geográficamente en cambio, México y EEUU, tenían por entonces una extensión similar.

Defensa del castillo de Chapultepec / Wikimedia

.

Los EEUU declararon ingobernados los territorios mexicanos al norte del río Bravo y los reivindicaron como propios, empezando a promover asentamientos de colonos. Tenían especial interés en ello los estados sureños esclavistas, para compensar la superioridad demográfica del norte industrial.  El 24 de abril de 1846, los mexicanos emboscaron a una patrulla norteamericana en el rancho de los Carricitos, al norte del río Bravo, territorio nominalmente mexicano. Fue el pretexto para la declaración de guerra. Al mismo tiempo, los colonos anglosajones en Alta California se declaraban independientes de México y proclamaban la República de California.

La desproporción entre los dos contendientes era demasiado grande. Las fuerzas norteamericanas atacaron el territorio mexicano por varios frentes

La desproporción entre los dos contendientes era demasiado grande. Las fuerzas norteamericanas atacaron el territorio mexicano por varios frentes. Invadieron Nuevo México y Arizona. A la vez que enviaron por mar un ejército hacia el Pacífico para desembarcar en California. La marina estadounidense bloqueó los puertos mexicanos… Poco después, invadían Sonora por el norte y desembarcaban en  Veracruz por el Caribe, tomando la ciudad, y avanzando hacia el corazón del país. Ocuparon Puebla y se plantaron a las puertas de Ciudad de México, tomando parte de la capital. Los mexicanos había sido barridos y solo les quedaba esperar las condiciones del vencedor que fueron muy duras: más de la mitad del país pasó a integrarse en los Estados Unidos.

Uno de los oficiales norteamericanos que combatió en México, Ulysses S. Grant, que fue posteriormente general en jefe de los ejércitos de la Unión durante la guerra civil (1861-65) y presidente del país (1869-1877), declaró sobre la guerra con México: “No creo que haya habido una guerra más injusta que la que Estados Unidos le hizo a México, era seguir el mal ejemplo de las monarquías europeas”.

.

Share