Padres e hijos no se ponen de acuerdo a la hora de confesar sus hábitos de comportamiento en el coche

Las familias catalanas son las que más paradas efectúan en los desplazamientos largos

.

Cataluña es la comunidad autónoma en la que las familias incorporan más descansos para garantizar una conducción cómoda durante desplazamientos largos, respecto a la media del resto de familias del territorio nacional. Padres e hijos de Cataluña reconocen en un 52% que hacen más de 2 paradas en algún momento para descansar durante los viajes, frente al 30% de familias españolas.

.

Esta es una de las conclusiones del primer estudio “Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche” de Midas, realizado junto a la empresa demoscópica Ipsos y la Asociación Nacional para la Seguridad Infantil. El informe también muestra la percepción que los niños tienen de sus padres cuando conducen, además de su comportamiento al volante y otras medidas de seguridad vial, tales como los sistemas de sujeción. Este estudio de Midas, cadena especialista en mantenimiento integral del vehículo, se ha llevado a cabo a través de una muestra de 1.500 personas; 750 encuestas realizadas a nivel nacional y por comunidades autónomas a padres (de 25 a 54 años) y a hijos (de 5 a 12 años), cuyos progenitores son conductores habituales de coche.

El 50% de los menores catalanes, de entre 5 y 12 años, considera que sus padres se despistan al volante para atenderles cuando están conduciendo

“Los accidentes en la carretera se producen, en ocasiones, por despistes al volante o momentos de fatiga y cansancio por parte del conductor. Es por ello que Cataluña cobra una especial importancia en los resultados de nuestro estudio, ya que son los más responsable en cuanto a las paradas y descansos que se realizan durante desplazamientos largos, como pueden ser vacaciones”, destaca Inmaculada Seco, directora de Marketing de Midas.

El 50% de los menores catalanes, de entre 5 y 12 años, considera que sus padres se despistan al volante para atenderles cuando están conduciendo. En cambio, solo el 1% de los adultos de la comunidad reconoce llevar a cabo esta práctica cuando se encuentran al volante, por lo que padres e hijos no se ponen de acuerdo a la hora de confesar sus hábitos de comportamiento en el coche.

Seguridad al volante y uso de sillas infantiles

Respecto a la velocidad al volante, el estudio refleja también la percepción de la velocidad para los menores catalanes. Así, 8 de cada 10 niños de 5 a 12 años creen que sus padres “no conducen deprisa” cuando viajan en el vehículo con ellos, mientras que solo el 5% de los padres andaluces reconoce conducir por encima de la velocidad permitida cuando viaja con sus hijos.

En cuanto a los sistemas de retención en el coche, 6 de cada 10 niños catalanes de entre 5 y 12 años afirman que van ‘siempre’ sentados en su silla infantil. Este dato contrasta con el 24% de éstos que aseguran no utilizar su silla especial ‘nunca’. No obstante, casi 7 de cada 10 pequeños de Cataluña (66%) reconoce que viaja en los asientos traseros, ya sea en la silla regulatoria para los más pequeños o utilizando los cinturones de seguridad obligatorios, mientras que un 14% dice que “a veces se sienta delante y otras veces detrás”.

Casi 7 de cada 10 pequeños de Cataluña (66%) reconoce que viaja en los asientos traseros, ya sea en la silla regulatoria para los más pequeños o utilizando los cinturones de seguridad obligatorios 

“Los sistemas de protección en el coche, tanto para niños como para padres, son vitales para garantizar la seguridad vial de todos los ocupantes”, asegura la directora de marketing de Midas. “Cuando hablamos de seguridad infantil en los vehículos, el Reglamento General de Circulación obliga a utilizar sistemas de retención infantil (sillas de coche) y ocupar los asientos traseros para los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros, por lo que en muchas ocasiones los niños de entre 9 a 12 años pueden haber superado esta altura y por tanto no necesitar esta protección”.

Por otro lado, el I Estudio ‘Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche” recoge la percepción que tienen los pequeños de los sistemas de seguridad y de la conciencia cívica de los mayores al volante. A este respecto, la gran mayoría de los menores catalanes (97%) asegura que sus padres utilizan ‘siempre’ el cinturón de seguridad cuando conducen. No obstante, los pequeños de Cataluña creen que sus padres son los menos disciplinados al ponerse el cinturón de seguridad, ya que el 3% de ellos reconoce que se lo ponen sólo ‘a veces’, frente a la media nacional española del 2%.

De igual forma, los niños de la comunidad catalana, respecto al resto de comunidades de España, delatan a sus padres en el uso del móvil en el interior del coche cuando el vehículo está parado; el 36% de los pequeños andaluces reconoce esta conducta en sus padres en el coche cuando realizan desplazamientos en familia.

.

Comportamiento en el interior del coche

El estudio recoge que el 40% de los padres asegura que atiende a sus hijos en el coche sin llegar a darse la vuelta y manteniendo su atención en la carretera. Además, y ante las peticiones de los pequeños de la familia, 6 de cada 10 padres (60%) afirman que piden a sus hijos que esperen a parar para poder atenderles debidamente.

En cuanto a las actitudes de los menores cuando entran en el coche, el 70% de niños catalanes dice que ‘abren ellos mismos la puerta’ y ‘entran solos en el vehículo’ sin ser ayudados por sus padres.

Más de la mitad de los pequeños encuestados (54%) destacan que sus padres se enfadan ‘algunas veces’ con otros conductores

En el momento de salir del coche, el 63% lo hace ayudado por papá o mamá en el momento de entrar al colegio cada mañana. Entre otras de las rutinas de las familias que están relacionadas con la seguridad vial y se realizan en el interior del coche, el momento de abrochar el cinturón de seguridad de los menores cobra especial importancia. Según el estudio de Midas, más de la mitad de los pequeños (55%) se abrochan ellos mismos el cinturón, el 14% lo hace ayudado por sus padres y el 15% considera que a veces lo abrochan ellos y a veces son ayudados por adultos. El momento de abrir la ventanilla es un hábito que realizan los niños andaluces de forma autónoma en el 40% de los casos, mientras que el mismo porcentaje afirma que son sus padres los que proceden a abrir la ventana cuando lo necesitan.

Durante estos trayectos diarios o viajes largos en coche, sorprendentemente la mayoría de menores catalanes (72%) dice que “se portan bien en el coche’, mientras que el 13% declara portarse ‘regular’ en el interior del automóvil. Además, la mitad de los pequeños encuestados dice que sólo ‘algunas veces’ piden cosas en el coche como agua, chucherías o comida.

En el estudio, los niños también opinan cómo creen que se comportan los mayores cuando conducen el coche familiar. Más de la mitad de los pequeños encuestados (54%) destacan que sus padres se enfadan ‘algunas veces’ con otros conductores.

.

Seguridad vial en zonas escolares

El estudio de Midas también ha querido reflejar el comportamiento de los padres españoles cuando utilizan el coche como transporte habitual para dejar a sus hijos en el colegio. De los niños que van al centro escolar en coche con su padre y/o madre, más de la mitad cree que sus padres son cívicos y buscan aparcamiento para estacionar el vehículo lejos del colegio, mientras que el 35% dice que sus progenitores aparcan el vehículo en frente, al lado de otros coches de forma irregular.

En el momento de montar en el vehículo, 5 de cada 10 niños aseguran que abren ellos mismos la puerta del coche

A la hora de recoger a los pequeños a la salida del centro, el 72% de los niños de Cataluña reconoce que sus padres les recogen en la puerta del cole para ir juntos hacia el coche. Sin embargo, en el momento de montar en el vehículo, 5 de cada 10 aseguran que abren ellos mismos la puerta del coche cuando les recogen, lo que indica poco cuidado por parte de sus padres en este sentido.

Para la Asociación Nacional de Seguridad Infantil estas acciones, no permitidas, pero sí aceptadas socialmente, (como la de aparcar incumpliendo las normas o cruzar de riesgo) deberían desterrarse de nuestros hábitos para conseguir una sociedad culturalmente comprometida con su seguridad y con la de los demás. El colectivo infantil requiere de modelos en cultura autoprotección y de seguridad vial, el “hoy vale porque es la hora de entrada o salida, o cruzamos por zonas no seguras porque tengo prisa” son incoherencias que ponen en riesgo la seguridad de nuestros hijos y la del resto de niños, incidiendo negativamente en sus primeros pasos como peatones en el presente y en su futuro como conductores cuando sean adultos.

Para Midas, el compromiso por el cumplimiento de todos los dispositivos de seguridad y mantenimiento del coche, son vitales para asegurar el bienestar y protección en la conducción de todos los españoles. Junto a la Asociación Nacional de Seguridad Infantil ha desarrollado una ‘Guía sobre consejos de seguridad vial en entornos escolares’ desde la voz de un niño.

.